puntiagudo


También se encuentra en: Sinónimos.

puntiagudo, a

adj. Que acaba en punta no me gustan los zapatos puntiagudos.

puntiagudo, -da

 
adj. Que tiene aguda la punta.

puntiagudo, -da

(puntja'γuðo, -ða)
abreviación
que tiene los extremos afilados una cerca puntiaguda
Sinónimos

puntiagudo

, puntiaguda
adjetivo
agudo, delgado, aguzado, afilado, acuminado.
Aluden a la forma en punta de un objeto: hojas puntiagudas; dientes puntiagudos.
Traducciones

puntiagudo

pointed, sharp, spiked

puntiagudo

pointu

puntiagudo

wees

puntiagudo

وأشار

puntiagudo

wskazał

puntiagudo

επεσήμανε

puntiagudo

הצביע

puntiagudo

指摘

puntiagudo

지적

puntiagudo

pekade

puntiagudo

แหลม

puntiagudo

ADJsharp, sharp-pointed

puntiagudo-a

a. sharp, pointed.

puntiagudo -da

adj sharp, pointed
Ejemplos ?
Uno, recio y proceroso como un roble, con el capuchón más puntiagudo y más excelso, con aire imponente de jefe, zapatea a su tropa, la amenaza con el palo mientras gira la pupila en lo blanco de aquel ojo que asoma miedoso por los rotos del percal.
Este, sin perder momento, colgó del hombro el corvo arco, vistió una pelicana piel de lobo, cubrió la cabeza con un morrión de piel de comadreja, tomó un puntiagudo dardo, y saliendo del ejército, se encaminó a las naves, de donde no había de volver para darle a Héctor la noticia.
Comprendo que se borren otros detalles fisonómicos e indumentarios de varón tan insigne, por ejemplo: los ojillos pequeños como cabezas de alfiler de a ochavo, emboscados tras la broza desigual de las cejas; los labios belfos, haciendo pabellón a la monástica papada; el cráneo puntiagudo, con erizada aureola de canas amarillas; las orejas de ala de murciélago, despegadas, vigilantes, sirviendo de pantalla a las mejillas coloradotas; las manos hoyosas y carnudas, de abadesa vieja...
Pero el bulto crecía, crecía, hasta dejar ver el gran tenedor dorado que llevaba en alto, y el gorro puntiagudo que, rojo como todo su traje, le cubría la cabeza.
Una brillante cimitarra asestó un pesado golpe contra el yelmo puntiagudo del renegado, haciendo bajar una pesada nube sobre el cerebro ofuscado del Ecordión.
¡Malhayan sobre todo esas serpientes de cuatro patas, temblorosas y desocupadas, que se llaman galgos, y que ni siquiera dan albergue en su hocico puntiagudo al suficiente olfato para seguirle la pista a un amigo, ni en la cabeza plana la inteligencia bastante para jugar al dominó!
Fray Ambrosio asomó en lo alto, alumbrándose con un velón: Vestía el cuerpo flaco y largo con una sotana recortada, y cubría la temblona cabeza con negro gorro puntiagudo, que daba a toda la figura cierto aspecto de astrólogo grotesco.
Ahora, pues, su pino era una flecha redonda, del pino llamado Blanco Pedernal, el pino de Xibalbá; puntiagudo era, pues, su juego; debía llegar aprisa a su fin y favorecer el plan de Xibalbá.
¡Quién pudiera asomarse al balcón de los chalets suizos o encerrar su tristeza en una casa de campo escocesa, con su marido vestido de frac de terciopelo negro de largos faldones y calzado con botas flexibles y con un sombrero puntiagudo y puños en las bocamangas!
En vez del puntiagudo sombrero de catite, el pañuelo liado a la cabeza, la chaqueta de alamares, la faja y los zahones, llevaba la aparición por única vestimenta un paño gris como los sudarios polvorientos; por arma, una guadaña en la diestra; por emblema, en la siniestra, una clepsidra.
No caía en sus manos pliego de papel de oficio que no lo convirtiese en caperuza para Pillín, y era de ver el coro de carca­jadas que estallaba en el despacho ante el puntiagudo cucurucho.
Y al decir esto el pequeño gnomo iba y venía, de un lugar a otro, a cortos saltos, por la honda cueva que le servía de morada; y hacía temblar su larga barba y el cascabel de su gorro azul y puntiagudo.