quietar

quietar

v. tr. y prnl. Apaciguar o poner tranquilo cuando te vio llegar se quietó.
NOTA: También se escribe: aquietar

quietar

 
tr.-prnl. Aquietar.

quietar


Participio Pasado: quietado
Gerundio: quietando

Presente Indicativo
yo quieto
tú quietas
Ud./él/ella quieta
nosotros, -as quietamos
vosotros, -as quietáis
Uds./ellos/ellas quietan
Imperfecto
yo quietaba
tú quietabas
Ud./él/ella quietaba
nosotros, -as quietábamos
vosotros, -as quietabais
Uds./ellos/ellas quietaban
Futuro
yo quietaré
tú quietarás
Ud./él/ella quietará
nosotros, -as quietaremos
vosotros, -as quietaréis
Uds./ellos/ellas quietarán
Pretérito
yo quieté
tú quietaste
Ud./él/ella quietó
nosotros, -as quietamos
vosotros, -as quietasteis
Uds./ellos/ellas quietaron
Condicional
yo quietaría
tú quietarías
Ud./él/ella quietaría
nosotros, -as quietaríamos
vosotros, -as quietaríais
Uds./ellos/ellas quietarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo quietara
tú quietaras
Ud./él/ella quietara
nosotros, -as quietáramos
vosotros, -as quietarais
Uds./ellos/ellas quietaran
yo quietase
tú quietases
Ud./él/ella quietase
nosotros, -as quietásemos
vosotros, -as quietaseis
Uds./ellos/ellas quietasen
Presente de Subjuntivo
yo quiete
tú quietes
Ud./él/ella quiete
nosotros, -as quietemos
vosotros, -as quietéis
Uds./ellos/ellas quieten
Futuro de Subjuntivo
yo quietare
tú quietares
Ud./él/ella quietare
nosotros, -as quietáremos
vosotros, -as quietareis
Uds./ellos/ellas quietaren
Imperativo
quieta (tú)
quiete (Ud./él/ella)
quietad (vosotros, -as)
quieten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había quietado
tú habías quietado
Ud./él/ella había quietado
nosotros, -as habíamos quietado
vosotros, -as habíais quietado
Uds./ellos/ellas habían quietado
Futuro Perfecto
yo habré quietado
tú habrás quietado
Ud./él/ella habrá quietado
nosotros, -as habremos quietado
vosotros, -as habréis quietado
Uds./ellos/ellas habrán quietado
Pretérito Perfecto
yo he quietado
tú has quietado
Ud./él/ella ha quietado
nosotros, -as hemos quietado
vosotros, -as habéis quietado
Uds./ellos/ellas han quietado
Condicional Anterior
yo habría quietado
tú habrías quietado
Ud./él/ella habría quietado
nosotros, -as habríamos quietado
vosotros, -as habríais quietado
Uds./ellos/ellas habrían quietado
Pretérito Anterior
yo hube quietado
tú hubiste quietado
Ud./él/ella hubo quietado
nosotros, -as hubimos quietado
vosotros, -as hubísteis quietado
Uds./ellos/ellas hubieron quietado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya quietado
tú hayas quietado
Ud./él/ella haya quietado
nosotros, -as hayamos quietado
vosotros, -as hayáis quietado
Uds./ellos/ellas hayan quietado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera quietado
tú hubieras quietado
Ud./él/ella hubiera quietado
nosotros, -as hubiéramos quietado
vosotros, -as hubierais quietado
Uds./ellos/ellas hubieran quietado
Presente Continuo
yo estoy quietando
tú estás quietando
Ud./él/ella está quietando
nosotros, -as estamos quietando
vosotros, -as estáis quietando
Uds./ellos/ellas están quietando
Pretérito Continuo
yo estuve quietando
tú estuviste quietando
Ud./él/ella estuvo quietando
nosotros, -as estuvimos quietando
vosotros, -as estuvisteis quietando
Uds./ellos/ellas estuvieron quietando
Imperfecto Continuo
yo estaba quietando
tú estabas quietando
Ud./él/ella estaba quietando
nosotros, -as estábamos quietando
vosotros, -as estabais quietando
Uds./ellos/ellas estaban quietando
Futuro Continuo
yo estaré quietando
tú estarás quietando
Ud./él/ella estará quietando
nosotros, -as estaremos quietando
vosotros, -as estaréis quietando
Uds./ellos/ellas estarán quietando
Condicional Continuo
yo estaría quietando
tú estarías quietando
Ud./él/ella estaría quietando
nosotros, -as estaríamos quietando
vosotros, -as estaríais quietando
Uds./ellos/ellas estarían quietando
Ejemplos ?
34 El redentor de ellos es el Fuerte; Jehová de los ejércitos es su nombre: de cierto abogará la causa de ellos, para hacer quietar la tierra, y turbar los moradores de Babilonia.
Las enclaustradas se dividieron entonces en dos bandos, estallando un escándalo mayúsculo que obligó al Arzobispo Morcillo a tomar providencias muy severas contra varias religiosas, pasándolas a otros conventos y empleando hasta la fuerza armada. El arzobispo Escandón alcanzó a quietar los ánimos y devolver la paz al monasterio.