quicio

(redireccionado de quicios)
También se encuentra en: Sinónimos.

quicio

1. s. m. CARPINTERÍA Parte de las puertas o ventanas donde están las bisagras o goznes. jamba
2. Rincón formado por la puerta y la pared, en la parte por donde gira la puerta.
3. fuera de quicio loc. adv. Fuera del orden regular.
4. sacar de quicio a una persona Ponerla muy nerviosa.
5. sacar de quicio una cosa Sacarla de su estado natural.

quicio

 
m. Parte de las puertas y ventanas en que entra el espigón del quicial.
Fuera de quicio. loc. adv. fig.Fuera del orden o estado regular.
Sacar de quicio. Exasperar.
Sinónimos

quicio


sacar de quicio locución 1 (una persona) sacar de sus casillas (col.). 2 (una cosa) exagerar*, desorbitar, exorbitar.
Traducciones

quicio

hinge

quicio

ganghero

quicio

SMdoorjamb
estar fuera de quicioto be out of joint
sacar a algn de quicioto drive sb up the wall, get on sb's nerves
estas cosas me sacan de quiciothese things make me see red o drive me mad
Ejemplos ?
13 Dice el perezoso: El león está en el camino; El león está en las calles. 14 Las puertas se revuelven en sus quicios: Así el perezoso en su cama.
¿Por qué, preguntó, Fórculo, que preside las puertas y Lementino el umbral, son dioses varones, y Cardea, que custodia los quicios, es hembra?
Ya se levantaban en las gradas los dinteles de bronce y las vigas ensambladas con el mismo metal; los quicios rechinaban con las puertas de hierro.
Pero, con lo uno o con lo otro, sé que las pasiones amorosas en los recién enamorados son como ímpetus indiscretos que hacen salir a la voluntad de sus quicios; la cual, atropellando inconvenientes, desatinadamente se arroja tras su deseo, y, pensando dar con la gloria de sus ojos, da con el infierno de sus pesadumbres.
XXV A LIDIA Ya no llaman con golpes tan frecuentes a tus cerradas ventanas los jóvenes atrevidos, ni alteran tu tranquilo sueño; la puerta, que giraba a todas horas sobre sus quicios, ama permanecer quieta en los umbrales, y oyes menos veces de día en día este estribillo: «¿Duermes, Lidia, dejando perecer a, tu amante?» Muy pronto serás vieja sin atractivos, y llorarás en la silenciosa calle los desprecios do tus insolentes adoradores, expuesta al viento de Tracia que se desata en la luna nueva.
CAÑIZARES Habéis de saber, compadre, que los antiguos latinos usaban de un refrán, que decía: Amicus usque ad aras, que quiere decir: «El amigo, hasta el altar»; infiriendo que el amigo ha de hacer por su amigo todo aquello que no fuere contra Dios; y yo digo que mi amigo, usque ad portam, hasta la puerta; que ninguno ha de pasar mis quicios; y adiós, señor compadre, y perdóneme.
Blasfemando de Dios alzan empero «Derribaré la Cruz, dice, y triunfante en trozos mil la arrojaré al profundo...» Mas, ¿cómo ¡ay me!, sin arrancar primero de sus eternos quicios de diamante al alto cielo, el anchuroso mundo?
s fuerza decir que aunque el señor Chacón, al principio de su artículo primero, se ha propuesto fijar la cuestión (que, a nuestro juicio, bien clara estaba), nos parece más bien haberla sacado de sus quicios.
Y como hijo de Poros y de Penia, mira cuál fue su herencia: desde luego es pobre, y lejos de ser hermoso y delicado, como se piensa generalmente, está flaco y sucio, va descalzo, no tiene domicilio, y sin más lecho ni abrigo que la tierra; duerme al aire libre en los quicios de las puertas y en las calles; en fin, está siempre, como su madre, en precaria situación.
Cada uno pone en su casa un portero, y porque es hombre, es, sin duda, bastante. Estos pusieron tres dioses: Fórculo, para las puertas; Cardea, para los quicios; Limentino, para los umbrales.
Tan grande es el furor y desvarío de un juicio perturbado y sacado de sus quicios, que piensan aplacar a los dioses con sacrificios tales que ni aun los hombres más bárbaros, traídos por argumento de fábulas y tragedias crueles, se muestran más inhumanos y atroces que ellos.
- II - -Y era grato, al son del viento, Abrir el párpado al día, Y contemplar, soñoliento, Su confuso resplandor A través de las abiertas, Hondas y estrechas ventanas, Y de las hendidas puertas De los quicios en redor.