quedo

(redireccionado de quedas)
También se encuentra en: Sinónimos.

quedo, a

(Del lat. quietus, a, um.)
1. adj. Silencioso, sin hacer ruido salió con pasos quedos. sigiloso
2. adv. Con cuidado camina quedo, por su accidente.
3. En voz baja habla quedo, que te va a oír el niño.
4. de quedo loc. adv. Poco a poco, despacio.
5. ¡quedo! interj. Se usa para exigir tranquilidad a una persona.

quedo, -da

 
adj. Quieto.
adv. m. Con voz baja o que apenas se oye.
Con tiento.
De quedo, o quedo, a quedo. loc. adv. Poco a poco, despacio.
Quedo que quedo. Díc. del que está muy reacio en ejecutar una cosa.

quedo, -da

('keðo, -ða)
abreviación
1. movedizo que no tiene o no hace movimiento Estaba quedo y parecía que dormía.
2. ásperoestridente que es silencioso o suave Se movía con pasos quedos.

quedo


adverbio
de forma suave y silenciosa Hablamos quedo hasta quedarnos dormidos.
Sinónimos
Traducciones

quedo

quedo

quedo

A. ADJ
1. (= inmóvil) → still
2. (= tranquilo) [voz] → quiet, gentle; [paso] → soft
B. ADVsoftly, gently
¡quedo! (= con cuidado) → careful now!; (= suave) → gently now!
Ejemplos ?
PÍLADES Eso sería cobardía. ORESTES ¿Pues qué voy a hacer? PÍLADES Si te quedas, ¿tienes alguna probabilidad de salvación? ORESTES No la tengo.
¿Sabes qué dijo el cobarde que lloras desolada, al caer en la lid? «Triunfante quedas; pero mi sangre costará bien cara.» ISABEL .
—dijo al duque—. Ya ves que los excesos de la noche no ocasionan ningún perjuicio al placer del día, y tú te quedas atrás, señor duque.
No te doy el parabién como a varón fuerte: dóytele como al que alcanzó el consulado o el corregimiento con que quedas acrecentado.
Había allí una mujer que desde hacía dieciocho años estaba poseída por un espíritu que la tenía enferma, y estaba tan encorvada que no podía enderezarse de ninguna manera. 12. Jesús la vio y la llamó. Luego le dijo: "Mujer, quedas libre de tu mal". 13. Y le impuso las manos.
-Quedas aceptado -dijo el capataz, después de un instante de vacilación-, un ciego que no pide limosna y desea trabajar merece ser bien acogido; puedes empezar cuando gustes.
Y el que no llevaba nada recibía estas palabras injuriosas del que llevaba algo: «¡Oh cobarde, te quedas ahí de pie, y nada traes para la joven, ni peplos, ni atavíos!
Y le dije con voz de cariño cuando vi clarear la mañana: -¡Despierta, mi mozo, que ya viene el alba y hay que hacer una lumbre muy grande y un almuerzo muy rico... ¡Levanta! Tú te quedas luego guardando las vacas, y a la noche te vas y las dejas... ¡San Antonio bendito las guarda!...
Dentro de una semana le diré que se vaya.» Y, enfadado consigo mismo por su debilidad, le gritó con tono severo: -Bueno; ¿qué haces ahí como un pasmarote? Una de dos: o te vas, o si no quieres irte te quitas el abrigo y te quedas.
DOÑA BEATRIZ Prima, supuesto que quedas ahora esperando a don Juan, danos a las dos licencia para que a discurrir vamos en estotra diligencia.
Por las colinas vagando ó ascendiendo la montaña, pensar al mismo tiempo que caminas. Si marchas, el progreso te acompaña; si te detienes, quedas atrasado, y el muerto mar tu inteligencia baña.
Claro, así he oído yo quejarse ya a tres parroquianos. Dicen que, cuando los afeitas, les pegas tales tirones de narices que ni saben cómo no te quedas con ellas entre los dedos.