quimera

(redireccionado de quimeras)
También se encuentra en: Sinónimos.

quimera

(Del gr. khimaira, animal fabuloso.)
1. s. f. Ilusión que se considera real o posible la quimera del oro movilizó multitudes en el oeste americano. fantasía, utopía
2. Discusión, pelea o riña. pendencia
3. MITOLOGÍA Monstruo fantástico con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón.
4. BIOLOGÍA Organismo, o parte de él, integrado por tejidos o células formados a partir de zigotos diferentes.
5. ZOOLOGÍA Pez holocéfalo de cabeza muy grande, ojos enormes y cola larga y delgada, que termina en una punta filiforme.
NOTA: Nombre científico: (Chimaera monstrosa.)

quimera

 
f. Creación del espíritu tomada como realidad.
Pendencia.
zool. Pez condroíctio del orden holocéfalos, (Chimaera monstruosa), de cuerpo comprimido y cola prolongada en un largo filamento.

Quimera (Chímaira)

 
mit. Monstruo fabuloso que vomitaba llamas y tenía cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón.

quimera

(ki'meɾa)
sustantivo femenino
1. sueño o ilusión que se anhela pese a que es improbable su realización perseguir una quimera
2. monstruo fabuloso que se representa con cabeza de león y cuerpo de cabra Vimos grabados de quimeras en un bestiario medieval.
Traducciones

quimera

Hader, Hirngespinnt, Streit, Traumbild

quimera

chimère

quimera

Chimera

quimera

Химера

quimera

Chiméra

quimera

キメラ

quimera

키메라

quimera

SF
1. (Mit) (= monstruo imaginario) → chimera
2. (= alucinación) → hallucination; (= ilusión) → illusion, chimera; (= noción) → fancy, fantastic idea; (= sueño) → pipe dream
3. (= sospecha) → unfounded suspicion
tener la quimera de queto suspect quite wrongly that ...
4. (= riña) → quarrel

quimera

f. chimera, an organism containing cells derived from different zygotes as in the case of twins.
Ejemplos ?
De aquí nacen las hablillas, las voces y las quimeras; los vecinos a los monjes tal vez obligar intentan a que de noche y de día les tengan franca la puerta.
¡Qué horizontes inmensos de azul y grana, poblados de doradas quimeras, describen las notas melodiosas de esa brillante fantasía!
Este saber que nada era lo cierto, sino un soporte de fugaz intento por alcanzar estrellas de alabastro y nada en pos de fingir la liviandad del alba… No fue sorpresa de las redes embusteras sino retornos de las lánguidas quimeras… 21 No sé que soledad era ese grito que enturbiaba la voz de mi conciencia y me anudaba en un eco irreversible a las sepias caricias de otros tiempos de anarquista soñoliento.
Este afirma que no hay ni virtudes ni vicios y que el bien y el mal no son sino quimeras; aquél, que los hombres son lobos y que pueden devorarse sin ningún escrúpulo de conciencia.
Una sola joya tengo, que la estimo en más que a la vida, que es la de mi entereza y virginidad, y no la tengo de vender a precio de promesas ni dádivas, porque, en fin, será vendida, y si puede ser comprada, será de muy poca estima; ni me la han de llevar trazas ni embelecos: antes pienso irme con ella a la sepultura, y quizá al cielo, que ponerla en peligro que quimeras y fantasías soñadas la embistan o manoseen.
Pronto, niño, colmado de tristura el mundo y sus quimeras maldiciendo, viejo, pobre, gastado, sin ventura, exclamarás, de cólera riendo: ¡Virtud!
Que las danzas bulliciosas, las alegres serenatas, las mil quimeras dichosas de la alegre sociedad, aún no hablan en tumulto, ido a tender en sus sueños los dos lazos halagüeños de amor y de vanidad.
triste el destino que cupo a las flores Felices las piedras, felices las rocas que ignoran la vida que sienten apenas. También cual vosotras ufanas un día pasamos las horas forjando quimeras; mas ahora...
La romería terminaba felizmente, sin quimeras ni palos. Diríase que, según transcurrían las largas horas de aquella tarde de junio, la alegría iba en aumento aunque disminuyese el ruido, porque los músicos, rendidos de soplar en los cornetines y las flautas y de pegarle al bombo porrazos, se secaban la frente con anchos pañuelos de algodón de colorines, y menudeaban tragos de resolio, a medida del deseo del resecado gaznate.
… ”…harto he sentido que el Padre Provincial (Ignacio de Arteaga) que es un santo, me dijese con gran modestia que había sido uno de los que se habían opuesto a su restitución a ese colegio, porque te aseguro ha sido muy sensible para todos la expulsión de una religión tan santa, pues aunque hubieran cooperado en todas esas quimeras que yo no me meto en especularlo, no debieran haber hecho semejante acción, por tener tan malos dejos, mayormente a vista de tantos herejes como hay en esta ciudad ingleses, que observan cualquier movimiento", etc.
¡Acaso en el mundo luego Doble su memoria queda, Y unos por traidor le infaman, Y otros por leal le aprecian...! Pero tales son del mundo Las ridículas quimeras, Y acaso lo que hoy es culpa Mañana mérito sea.
Los que han merecido su lado son perjuros, acusadores, asesinos, sacrílegos y invencioneros, y estos últimos son los más a propósito para establecer su dominio; porque con arbitrios, quimeras, locuras y novedades distraen el juicio de los pueblos, y les desperdician la atención con el movimiento perpetuo de maquinaciones nunca oídas.