quilla

(redireccionado de quillas)
También se encuentra en: Sinónimos.

quilla

(Del fr. quille < germ. ant. kilir .)
1. s. f. NÁUTICA Pieza de metal o madera que va de proa a popa por la parte inferior del barco y sirve de base a todo su armazón.
2. NÁUTICA Saliente que esta pieza forma a lo largo y por debajo del casco.
3. ZOOLOGÍA Parte saliente del esternón de las aves, donde se insertan los músculos que forman la pechuga y que está más desarrollada en los de vuelo más vigoroso.
4. ZOOLOGÍA Cada parte saliente y afilada que tienen algunos peces en la cola.
5. BOTÁNICA Parte de la corola de las plantas papilionáceas formada por los dos pétalos inferiores.
6. quilla de balance NÁUTICA Cada una de las piezas salientes de la carena o parte sumergida de una embarcación.
7. dar de quilla o la quilla NÁUTICA Inclinar el barco para descubrir todo el costado y poderlo limpiar y componer.

quilla

 
f. mar. Pieza de madera o hierro, que va de popa a proa por la parte inferior del barco y en que se asienta todo su armazón, y es la base de toda la estructura de la embarcación y su eje longitudinal.
bot. Parte de la corola de las papilionáceas.
zool. Parte saliente y afilada del esternón de las aves.

quilla

('kiʎa)
sustantivo femenino
1. náutica pieza que va de proa a popa y sobre la que se apoya una embarcación la quilla de un velero
2. zoología aves parte prominente del esternón de las aves la quilla de una gaviota
3. zoología peces parte saliente del extremo de la cola de ciertos animales la quilla del atún
Traducciones

quilla

Kiel des Schiffes, Kiel

quilla

keel

quilla

chiglia

quilla

quille

quilla

Киль

quilla

kiel

quilla

quilha

quilla

龙骨

quilla

龍骨

quilla

køl

quilla

キール

quilla

1 SF (Náut) → keel
colocar la quilla de un buqueto lay down a ship
dar de quillato keel over
pasar a algn por la quillato keelhaul sb

quilla

2 SF (LAm) (= cojín) → cushion
Ejemplos ?
Una divinidad del piélago ha de ser implorada.” Había, ardua, una torre. En lo supremo de la fortaleza una hoguera, señal grata para las fatigadas quillas.
Iréis, náufragos astros, cual buques sin timón y sin marino, siempre al azar, abandonados, solos, cortando el viento, como rotas quillas, con los truncados polos, por ese mar sin fondo y sin orillas, al soplo eterno de los euros dando rasgadas las marchitas aureolas, cual rotas velas del bajel precito, hasta que el casco arrastrarán jugando del éter blando las volubles olas en la playa a encallar del infinito.
Albión acecha y caza las quillas en los mares; Germania arruina templos, moradas y talleres; la guerra pone un soplo de hielo en los hogares, y el hambre en los caminos, y el llanto en las mujeres.
El piloto que de nuevo aviamos tomado metio los navios por los baxios, que dizen de, de manera que otro dia dimos en seco : y assi estuvimos quinze dias tocando muchas vezes las quillas de los navios en seco : al cabo de los quales una tormenta del Sur metio tanta agua en los baxios que podimos salir, aun que no sin mucho peligro.
IV Un mundo despertaba Del sueño de la negra servidumbre, Profunda noche de mortal sosiego, Con la sorda inquietud de la marea.– Y en la celeste cumbre, Las estrellas del trópico encendían Sus fantásticas flámulas de fuego Para alumbrar la lucha gigantea.– Un mundo levantaba La desgarrada frente pensativa Del profundo sepulcro de su historia, Y una raza cautiva Llamaba al Salvador con hondo acento; Y el Salvador le contestó lanzando El resonante grito de victoria Entre el feroz tumulto de las olas Del Paraná irritado, Al sentirse oprimido por las quillas De las guerreras naves españolas.– ¡Fue un soplo la batalla!
Así pues, cuando con la matanza que debió mitigada fue Diana, 35 a la vez de Febe, a la vez del mar la ira se aleja. Reciben los vientos de espalda las mil quillas y tras mucho padecimiento se apoderan de la frigia arena.
De un gran regalo a mí, en la traza, a mi germana el haber visto me darás.” Ordena él las quillas a los estrechos bajar y a vela y remo en los puertos 445 cecropios entra y del Pireo los litorales toca.
¡Oh de ruinas españolas voraz ya campo tu elemento impuro! ¡Oh a cuántas quillas tus arenas solas, si no fatal, escollo fueron duro!
Para surcar la augusta soledad de los mares no sabidos, Colón guiaba sus audaces quillas; para domar vencidos en pavorosas lides los pueblos todos, con horrendo estrago, broquel y espada diéronle los Cides y su corcel Santiago.
Partiéron de Sanlúcar el 27 de Setiembre de 1519, y después de reconocer prolixamente toda la costa meridional del Nuevo-Mundo, avistáron el famoso estrecho que tomó el nombre de su descubridor Magallanes; embocáronle el 20 de Octubre de 1520, y saliéron el 2 de Diciembre á la mar del Sur, que por primera vez sintió sobre sus aguas las quillas europeas.
Y del modo que en tersa superficie, que de Faro cristalino portento, asilo raro fue, en distancia longísima se vían (sin que ésta le estorbase) del reino casi de Neptuno todo las que distantes le surcaban naves, --viéndose claramente en su azogada luna el número, el tamaño y la fortuna que en la instable campaña transparente arresgadas tenían, mientras aguas y vientos dividían sus velas leves y sus quillas graves--...
Escila, después que al estrecho bajadas nadar las quillas, y que no le aprestaba ese general los premios a ella de su crimen, vio, 105 consumidas las súplicas, a una violenta ira pasó y tendiendo sus manos, furibunda, esparcidos sus cabellos: “¿A dónde huyes”, exclama, “a la autora de estos méritos abandonando, oh, antepuesto a la patria mía, antepuesto a mi padre?