quehacer

(redireccionado de quehaceres)
También se encuentra en: Sinónimos.

quehacer

s. m. Tarea que se ha de realizar no puedo acompañaros pues tengo quehaceres. ocupación

quehacer

 
m. Ocupación, negocio.

quehacer

(kea'θeɾ)
sustantivo masculino
ocupación o tarea que se realiza o debe realizarse los quehaceres del hogar
Sinónimos

quehacer

sustantivo masculino
ocupación, trabajo, negocio, tarea, faena. cesantía, pasividad.
Faena se utiliza especialmente si es manual.
Traducciones

quehacer

daffare

quehacer

SMjob, task
quehaceres domésticoshousework sing, household chores
agobiado de quehaceroverburdened with work
atender a sus quehaceresto go about one's business
tener mucho quehacerto have a lot to do
Ejemplos ?
Espíala, pues, y si la ves, cógela, da una buena estirada y, con todas tus fuerzas, haz lo posible para deshacerte de estos quehaceres.
Bien pronto crecieron los quehaceres del intendente, del juez, del comisario y del recaudador, y necesitaron secretarios, escribientes, empleados de todas clases; y para pagar los sueldos de tanta gente, todos dieron cancha a su imaginación administrativa, para crear impuestos, no bastando ya las multas para tener las cosas en un pie serio, ordenado y seguro.
Después, durante varios días, no tuvo queja de ella el Cachete: la Gorgoritos no separábase de su lado más que para ocuparse al galope de sus más indispensables quehaceres domésticos; no se acostaba, dormía a ratos en una mecedora junto a la cama, confortábale el espíritu hablándole de cosas agradables, entreteniéndole con los chismes de la vecindad, y hasta, desde una tarde en que él púsose mohíno al verla encorsetada y con flores en el pelo, había renunciado a toda coquetería y veíala siempre de trapillo y sin avalorar con adorno alguno sus irresistibles encantos.
---Muchas calles Hay que cruzar, y yo mismo Es mejor que os acompañe, Si la atencion no os enoja. ---Si ese camino lleváreis Para ir á vuestros quehaceres Consiento, y Dios os lo pague.
Llegó hasta él el son de la campana que el alba anuncia y a asistir convoca a su misa temprana, y las pisadas rápidas o graves de vecinos asaz madrugadores, ya siervos, ya señores, que abriendo puertas y volviendo llaves, cumpliendo su destino o sus placeres, iban a sus recreos o quehaceres.
Todos sus enemigos los tiene en su antesala; su potencia abruma á sus envidiosos, y mira á sus plantas á quantos le detestan. Al fin entró en su gabinete, y vió á un viejecito agobiado de años y quehaceres, pero vivo todavia, y muy inteligente.
Después del rosario con misterios en que Damián hacía el coro, todo él ojicerrado, todo él recogido, todo extático, de hinojos sobre la áspera estera antioqueña que cubría el suelo; después de este largo coloquio con el Señor y su Santa Madre, cuando ya las patronas habían despachado sus quehaceres y ocupaciones de prima noche, solía Damián leerles algún libro místico, del padre Fáber por lo regular.
Y aquella tarde, cuando ya dado fin a los cuotidianos quehaceres, penetró de nuevo en su hogar Antonio el Moreno, exclamó sonriente y dirigiéndose a su mujer, que, graciosamente acicalada, tocado de flores el magnífico cabello, le esperaba cosiendo sentada junto a la puerta del patio, en el que el sol muriente ponía sus últimas claridades: -Dicho y jecho, camará.
Ya peinada y limpia su tez morena y fina como el raso, sustituyó la de los quehaceres domésticos con una falda azul, púsose una chaquetilla blanca adornada de encajes, atóse a la esbeltísima cintura un delantal blanco también y también adornado de randas; calzóse pulidos brodequines de cuero blanco, adornó su cuello con un collar de múltiples vueltas de abalorios, y dado que hubo fin a su tocado, sentóse en la mecedora grave y meditabunda, pensando en el modo y manera de salir del atolladero en que habíala metido la decisión de su señor tío, el señor Cristóbal el Confitero.
A los dos días de su llegada, habiendo salido don Remigio y estando entregada a sus quehaceres domésticos doña Mercedes, llamó Santiago a su hermana que bordaba un pañuelo junto a una ventana desde la que se divisaba el mar.
40. Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. A cierto punto Marta se acercó a Jesús y le dijo: "Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender?
y cuando la mujer acaba de derramar su sangre por espacio de doce horas, para mantener los vicios de un explotador, llega a su casa y en lugar de un descanso se encuentra con un nuevo burgués -compañero- que con la mayor tranquilidad espera que haga los quehaceres domésticos.