qué ha pasado

Traducciones

qué ha pasado

cos'è stato
Ejemplos ?
Estaba todavía mirando hacia el lugar donde el Gato había estado, cuando éste reapareció de golpe. - A propósito, ¿qué ha pasado con el bebé?
"¿Qué ha pasado, Nahum..., qué ha pasado?", Susurró, y los agrietados y tumefactos labios apenas pudieron murmurar una respuesta final.
Profería gritos inarticulados y dos robustas criadas tenían dificultades para contenerla. – ¡Dios mío! –exclamé– ¿qué ha pasado? Me acerqué a la cama y levanté el cuerpo del desgraciado joven; estaba ya rígido y frío.
Sin que se ahogue... ¿Qué ha pasado, amigo? ¡Cuéntanoslo todo!» Por fin se oyó una vocecita débil y aguda, que Alicia supuso sería la voz de Bill: - Bueno, casi no sé nada...
Traté de consolarlo, y le serví un vaso de aguardiente. (Aquí el padre aprovechó para servirse otro y llenarle el vaso al doctor Denis.) "-¿Qué ha pasado?
Pero, ¿qué ha pasado en la práctica?, que tenemos más de mil empresas descentralizadas y solamente tenemos el control en la Cámara de 27 de ellas, de las más pequeñas.
Quiere la paz y ¿qué está pasando en Irak? ¿Y qué ha pasado en el Libano y en Palestina? ¿Y qué ha pasado en cien años pues en América Latina y en el mundo y ahora las amenzas contra Venezuela, nuevas amenazas contra Irán?
El buen hombre me ha contado algo más espantoso todavía, ocurrido en Sarnen; algo que debe partir el corazón de todo hombre de bien. WALTHER.––(Prestando atención.) Decidme ¿qué ha pasado?
"¿Qué ha pasado, Nahum..., qué ha pasado?", susurró, y los agrietados y tumefactos labios apenas pudieron murmurar una respuesta final.
Porque son cosas que pasaron en 1909 y ha corrido el tiempo hasta 1914. ¿Qué ha pasado entre medias de nuevo que justifique la nueva actitud de un hombre?
Apenas se detuvo en Teruel: yo no pude verle. ADEL. ¿Qué ha pasado con Jaime Celladas? MARTÍN. Le han herido gravemente al llegar a la villa: en su lecho yace todavía sin voz ni conocimiento.
La voz parecía ronca de tanto gritar, y chillaba: «¡Cuidado!, ¡cuidado!», y de nuevo: «¡Eh!, ahí abajo!, ¡cuidado!» Cogí mi linterna, la puse en rojo y corrí hacia la figura, gritándole: «¿Qué va mal?, ¿qué ha pasado?, ¿dónde?» Estaba de pie justo en la boca de la negrura del túnel.