quietismo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con quietismo: hesicasmo, quietistas, jansenismo, Luis de Molina

quietismo

(Derivado del lat. quietus, quieto.)
1. s. m. Falta de acción o actividad. inacción
2. TEOLOGÍA Doctrina mística que basa la perfección cristiana en el amor a Dios y en la pasividad confiada del alma.

quietismo

 
m. rel. Doctrina religiosa heterodoxa que hace consistir la suma perfección del alma humana en el puro amor y la contemplación de Dios.

quietismo

(kje'tizmo)
sustantivo masculino
falta de actividad o acción Tu quietismo es desesperante.
Sinónimos
Traducciones

quietismo

quietismo

quietismo

Quietismus

quietismo

quiétisme

quietismo

Kwietyzm

quietismo

quietism

quietismo

quietism

quietismo

Kvietism

quietismo

SMquietism
Ejemplos ?
En 1711 viajó a España para ocupar el puesto de gran inquisidor, cargo en el que se inició con el proceso que su antecesor Vidal Marín del Campo había instruido contra el obispo de Oviedo José Fernández del Toro, acusado de quietismo.
Weishaupt compatibilizó ambos mensajes contradictorios: por un lado, predicó el quietismo, que exoneraba a sus miembros de cualquier responsabilidad del progreso histórico; y por el otro, exigía un activismo subversivo que socavara activamente el sistema de gobierno imperante.
Así la describe por ejemplo Santa Teresa de Jesús: También, sin embargo, existe una mística protestante que representan, por ejemplo, escritores como Emanuel Swedenborg y sus Arcanos celestes o Joseph Smith, fundador de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o Mormonismo, o incluso el poeta William Blake, así como una mística heterodoxa representada, en la forma más antigua, por los cristianos gnósticos y en la Edad Media y Renacimiento por los alumbrados, los dejados o por los seguidores del quietismo preconizado por Miguel de Molinos, una mística en ciertos sentidos muy cercana al budismo.
De ello advertía ya el poeta y místico cristiano san Juan de la Cruz: Como error diametralmente opuesto al activismo se encuentra el quietismo, que busca refugiarse en la oscuridad e indolencia movido por una falsa prudencia.
Evitando el mero activismo y el quietismo, se expandieron diversas asociaciones, tales como el Apostolado de la oración que cuenta con más de 50 millones de socios en todo el mundo, cuyo carácter distintivo es el ofrecimiento interior de las actividades diarias a través de la oración, es decir, la «actitud orante» que impregna la acción cotidiana.
Eckhart incide, así mismo, en sus Tratados y sermones, en "desasirse o anularse": O expresado en otro modo, despojarse, "quitar y expurgar" dentro de sí mismos para hacer resplandecer lo que se halla, como un tesoro, escondido: Tomás de Kempis (siglo XV) en su obra Imitación de Cristo incide en el morir en vida: Semejantemente el teólogo y escritor Miguel de Molinos (1628-1696), máximo representante de la corriente mística del quietismo...
Según Menéndez y Pelayo y Montero de Espinosa, que se apoyan en documentos de difícil lectura, se encontró que había incurrido en molinosismo, una movimiento similar al quietismo que estaba definido como herejía, y en la herejía de los flagelantes.
El quietismo exagera la pasividad, hasta el punto de eliminar la voluntad, la responsabilidad; ello conduce de hecho a la ociosidad espiritual.
Luis XIV era contrario al Quietismo de Miguel de Molinos (1640-1696) de que aparecía impregnado el pensamiento místico de Madame Guyon y se esforzó en que fuera condenado por Roma.
Esta estructuración se articula en cadenas de oposiciones proporcionales para cada eje connotativo, por ejemplo: si cierto mensaje denotase «La leche hace bien en todas las edades» y este dicho se acompañara con la imagen de una sonriente anciana saltarina, el eje de oposiciones connotado versaría en torno a la significación de "actividad juvenil" opuesta al "quietismo senescente".
Mariana Cleimerman menciona los siguiente: "frágil silueta andrógina y fantasmagórica, estática como casi ninguna de sus esculturas una lechuza sobre sus hombros y un anhelante quietismo".
Tratado del Recogimiento interior, etc.; capuchinos, como Úrsula Micaela Morata y María Ángela Astorch; la ascética heterodoxa del quietismo (Miguel de Molinos, Guía Espiritual, 1675).