pulsión


Búsquedas relacionadas con pulsión: somatico, instinto

pulsión

s. f. SICOLOGÍA Fuerza biológica inconsciente que genera ciertas conductas.

pulsión

 
f. psicol. Invitación e incitación a pasar a la acción, procedente de las tendencias instintivas del hombre.
Traducciones

pulsión

SFurge, drive, impulse
Ejemplos ?
Para reproducirse, sólo la pareja, la dualidad; para el goce y la aventura, las variantes calmadoras de la inacabable pulsión de expandirse, de penetrar, de extenderse, de supervivir.
Ahora que no hay más… ni eternidad ni acaba... Ahora que no hay nombres en pulsión apretujados ni un caerse al infinito sin pasar del mismo espacio...
Ojos bellos, que Amor tiene por nido, a vos vuelvo este pobre y parco acento, que, aun vago, hoy gran placer así acicata; pues que quien de vos trata toma tal pulsión del argumento que en alas amorosas lo aparta de cualquier vil pensamiento.
Al quedarse tan sola, la fuerza de la energía amántica había sido reducida a menos de un cuanto y en su abandono podía ser fácil víctima de las presiones externas que la deseaban ex-tirpar para, por fin, deshacer al planeta Aman-tikón, un inconveniente para la universalización del alabastro frío, y evitar que alguien descu-briera los secretos de la plena felicidad que Zócvel había defendido cuando su poder aún influía en los suyos. La pulsión sexual constituía la fuerza que movía a las galaxias con vida; nada más.
Y el señor TECPANCALTZIN se esclavizó tan rotundamente a sus sentidos que se olvidó de meditaciones, de estudio y creación. TLAZOLTEOTL, la pulsión sexual, lo dominaba, por las magias del de los espejos ahumeantes.
Los TEOCALLIS parecían más centros de borrachos que sitios destinados a la elevación del espíritu y al perfeccionamiento de nuestra mente. La limpia natural de TLAZOLTEOTL, la pulsión sexual, dejó de ser una necesidad, para convertirse en esclavitud sensoria.
También son cuestionados otros principios como el complejo de castración o la pulsión de muerte, por no tener fundamento científico suficiente.
Las pulsiones de la vida se engloban en el concepto de Eros (el nombre del dios griego del amor). El Ello contiene asimismo la pulsión de muerte, responsable de las tendencias a la agresividad y la destrucción.
Desde la óptica freudiana (del psicoanálisis clásico), libido es el afecto que se encuentra ligado a determinada pulsión: en el primer marco teórico que regía hasta 1914, la energía de las pulsiones sexuales; después de 1915, pero aún en el marco de la «primera tópica» (hasta 1920), es la energía tanto de las pulsiones sexuales como de las pulsiones yoicas; y en el tercer marco teórico (la segunda tópica, a partir de 1920), este término es transformado en Eros.
Las pulsiones humanas fundamentales serían la Eros (que engloba las de autoconservación y las sexuales, pulsión de vida) y la Tanathos (pulsión de muerte), por lo que sus teorías podrían estar en contradicción con las opiniones más generalizadas en relación con el instinto de supervivencia y con el instinto de reproducción.
Se refiere a la energía de la pulsión, o más propiamente, al afecto ligado a la transformación energética de las pulsiones, cuya meta original sería siempre sexual (si bien puede ser «desexualizada» secundariamente, lo que implicaría inexorablemente renuncia o compromiso y un esfuerzo para canalizarla de manera diversa).
El "objeto" de la pulsión, que en lo real es un medio, un medio bastante accesorio ya que sólo sirve para disminuir temporalmente la tensión inherente a la pulsión.