pulidamente

pulidamente

adv. Con cortesía y refinamiento.

pulidamente

 
adv. m. Curiosamente, con adorno y delicadeza.
Traducciones

pulidamente

ADV
1. (= con pulcritud) → neatly, tidily; (= con esmero) → carefully; (= refinadamente) → in a polished way (pey) → affectedly
2. (= con cortesía) → courteously
Ejemplos ?
Era esta diosa muy pulidamente obrada: la vestidura parecía que el aire se la llevaba y que ella se movía y andaba y mostraba majestad honrada en su forma.
Y María eligió rápida y con juvenil desembarazo el sombrero de Joseíto entre los que le ofrecían todos los invitados, se lo colocó con truhanesca desenvoltura sobre el pelo lleno de flores, y mientras los de las guitarras arrancaban al cordaje y de modo casi maravilloso uno de los tangos más en boga, plantóse ella en el centro de la sala, recogiéndose con estudiada malicia la crujiente falda de percal hasta dejar al descubierto los microscópicos pies pulidamente calzados.
Otro asimismo llevaba en su regazo la muy venerable figura de su diosa soberana, la cual no era de bestia, ni de ave ni de otra fiera, ni tampoco era semejante a figura de hombre; mas por una astuta invención y novedad, para argumento inefable de la reverencia y gran silencio de su secreta religión, era una cosa de oro resplandeciente figurado de esta manera: Un vaso pulidamente obrado...
Juan Francisco Pulido-. Hay que convenir en que roban pulidamente. Entonces el teniente de artillería don José Manuel Martínez Ruda lo interrumpió.
Así, que tú parte luego de mi casa, y recibe en gracia que no fuiste presa por mí ni retenida.» Cuando esto oyó Psiches, contra lo que ella pensaba, afligida de doblada pena y enojo tomó su camino, tornando para atrás, y vio un hermoso templo que estaba en una selva de árboles muy grandes, en un valle, el cual era edificado muy pulidamente: y como ella se tuviese por dicho ninguna vía dudosa o de mejor esperanza jamás dejarla de probar, y que andaba buscando socorro de cualquier dios que hallase, llegose a la puerta del templo y vio muy ricos dones de ropas y vestiduras colgadas de los postes y ramas de los árboles, con letras de oro que declaraban la causa por que eran allí ofrecidas y el nombre de la diosa a quien se dan.
Todos la miraban y todos la alababan; pero ninguno que fuese rey ni de sangre real, ni aun siquiera del pueblo, la llegó a pedir, diciendo que se quería casar con ella. Maravillábanse de ver su divina hermosura, pero maravillábanse como quien ve una estatua pulidamente fabricada.
En este medio tiempo, Venus, enojada de andar a buscar a Psiches por la tierra, acordó de subirse al cielo, y mandando aparejar su carro, el cual Vulcano, su marido, muy sutil y pulidamente había fabricado y se lo había dado en arras de su casamiento, hecho las ruedas de manera de la Luna, muy rico y precioso, con daño de tanto oro y de muchas otras aves, que estaban cerca de la cámara de Venus, salieron cuatro palomas muy blancas, pintados los cuellos, y pusiéronse para llevar el carro; y recibida la señora encima del carro, comenzaron a volar alegremente, y tras del carro de Venus comenzaron a volar muchos pájaros y aves, que cantaban muy dulcemente, haciendo saber cómo Venus venía.
Viste y calza de rojo, «a la turca», con camisa y cuello blanco de encajes, y se cubre con una especie de bonete o turbante también rojo ribeteado de blanco. Al hombro lleva una capa de color gris, pulidamente acabada.
Las querellas de Santo Toribio Los malditos El virrey de los milagros El tamborcito del pirata Los duendes del Cuzco De potencia a potencia Los polvos de la condesa: Crónica de la época del decimocuarto virrey del Perú Una vida por una honra: Crónica de la época del decimoquinto virrey del Perú El encapuchado Un virrey hereje y un campanero bellaco La desolación de Castro-Virreyna El justicia mayor de Laycacota Racimo de horca La emplazada Cortar el revesino Amor de madre Un proceso contra Dios La fundación de Santa Liberata Muerte en vida Pepe Bandos Lucas el Sacrílego Un virrey y un arzobispo Rudamente, pulidamente, mañosamente.
«¡Beba, Padre, que le da la via!» (1668) - 2ª serie. Rudamente, pulidamente, mañosamente (1768) - 2ª serie. Con días y ollas venceremos (1821) - 2ª serie.