punzada


También se encuentra en: Sinónimos.

punzada

1. s. f. Herida o pinchazo con un instrumento en punta me he dado una punzada con la espina.
2. MEDICINA Sensación dolorosa aguda e instantánea que suele experimentarse de forma repetida si vuelvo a sentir otra punzada, iré al médico. pinchazo
3. Sentimiento de pena agudo y pasajero experimentado cada vez que se piensa en una cosa triste o desagradable sentía punzadas de remordimiento por lo que había hecho.

punzada

 
f. Herida o picada de punta.
fig.Dolor agudo, repentino y pasajero.
Sentimiento interior que causa una cosa que aflige el ánimo.

punzada

(pun'θaða)
sustantivo femenino
1. herida pequeña hecha con un objeto afilado darse una punzada con una aguja
2. dolor agudo que viene de manera repentina e intermitente sentir punzadas en el estómago
3. sentimiento interior de dolor La tristeza me produce punzadas en el pecho.
Sinónimos

punzada

sustantivo femenino
pinchazo, picadura, picada.
Aluden a la herida ocasionada por un objeto acabado en punta.
Traducciones

punzada

SF
1. (= puntura) → prick, jab
2. (Med) (= punto) → stitch; (= dolor) → twinge (of pain), shooting pain; (= espasmo) → spasm
3. [de pena, remordimiento] → pang, twinge
4. (Caribe) (= insolencia) → cheek, nerve

punzada

f. twinge; sharp, sudden pain; jab.

punzada

f shooting pain, twinge, pang
Ejemplos ?
No obstante, al situarse oculto por las bambalinas para desempeñar sus papeles, al ver pasar los primeros actores, de levita o trusa; a las actrices con sus galas, Cleto, con escozor en los ojos y una punzada aguda en el corazón, murmuraba dentro de sí: «¡Cosas del mundo!
Creí que otra pareja pasaba ante mí; la eterna, la que vive desde que la Humanidad sintió algo más que la punzada del estómago hambriento y la cólera homicida de la, bestia que necesitaba matar para existir; la que está esculpida en mármoles a los que los siglos han dado la amarillez del ámbar; la que ha pasado las puertas de los poetas y los artistas, en horas decisivas, para marcar su trabajo con el sello de la inmortalidad: él, arrogante arquero, coronado de rosas; ella, pálida y ceñuda, con el reloj apoyado en los potentes pechos, de los que manan el Olvido y la Nada, marchando tras el jovenzuelo, como una amante vieja, sumisa y recelosa, que teme perderlo.
A poco, la punzada era agudo dolor. Y al penetrar en el convento donde quería refugiarse, la calentura le abrasaba, mientras sus dientes entrechocaban por efecto de ese frío que no se parece a ningún otro: el frío de la invasora pulmonía.
Pero en ese momento, mientras todavía meditaba con inenarrable agradecimiento por la grandeza de la salvación del mundo y mi privilegio de contemplarlo, repentinamente me atravesó como un cuchillo una punzada de vergüenza, remordimiento, y asombroso auto-reproche, que dobló mi cabeza sobre mi pecho y me hizo desear que la tumba me hubiese ocultado del sol con mis semejantes.
Moza soltera, nadie tenía derecho a preguntarla sus pensamientos, nadie escrutaba su voluntad; su alma no conocía amo, por mucha que fuese la sujeción de su cuerpo... Y se veía melancólica, resignada, como su madre, que se quejaba de una punzada continua en el corazón.
Sintió entonces su cuello abrazado por brazos fríos, Sobre su pecho desnudo siente un largo beso helado, Parecía que una punzada acaba con su soplo y su vida...
-Nada -contestó el fraile, desconcertado-; es que esta pícara muela dañada me ha dado una punzada que me ha hecho ver las estrellas, y con permiso de usted voy a ver si encuentro en la maleta un terroncito de alcanfor con que se me suele quitar el dolor metiéndolo en el agujero de la muela.
Alguna vez la criatura se vomitó sobre aquella cama, limpia siempre hasta entonces como una patena, y de pronto sintió Gertrudis la punzada de la mancha.
Había desaparecido todo lo demás, excepto una punzada sorda, al lado izquierdo, que, de tiempo en tiempo, le advertía: Mientras bordas y coronas los filetes de carpa a la Regencia; mientras te excedes a ti mismo en la langosta a la americana, mientras te desvives por las trufas al champagne, algo que te importa mucho y te aflige mucho está sucediendo en una casa que bien conoces, en la calle de Toledo.
Y he aquí que el conde, en un viaje por llanuras acolchadas de nieve, mientras un cierzo áspero y polar desgarraba los escarchados arabescos del ramaje sin hojas: yendo, como un «mujik», en la plataforma del tren, enfundado en su hopalanda de pellejas de carnero mal curtidas, endurecidas por el hielo, sintió en su pecho, repentinamente, como una punzada.
Aunque me humille confesarme plebeyo debo declarar, a fuer de veraz cronista, que allí no hubo ningún Palma; pues si alguno de este apellido comía por aquel siglo pan en Lima, debió estar aquejado de dolor do muelas o de punzada en el hueso palomo.
Al regresar de amigos y colegas que permanecieron fieles al capitán Smolett, luego escabullirse sobre la cerca y el uso de la embarcación Ben izada en el barco estaba casi totalmente desatendida y se enfrenta al peligro Israel: defender una punzada de éstos le debe disparar.