pusilánime

(redireccionado de pusilánimes)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pusilánimes: apoque, compadecido

pusilánime

(Del lat. pusillanimis.)
adj./ s. Que no tiene ánimo o valor no seas tan pusilánime y enfréntate a ellos . medroso

pusilánime

 
adj.-com. Cobarde o tímido.
Sinónimos

pusilánime

adjetivo y cosustantivo masculino
Traducciones

pusilánime

pusillanime

pusilánime

pusillanimous

pusilánime

ADJfainthearted, pusillanimous
Ejemplos ?
Allí clasifica a los gobernantes en estadistas, escrupulosos y pusilánimes; el "hombre de Estado" debe tener lo que Ortega llama "virtudes magnánimas" y carecer de las "pusilánimes".
Así, para García Riera, “al decir esos actores sus réplicas a destiempo, sobre todo al principio, acaban de dar a la película un tono muy amateur que reduce la eficacia de detalles satíricos, costumbristas o pintorescos.” Sin embargo, según Turrent, “no era su forma de realización lo que impedía su difusión (…) los escrúpulos pusilánimes de las autoridades eran las que lo impedían...
Opa: Back home Otroshakers: A Los Shakers Barcarola (1981): Barcarola La Escuelita: Ahora sí Los Pusilánimes: Qué suerte (solo editado en casette).
Las verdades consagradas en la introducción (el tema de los orígenes del Pentateuco) han desaparecido, y en su lugar se enfrentan los estudiosos de numerosas teorías que son extremadamente complejas y, a menudo, redactadas en un estilo expositivo que no es apto para los pusilánimes (según John van Seter, la descripción de un trabajo seminal).
En el discurso pronunciado ante el Consejo Nacional de FET y de las JONS el 18 de julio el general Franco replicó al Manifiesto de los Veintisiete, sin nombrarlo, al rememorar «los últimos y oprobiosos días de la Monarquía liberal», y al añadir a continuación que «sólo un régimen de unidad y autoridad puede salvar a España» del «peligro comunista que cobra más fuerza cada día». Asimismo denunció a los burgueses y conservadores pusilánimes que no comprendían «nuestra revolución».
Los chinos malvados del siglo XXI son más bien contables un poco pusilánimes como el que sale en El caballero oscuro, la última película de Batman.
Digna de imitarle, aunque abatida, que muchos no comprendieron que esta figura espartana de nuestra historia, era la voluntad y la ira de un pueblo, el ejemplo formidable de patriotismo y la muestra elocuente de ecuatorianidad, cien por cien; cuando al mismo tiempo, otros pusilánimes y cobardes aconsejaban al gobierno, izar la bandera blanca de sumisión para que no sufriera perjuicio el inmueble, el interés mezquino: símbolo de codicia.
No se la había tragado ya, porque lo único que no se había desatendido en ella durante el largo período en que los Pusilánimes se habían sucedido en el trono corretánico, era la reparación y conservación de unos ciclópeos muros o malecones que defendían a la subpenínsula de la invasión del Océano por la parte Norte de la misma.
Obediente el Océano cantábrico a la única voz que tiene autoridad sobre él, rugió como gigante león calenturiento, embistiendo a la Corretania en todo su perímetro, desguarnecido ya de aquellos ciclópeos muros, cuya conservación ni aun la dinastía de los Pusilánimes había descuidado, y pronto la Corretania desapareció del mapa de Europa.
El escándalo pánico de las muchedumbres enjoyadas conmovía los silencios de la atmósfera y los ruidos de la feria de antaño. Rostros pusilánimes.
Tanto habían logrado avanzar en la confianza de la humanidad que pusilánimes aceptaban castigos sin refunfuñar o caricias entre miradas de una aparente e inocente resignación.
Hoy como ayer, deben entenderlo los conservadores, los peones de intereses extranjeros y los pusilánimes: al pueblo, a nuestro pueblo, corresponde ser el protagonista de su historia.