quilla


También se encuentra en: Sinónimos.

quilla

(Del fr. quille < germ. ant. kilir .)
1. s. f. NÁUTICA Pieza de metal o madera que va de proa a popa por la parte inferior del barco y sirve de base a todo su armazón.
2. NÁUTICA Saliente que esta pieza forma a lo largo y por debajo del casco.
3. ZOOLOGÍA Parte saliente del esternón de las aves, donde se insertan los músculos que forman la pechuga y que está más desarrollada en los de vuelo más vigoroso.
4. ZOOLOGÍA Cada parte saliente y afilada que tienen algunos peces en la cola.
5. BOTÁNICA Parte de la corola de las plantas papilionáceas formada por los dos pétalos inferiores.
6. quilla de balance NÁUTICA Cada una de las piezas salientes de la carena o parte sumergida de una embarcación.
7. dar de quilla o la quilla NÁUTICA Inclinar el barco para descubrir todo el costado y poderlo limpiar y componer.

quilla

 
f. mar. Pieza de madera o hierro, que va de popa a proa por la parte inferior del barco y en que se asienta todo su armazón, y es la base de toda la estructura de la embarcación y su eje longitudinal.
bot. Parte de la corola de las papilionáceas.
zool. Parte saliente y afilada del esternón de las aves.

quilla

('kiʎa)
sustantivo femenino
1. náutica pieza que va de proa a popa y sobre la que se apoya una embarcación la quilla de un velero
2. zoología aves parte prominente del esternón de las aves la quilla de una gaviota
3. zoología peces parte saliente del extremo de la cola de ciertos animales la quilla del atún
Traducciones

quilla

Kiel des Schiffes, Kiel

quilla

keel

quilla

chiglia

quilla

quille

quilla

Киль

quilla

kiel

quilla

quilha

quilla

龙骨

quilla

龍骨

quilla

køl

quilla

キール

quilla

1 SF (Náut) → keel
colocar la quilla de un buqueto lay down a ship
dar de quillato keel over
pasar a algn por la quillato keelhaul sb

quilla

2 SF (LAm) (= cojín) → cushion
Ejemplos ?
Llevónos la galerna, en un decir Jesús, a dos cables de San Pedro del Mar; y cuando contábamos que no pararíamos hasta embarrancar en la arena, un maretazo, como yo no he visto otro, nos puso la lancha quilla arriba.
Madero, lógicamente, necesariamente compareció a declarar en la Indagatoria Judicial-en la que de antemano sabía que no habrían repreguntas ni se le solicitarían aclaraciones-al indigno y doble objeto de colocar en el “Expediente” la quilla de las imputaciones al General Oribe, allí obrantes y excluir a los “Vascos”, a “libro cerrado”, de toda sospecha en la preparación y ejecución del crimen.
Y el mar también, que a mis absortos ojos dilátase sombrío, osó en aquellos remotos siglos emular las glorias de la vecina tierra. Fue su seno el que entreabrió la exploradora quilla de los trirremes de Sidón.
La divina para ellos, la que retiene en las supremas ciudades los recintos, ella misma hizo, que con leve soplo volara, un carro, la pínea trama unciendo a la encorvada quilla.
Había una campana a bordo; y mientras la goleta, como una criatura que se hubiera vuelto loca, furiosa cabeceaba y se bamboleaba, enseñándonos tan pronto la quilla como el puente desierto, la campana parecía tocar a muerte.
245 Así, en los techos, por la paterna muerte funestos, de su casa entrando, el feroz Teseo, cual el luto que a la Minoide él había causado con su mente desmemoriada, tal él mismo recibió. La cual, entonces, contemplando la quilla, afligida, que se alejaba, complejas angustias en su ánimo revolvía, herida.
Sienta tus iras sólo Rota y hundida la soberbia quilla, Que oro y baldón conduce a estas arenas, O el ferrado vapor, en cuyas venas Corre savia de fuego.
Si a un leño conducidor de la conquista o del hurto de una piel fueron los dioses remuneradores justos, a un bajel que pisa inmóvil un Mediterráneo enjuto con los suspiros de un sol bien le deberán coluros. Tus bordes beso piloto, ya que no tu quilla buzo, si revocando mi voz, favorecieses mi asunto.
El primer acto del carpintero fue hacer un prolijo examen revisando con atención las embreadas costuras desde la borda hasta la quilla, y habiendo comprobado que no existía ninguna grieta, procedió a lanzar el esquife al agua ayudado por Rosalía.
SOSIAS: El mío es grandioso; se refiere a toda la nave del Estado. JANTIAS: Me conformo, de momento, con la quilla del asunto. SOSIAS: Creí ver en mi primer sueño, sentados en el Pnix y reunidos en asamblea, una multitud de carneros, con báculos y mantos burdos; después me pareció que entre ellos hablaba un omnívoro paquidermo, cuya voz pa­recía la de un cerdo a quien están chamuscando.
Soldadura invisible a cuyo través pasan las cosas sin estremecerse. Ninguna quilla de buque ha chocado con el Ecuador. Traspasamos al año nuevo nuestro activo y pasivo intactos, nuestras energías y las lacras de nuestra carne; se nos arrastra con idéntica rapidez, englobados en la enorme continuidad de la naturaleza.
No pasarán muchos años antes de que hayamos puesto el pie o la quilla en los últimos rincones del planeta, ni antes de que nuestra palabra se oiga a un tiempo, semejante a la de Dios, en todas partes.