punzón


También se encuentra en: Sinónimos.

punzón

(Del lat. punctio, -onis.)
1. s. m. Herramienta de punta aguzada, para abrir agujeros, ojales y otros huecos.
2. Herramienta de acero puntiaguda usada para grabar metales. buril
3. Herramienta de acero, cilíndrica o primástica, con una figura en la boca que, por presión o percusión, queda impresa en monedas, medallas, botones, cuero u otros objetos o materiales.
4. ZOOLOGÍA Pitón o cuerno de los animales.
5. ARTES GRÁFICAS Pequeña lámina de acero con una letra o signo grabada en relieve usada para obtener matrices.

punzón

 
m. Instrumento de hierro que remata en punta.
Buril.
Instrumento de acero durísimo, que en la boca tiene de realce una figura; hincada por presión o percusión queda impresa en el troquel de medallas, monedas y botones.
prehist. Instrumento de hueso o asta que abunda en el Magdaleniense.

punzón

(pun'θon)
sustantivo masculino
instrumento usado para hacer agujeros un punzón de metal
Sinónimos

punzón

sustantivo masculino
Traducciones

punzón

لكمة

punzón

punch

punzón

パンチ

punzón

펀치

punzón

Punch

punzón

SM (Téc) → punch (Tip) → bodkin
Ejemplos ?
Y Pepa siguió calle arriba con paso rítmico y acompasado, seguida de la señora Dolores, mientras el Niño, plantado como una estatua en el centro de la calle, seguíala con mirada llena de febril apasionamiento, y murmuraba con voz sorda, en que vibraban la admiración y el deseo: «Vaya un postín de mujer, y vaya unos andares, y vaya un mo de pisar, y vaya unos clisos que son dos ventanales, y vaya una boca que parece jechita con un punzón, y vaya un pechito de órdago y vaya una caera de chipé, y vaya un talle que es un torzal, y...
Dios os defienda, dama, lo primero, De sastre o zapatero, Pues por punzón o alesna es caso llano Que cada cual os cerrara en la mano; Aunque yo pienso que por mil razones Tenéis por alma un viernes con ciciones.
Mas no bien dejó su mano del palio el punzón de plata, y puso desde él al Rey cuatro pasos de distancia, cuando un mancebo iracundo, con irresistible audacia, se echó sobre él, y en el pecho le asestó dos puñaladas.
Y si referirlo puedo es porque después Mitilene -según dicen- pidiéndoselos, hizo que con el buril o sutil cincel de un curioso punzón de su estuche en lo liso de cinco o seis presumidos y conjuntos olmos se esculpiesen; y yo mismo dellos los copié, y son éstos: Pomposo mirto de Venus, cedro oloroso y gentil, verdes chopos y cipreses briosos en competir.
Se ven en la oscuridad, Como soldados que velan, Cuál con la lluvia riëlan Las torres de la ciudad. Se sienten rodar inquietas, Lanzando un grito violento Al brusco empuje del viento, Sobre el punzón las veletas.
14 De Ephraim salió su raíz contra Amalec, Tras ti, Benjamín, contra tus pueblos; De Machîr descendieron príncipes, Y de Zabulón los que solían manejar punzón de escribiente.
Era tanto el placer, que donde había árbol umbroso, o fuente, o cristal puro con cuchillo o punzón leyenda hacía, o bien sobre el guijarro menos duro; y así escrito en mil partes se veía, por fuera de la casa y en el muro «Angélica y Medoro», ambos apodos ligados con mil nudos de mil modos.
STAUFFACHER.––(Elevando la voz.) “El hijo se me escapa ––decía–– pero tú has caído entre mis manos. Echadle al suelo y pinchadle filos ojos con un punzón de acero.” WALTHER.––¡Dios de misericardia!
Los de las Gemas, Los del Punzón, Los de las Tablas, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa, Los de la Resina, Los de los Trabajos Artísticos, Abuela del Día, Abuela del Alba.
Hechas estas reflexiones y otras por el mismo orden, que se omiten aquí para evitar prolijidad, Poldy, escribió una extensa carta, en papel muy fino para que abultase poco; tomó un retrato suyo, sin cartón, en el cual retrato estaba ella descotada y lindísima en su elegante traje de baile; lo incluyó todo en un sobre con fuerte forro de tela que cerró y selló con lacre; escribió encima: al incógnito poeta indio; agujereó la carta con un punzón; pasó una fuerte cinta al través del agujero; y así preparado todo, lo colgó al cuello de la cigüeña como si fuese la insignia de comendador de cualquiera ilustre Orden.
En su interior se hallan frescos de Oliet y Cruella, también, como piezas de ofebrería, cruces góticas de plata de los Santalínea, punzón de Morella del siglo XV, un Cáliz del año 1597, un lienzo del año 1630 y el Lignum Crucis del año 1664.
Se colocaba una plancha de metal dúctil entre dos cuños y con un martillo se golpeaba el cuño superior para grabar una imagen en el lado superior de la plancha, luego se repetía la operación en el cuño inferior de manera más tosca, acabando de colocarse detalles en la moneda mediante un simple punzón.