quimérico

(redireccionado de quimérica)
También se encuentra en: Sinónimos.

quimérico, a

adj. Que es ilusorio o irreal.
NOTA: También se escribe: quimerino

quimérico -ca o quimerino -na

 
adj. Fabuloso, fingido o imaginado sin fundamento.

quimérico, -ca

(ki'meɾiko, -ka)
abreviación
que existe en la imaginación y es irreal Tus planes son quiméricos.
Sinónimos

quimérico

, quimérica
Traducciones

quimérico

chimerico

quimérico

ADJ [plan, proyecto, idea] → fanciful; [esperanza] → impossible
Ejemplos ?
Y el son de los remos, el único germen del cuento en que hacían tan lindo papel la braca que hendía las aguas que duermen, la trova, el castillo, la dama, el doncel… tal vez se me antoja que fué alguna hoja que en la agua tranquila cayó de un laurel; y en ella el que oía forjó aquella historia, quimérica, vaga, fugaz, transitoria, como esa voz llena de fe y poesía que un día cantaba y contaba en la mía, y que hoy aún me halaga con una memoria que deja una estela de luz y de miel.
¡Ay triste del que ufano Y alegre en apariencia Figura á los placeres Quimérica aficion, Y rie y goza y muchos Envidian su existencia, Y un torcedor secreto Le roe el corazon.
Ante la aquiescencia del viejo, en cuyo rostro enjuto y mate brilló un momento quimérica esperanza, Javier, arrodillándose, desató las vendas y palpó, con cuidado infinito, la carne amoratada y blanducha, los huesos quebrados, reconociendo las fracturas, insoldables.
Una institución semejante, por más que parezca quimérica, es infinitamente más realizable que otras que algunos legisladores antiguos y modernos han establecido con menos utilidad del género humano.
Sentadas a las puertas de los jacales, indias andrajosas, adornadas con amuletos y sartas de corales, vendían plátanos y cocos. Eran viejas de treinta años, arrugadas y caducas, con esa fealdad quimérica de los ídolos.
Guárdese esta colección de preceptos para monumento de nuestra degradación, pero guardémonos de llamarlo en adelante nuestro código; y no caigamos en el error de creer que esos cuatro tomos contienen una constitución; sus reglas han sido tan buenas para conducir a los agentes de la Metrópoli en la economía lucrativa de las factorías de América, como inútiles para regir un estado que, como parte integrante de la monarquía, tiene respecto de sí mismo iguales derechos que los primeros pueblos de España. No tenemos una constitución, y sin ella es quimérica la felicidad que se nos prometa.
Yo veía danzar entre las lenguas de la llama una sombra femenil indecisa y desnuda: La veía aun cerrando los ojos, con la fuerza quimérica y angustiosa que tienen los sueños de la fiebre.
No tenemos inconveniente en adoptar vuestra quimérica suposición de que uno de nues­tros reyes, habiendo leído las historias de los concilios y de los santos padres, impresionado además por estas palabras: Mi padre es más grande que yo, tomándolas demasiado al pie de la letra y dudando entre el concilio de Nicea y el de Constantino­pla, se declarase en favor de Eusebio de Nicomedia: no obede­cería por ello menos a mi rey, y no me creería menos ligado por el juramento que le he hecho; y si osaseis alzaros contra él y yo fuese uno de vuestros jueces, os declararía criminal de lesa majestad.
Contra el Parlamento de 1.941 que encubrió la traición salió por los fueros de una afrenta que recibió el país, en un continente que se ha envanecido cantando su panamericanismo y quimérica solidaridad.
Además, la parte del emperador fue la litera de oro macizo sobre la que era conducido Atahualpa. Quimérica parecería tanta riqueza, acumulada en la prisión de Cajamarca en reducido espacio de tiempo, si no existiera en forma el documento que comprueba la repartición hecha del tesoro.
Una nube de tristeza pasó por los ojos de la madre: —No la tengo aquí... Está en un convento. Yo sentí de pronto el amor de aquella hija lejana y casi quimérica: —¿Se parece a ti? —No...
¡Pobre María Rosario! Yo la creía enamorada, y, sin embargo, mi corazón presentía no sé qué quimérica y confusa desventura. Quise volver a sumergirme en mi amoroso ensueño, pero el canto de un sapo repetido monótonamente bajo la arcada de los cipreses distraía y turbaba mi pensamiento.