purpúrea


También se encuentra en: Sinónimos.

purpúrea

s. f. BOTÁNICA Bardana, planta compuesta.
Sinónimos

purpúrea

sustantivo femenino
(planta) bardana, lapa, lampazo.
Ejemplos ?
Entonces, cual con su aflato matutino el céfiro estremece el plácido mar y suscita proclives olas, 270 la Aurora al surgir por los umbrales del errante Sol, las cuales, tardamente primero, por su clemente soplo empujadas avanzan y levemente suenan con el plañir de la carcajada, tras ello, el viento al crecer, más, más se incrementan, y, con la purpúrea luz, de lejos nadando, refulgen: 275 así entonces del vestíbulo abandonando los regios techos a su casa cada uno con errante pie por doquier se retiraban.
En sus amantes brazos se reclina, y al beso conyugal modesta ofrece la púdica mejilla ruborosa, como al soplo del céfiro se mece sobre tallo gentil purpúrea rosa.
A lo lejos, distinguía el señorial Hudson, que avanzaba majestuosamente, reflejando en sus ondas una nube purpúrea, o el velamen de alguna barca que se deslizaba por su superficie de cristal, para perderse luego en el azulado horizonte.
Tú tejes al verano su guirnalda de granadas espigas; tú la uva das a la hirviente cuba; no de purpúrea fruta, o roja, o gualda, a tus florestas bellas falta matiz alguno; y bebe en ellas aromas mil el viento; y greyes van sin cuento paciendo tu verdura, desde el llano que tiene por lindero el horizonte, hasta el erguido monte, de inaccesible nieve siempre cano.
Y vio torres y murallas en las tenebrosas regiones submarinas, y vórtices del espacio en donde flotaban jirones de bruma negra sobre un fondo de purpúrea y helada neblina.
Si para ti de corazón no habían sido los matrimonios nuestros, porque te aterraban los preceptos de tu antiguo padre, aún y así, pudiste a vuestras sedes conducirme, 160 quien a ti con gozoso esfuerzo te sirviera como esclava tus cándidas plantas acariciando con claras linfas, o con purpúrea veste cubriendo el lecho tuyo.
Asomábase ya la Primavera por un balcón de rosas y alelíes, y Flora, con dorados borceguíes, alegraba risueña la ribera; tiestos de Talavera prevenía el verano, cuando Marramaquiz, gato romano, aviso tuvo cierto de Maulero, un gato de la Mancha, su escudero, que al sol salía Zapaquilda hermosa, cual suele amanecer purpúrea rosa entre las hojas de la verde cama, rubí tan vivo, que parece llama, y que con una dulce cantilena en el arte mayor de Juan de Mena enamoraba el viento.
Pero ni aun así cesó de luchar, sino que le hirió; y éste vino al suelo para no levantarse más; tiñóse el lago con la purpúrea sangre y el ratón quedó en la ribera envuelto en las delgadas cuerdas de sus intestinos.
Tal la purpúrea rosa, que al amable Céfiro abrió su seno, el soplo airado del vendaval deshoja, y despreciable yace y marchita en el florido prado.
La aurora nacarada desdeña esquiva la purpúrea rosa, a la tierra inclinada: la abeja silenciosa ni en torno gira, ni en la flor se posa.
La tierra estaba regada de purpúrea sangre y morían, unos en pos de otros, muchos troyanos poderosos auxiliares, y dánaos; pues estos últimos no peleaban sin derramar sangre, aunque perecían en mucho menor número porque cuidaban siempre de defenderse recíprocamente en medio de la turba, para evitar la cruel muerte.
La rosa roja le oyó; tembló toda ella de arrobamiento y abrió sus pétalos al aire frío del alba. El eco le condujo hacia su caverna purpúrea de las colinas, despertando de sus sueños a los rebaños dormidos.