Ejemplos ?
" José Aniceto Iznaga y Borrell, -la más rebelde personalidad de los precursores de la libertad de Cuba, el sol esplendoroso de Libertad cuyos rayos infunden aliento y valor-, platica, quedamente, con el Dr.
Mi hermano tenía una casa de tres pisos, de su sombra en el patio es donde nos sentamos en su sombra, bebiendo limonada, disfrutar del buen tiempo. De repente, mi hermano dijo quedamente: "¡Mira!" Se refería a la sombra de la casa en el suelo.
«Pip, pip», murmuró un ratoncillo, asomando quedamente, seguido a poco de otro; y, husmeando el abeto, se ocultaron entre sus ramas.
En el espejo se reflejaba mi semblante empalidecido, la córnea surcada de hilos de sangre, y los mechones de cabello caídos en la frente. Quedamente una voz de mujer imploró en el pasillo: —Apúrate, por Dios...