purificación


También se encuentra en: Sinónimos.

purificación

1. s. f. Acción y resultado de purificar o purificarse el humo del tabaco impide la completa purificación del aire.
2. RELIGIÓN Cada uno de los lavatorios del cáliz que hace el sacerdote.

purificación

 
f. Acción y efecto de purificar o purificarse.
hist. Sistema de opresión política puesto en práctica durante el reinado de Fernando VII.
ingen. quím. Proceso por el cual se eliminan las impurezas de una sustancia.
ingen. purificación del agua Operación para eliminar del agua aquello que impide utilizarla.
liturg. Lavatorio con que en la misa se purifica el cáliz después de consumido el sanguis.

purificación

(puɾifika'θjon)
sustantivo femenino
eliminación de las imperfecciones de algo material o inmaterial el proceso de purificación del agua
Sinónimos

purificación

sustantivo femenino
Traducciones

purificación

пречистване

purificación

Maria Reinigung, Purifikation, Veredelung

purificación

purification

purificación

zuivering

purificación

purificação

purificación

تنقية

purificación

Oczyszczanie

purificación

čištění

purificación

rensning

purificación

טיהור

purificación

浄化

purificación

정화

purificación

rening

purificación

SFpurification
purificación étnicaethnic cleansing

purificación

f purification
Ejemplos ?
De los principios donde enseñan los platónicos en qué consiste la purificación del alma. CAPÍTULO XXIV. Del principio único verdadero que purifica y renueva la humana naturaleza CAPITULO XXV.
De donde se infiere que aunque fuera cierto lo que es totalmente falso, el que sea una alternativa sin cesar la purificación y profanación de las almas que van y vuelven...
Y por cuanto Porfirio, por amor de la purificación del alma, dice que debe huirse de todo lo que es cuerpo, opinando asimismo con su maestro Platón y con los demás platónicos que los que vivieren disoluta y torpemente vuelven a los cuerpos mortales para pagar sus penas (aunque Platón dice que también pasan a los cuerpos de las bestias, y Porfirio solamente a los de los hombres) síguese necesariamente que confiesen que estos dioses a que ellos desean les tributemos adoración como a progenitores y autores nuestros, no son otra cosa que unos fabricadores y arquitectos de nuestras cadenas y cárceles, y no nuestros hacedores, sino crueles carceleros que nos encierran en miserables y horrendos calabozos, y nos ponen gravísimas e insufribles prisiones y cadenas.
CAPÍTULO X. De la teúrgia, que con la invocación de demonios promete a las almas una falsa purificación. Y ved aquí cómo Porfirio, platónico en la secta, dicen que es más docto que el primero por su estudio en el arte teúrgico, por el cual refiere y pinta a los mismos dioses sujetos y rendidos a pasiones y perturbaciones, puesto que con sus conjuros los pudieron conjurar y aterrar para que no verificasen la purgación del alma, y pudo espantarlos seguramente el que les mandaba ejecutasen lo que era malo, cuando el otro, que les pedía lo que era bueno, por el mismo, arte no pudo libertarles, del miedo para que le hicieran bien.
Y si a los dioses virtuosos les pareció indigna de la purificación la persona por quien se negociaba, ya no lo practicaron por los terrores que les impuso el envidioso, y, como él dice, no impedidos del miedo que pudiese causarles otra deidad más poderosa, sino libremente, es digno de admiración que aquel benigno caldeo, que deseaba purificar el alma con las consagraciones teúrgicas, no hallase algún otro dios superior que, o les infundiese mayor terror y obligase a los aterrados dioses a hacer bien, o que refrenase a los que les causaban miedo, para que libremente y sin obstáculo hiciesen bien.
¡Oh famosa teúrgia, oh graciosa purificación del alma, donde vale más lo que puede y prescribe la inmundicia de la envidia que la pureza de la obra buena, o, por mejor decir, donde es más poderosa la perversa y abominable falacia, de los malignos espíritus que la buena y saludable doctrina!
Mira, no digas nada a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y haz por tu purificación la ofrenda que prescribió Moisés para que les sirva de testimonio.
Y como se cumplieron los días de la purificación de ella, conforme á la ley de Moisés, le trajeron á Jerusalem para presentarle al Señor, 23.
Entonces Pablo tomó al día siguiente a los hombres, y habiéndose purificado con ellos, entró en el Templo para declarar el cumplimiento del plazo de los días de la purificación cuando se había de presentar la ofrenda por cada uno de ellos.
¡Hostia de expiación, blanco Cordero jamás contaminado de impureza! Tú, purificación del orbe entero, Tú, de limpieza virginal venero, ¿al agua ofreces la inmortal cabeza?
Siento que mi espíritu se purifica al contacto de esa muerte, de esta purificación de mi amo, y que aspira hacia la niebla en que él al fin se deshizo, a la niebla de que brotó y a que revertió.
Pues todavía Juan no había sido metido en la cárcel. Se suscitó una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación.