queo

Traducciones

queo

1 SM (Esp) → house

queo

2 SM dar el queoto shout a warning
Ejemplos ?
Es el actual presentador, junto con Ana Ruiz, del programa de bromas de cámaras ocultas El Gran Queo en el canal autonómico Canal Sur.
0 la galanura de la soleá de Alcalá de Joaquín el de La Paula que colocaba y expandía con los bajos más profundos o con los agudos más brillantes, enlazándolos con la mayor naturalidad y trasportando... En los cantes de Levante, especialmente en las tarantas tenía un queo espeluznante».
Durante la oposición de Marte en 1909, Antoniadi pudo por fin resolver el misterio de los supuestos canales de Marte, pudiendo afirmar que estos no eran más queo una simple ilusión óptica y que se debía a la complicada geografía de la superficie de Marte con sus distintas áreas brillantes y oscuras.
- Pino: Banco para sentarse. - Pontanilla: Tapa de alcantarilla. - Queo: Parsimonia, tranquilidad. - Rabiaeras: Impaciente. - Retranca: Doble sentido al explicar algo.
También ha tenido numerosas participaciones en “Menuda Noche”, también presentado por Juan Imedio, “la báscula”, “Andalucía directo”, “este es mi pueblo”, “El Gran Queo” “salud al día”, “mira la vida”, “cerca de ti”, “la semana más larga” especiales de fin de año y navidad de Canal Sur así como en las distintas ediciones que año tras año se realizan del programa “Se llama copla” o en el programa de Tele 5 “Que tiempo tan feliz” entre otros.
Y yo, que me estaba reservando, como es natural, me queo mirándolo con una miajita de zumba, me sonrío y le respondo: -Ahora, yo, y la faena, por usté.
De la rama d'arriba d'un guapero, con sus ojos reondos me miraba un mochuelo; un mochuelo con ojos vedriaos como los ojos de los muertos... ¡No tengo juerzas pa dejagla sola; pero yo de qué sirvo si me queo!
III Cariños mu jondos son dambos cariños; querencias mu jondas son dambas querencias. Cuando con la jacha descuajo en la jesa, las ramas se runden, la jacha se mella, y yo, que soy juerte, me queo sin juerzas...
-Anda pa casa, so charrán; anda pa casa -exclamó la señora Pepa, agarrando a su hombre por un brazo, no sin arrojar antes una mirada de cómico desprecio sobre Julián el Pecoso. -Yo no voy a ninguna parte; yo me queo aquí con éste y con estas señoras...
-gritó Pepe con tal acento de verdad y desesperación, que la señora Rosario, condoliéndose de él, recobró la perdida serenidad y díjole con acento emocionado: -No te pongas asín. Mira tú, yo me conformo con to: tú te casas y yo me queo aquí.
¡Quién podrá socorregla si me voy! ¡Quién va po la comadre si me queo! Aturdío del tó gorví los ojos pa los ojos reondos del mochuelo; y aquellos ojos verdes, tan grandes, tan abiertos, qu'otras veces a mí me dieron risa, hora me daban mieo.
-Pos bien, agüelito: yo gano pa vivir, yo no tiro dos columnarias ni las entierro en ningún sótano; yo no juego, yo no bebo, yo no llevo arpiste a ninguna pajarera más que a la mía; yo no me jago un terno más que cuando me amenazan con llevarme a la Jefatura por encuerino; yo fumo en pipa por no quemarme las yernas de los dedos; yo no me afeito mas que por Pentecosté; yo, en fin, ni me acatarro tan siquiera por no gastar en jarabes, y, con to esto que le digo, señor Pancorvo, el día que menos se piense, en cuantico se decidan a dar algo por ellas en las agencias, me queo sin pestañas, agüelito, si es que no pago los intereses.