querubín


También se encuentra en: Sinónimos.

querubín

(Del lat. cherubim < hebreo kerubim .)
1. s. m. RELIGIÓN Espíritu celeste que pertenece al primer coro de la jerarquía angélica, caracterizado por la plenitud de ciencia con que contempla a Dios.
2. Persona de gran belleza, en especial un niño pequeño. serafín
NOTA: También se escribe: querub, querube

querubín

 
m. teol. Ángel caracterizado por la plenitud de ciencia con que contempla la belleza divina.

querubín

(keɾu'βin)
sustantivo masculino
1. religión ángel de grado inferior a los serafines En el cuadro hay querubines.
2. niño pequeño que es muy bello Tu hijo es un querubín encantador.
Sinónimos

querubín

sustantivo masculino
serafín.
Se aplican a personas, particularmente a niños de gran belleza.
Traducciones

querubín

cherubino

querubín

Cherub

querubín

الملاك

querubín

Cherub

querubín

Χερουβείμ

querubín

Херувим

querubín

Cherub

querubín

Cherub

querubín

SMcherub
Ejemplos ?
Entonces eran para él símbolos del Cielo, invocado en sus cándidas oraciones; habitantes de una comarca felicísima, hacia la cual él deseaba remontarse por un impulso de las alas de querubín que en su espalda prendía la inocencia.
Pero en toda mi vida, salvo en la edad de Querubín, he sido más sensible que otro cualquiera a la enervadora necedad, a la medianía irritante de las mujeres.
10 Y abajo los cielos, y descendió: Una oscuridad debajo de sus pies. 11 Subió sobre el querubín, y voló: Aparecióse sobre las alas del viento.
-Ya pueden ustedes almorzar, dijo Nanón bajando las escaleras de cuatro en cuatro. El señorito duerme como un querubín. ¡Qué guapo está con los ojos cerrados!
Yo quiero reclinada bajo un rosal de Cuba, ceñida la cabeza de cándido jazmín, que mi canción se eleve, que hasta los cielos suba, y allí la guarde tierno de Dios un querubín.
Te dio su hervir el Cotopaxi horrendo, el flamígero rayo su fragor, el terremoto su ímpetu tremendo, la trompeta final su vibración. El águila su vuelo y osadía, su elevación espléndida el zenit, el universo entero su armonía, su aspiración divina el querubín.
Ay Curruco, ay Curruco de mi corazón, y en qué mala horita jeché yo al mundo a ese charrán de mi Pepe que arrastrao se vea y a quien un divé le dé sarna que rascar jasta que yo alevante el deo. -Pero chavó, comadre, ¿qué nueva chanaíta es la que le ha jugao a usté ese querubín apóstata?
En esa portezuela está un rostro apareciendo de modo que semeja el de un querubín; por aquélla ha salido una mano enguantada que se dijera de niño, y es de morena tal que llama los corazones; más allá se alcanza a ver un pie de Cenicienta con zapatito obscuro y media lila, y acullá, gentil con sus gestos de diosa, bella con su color de marfil amapolado, su cuello real y la corona de su cabellera, está la Venus de Milo, no manca sino con dos brazos, gruesos como los muslos de un querubín de Murillo, vestida a la última moda de París, con ricas telas de Prá.
11 El largo de las alas de los querubines era de veinte codos: porque la una ala era de cinco codos: la cual llegaba hasta la pared de la casa; y la otra ala de cinco codos, la cual llegaba al ala del otro querubín.
24 La una ala del querubín tenía cinco codos, y la otra ala del querubín otros cinco codos: así que había diez codos desde la punta de la una ala hasta la punta de la otra.
Mas yo quiero sentada bajo un rosal de Cuba, ceñida la cabeza de cándido jazmín, que mi canción se eleve, que hasta tu solio suba, bien seas preciosa hada, o tierno querubín.
4 Y la gloria de Jehová se levantó del querubín al umbral de la puerta; y la casa fué llena de la nube, y el atrio se llenó del resplandor de la gloria de Jehová.