quejido

(redireccionado de quejidos)
También se encuentra en: Sinónimos.

quejido

s. m. Voz o sonido lastimoso producido por alguna pena o dolor sufría oyendo sus quejidos de dolor. gemido, lamento

quejido

 
m. Voz lastimosa, motivada por un dolor o pena que aflige y atormenta.
Sinónimos

quejido

sustantivo masculino
Traducciones

quejido

moan, groan

quejido

gemito, leccio

quejido

SM (= gemido) → moan, groan; (= lloriqueo) → whine
dar quejidos (= gemir) → to moan, groan; (= lloriquear) → to whine

quejido

m. groan, moan, whimper, whine.
Ejemplos ?
La otra soy yo, transferida de espacio, pues he escuchado por las noches sus palabras amorosas, su aliento febril y los quejidos gozosos de su eyaculación.
Más vale que hoy lance algunos quejidos al recibir el castigo del hacha que me librará de la hiedra, que no que muera mañana ahogado en sus brazos.
Y no es, en el fondo, más que una ecuación de segundo grado.» Unos débiles quejidos, como de un pobre animal, interrumpieron su soliloquio.
A veces una violenta imprecación rasgaba aquel ambiente irrespirable, impregnado de humo y de polvo de carbón; quejidos hondos y un resople continuo de bestias fatigadas salían de aquellos agujeros en medio de las tinieblas, en las aparecían y desaparecían las luces fugitivas de las lámparas como fuegos fatuos en las sombras de la noche.
Narices estaba se asustara a los ladridos, creyendo que iba a morderle, con su bastón arrimole un fuerte golpe en los lomos; con lo cual el perro salió escapado y lanzando lastimeros quejidos, que hubieran partido el corazón de Rosita si los hubiese oído.
Fuera de la fonda, sentado en el poyo de piedra, con la pierna rígida sobre la rodilla de espontáneo curandero, un viejo mal vestido exhalaba quejidos lastimeros: -¡La mi pierna!
Era canción de lágrimas, de abandono, de soledad, de muerte. En las vibraciones rápidas, como quejidos, creía oír, muy lejana, la voz que sollozaba por la vía adelante: -¡Adiós, Rosa!
La abadesa tornó a murmurar las ininteligibles palabras; los sacerdotes la repitieron, y todo quedó de nuevo en silencio en la iglesia. Sólo de cuando en cuando se oían a lo lejos como unos quejidos largos y temerosos.
El 14 de julio un soldado chileno, que vagaba por una de las quebradas, oyó ligeros quejidos exhalados por un joven que yacía en tierra.
Entre la bulla de los bramidos incesantes, quejidos de los animales quemados, llamamientos de madres que buscan a sus hijos, gritos de ira de los toros, que escarban, enojados, balidos lamentables de los que se hacen novillos y de los terneros extraviados; en medio del humo, de los torbellinos de tierra, levantados por las correrías de los jinetes y el vaivén continuo de la hacienda encerrada, hay momentos inevitables de confusión, en los cuales un descuido cualquiera puede ocasionar graves accidentes.
Su poesía, vaso de hiel con bordes azucarados, como lo declara en Atta Troll, "frenesí encaminado por la cordura, prudencia que desvaría, quejidos de moribundo que repentinamente se trasforman en carcajadas".
Tiende la diosa sobre tí sus ojos, Y al contemplar tu indómita pujanza, Alza su frente destellando enojos, Ruje y ajita su gigante lanza: A sus acentos rudos El hambre, el luto y la orfandad se alzaron, Y sobre tí funestos y sañudos Sus alas tenebrosas desplegaron. ¡Ay, Numancia infeliz, que ya se escuchan Los lúgubres quejidos Que exhalan espirantes tus guerreros!