pulcro

(redireccionado de pulcros)
También se encuentra en: Sinónimos.

pulcro, a

(Del lat. pulcher, -a, -um, hermoso.)
1. adj. Que es limpio y cuidadoso en su aspecto, conducta y forma de hacer las cosas tiene sus cosas pulcras y arregladas . impecable
2. Que es bello y bien parecido. esmerado

pulcro, -cra

 
adj. Aseado, esmerado en el adorno de su persona y en la ejecución de las cosas.
Díc. de la cosa ejecutada con pulcritud.

pulcro, -cra

('pulkɾo, -kɾa)
abreviación
1. sucio que es o está extremadamente limpio y cuidado una casa pulcra
2. persona que hace las cosas con cuidado y delicadeza una secretaria pulcra
Sinónimos

pulcro

, pulcra
adjetivo
2 cuidadoso, delicado, esmerado, escrupuloso.
Aluden a la conducta o a la manera de hablar de una persona.
Traducciones

pulcro

net, soigneux

pulcro

úpravný

pulcro

nydelig

pulcro

siisti

pulcro

uredan

pulcro

きちんとした

pulcro

깔끔한

pulcro

netjes

pulcro

velstelt

pulcro

schludny

pulcro

arrumado

pulcro

ordentlig

pulcro

เรียบร้อย

pulcro

gọn gàng

pulcro

чист

pulcro

整潔

pulcro

ADJ (= ordenado) → neat, tidy; (= elegante) → smartly dressed; (= exquisito) → exquisite; (= delicado) → dainty, delicate
Ejemplos ?
Los estantes ordenados y pulcros en los hipermercados dan sensación de "infinito stock" (ej: los reponedores colocarán de nuevo las latas de refrescos "en orden", aunque el consumidor retire una de la primera fila) Las redes sociales como Facebook en las que mostramos tan solo una vertiente de nosotros mismos y además es una vertiente adulterada.
Los fieles no permiten que los templos tengan estatuas mutiladas ni daños de ningún tipo y son, por ello, considerados como los más pulcros de la India.
A pesar de que en su dieta era común la sangre fresca de animal, era frecuente en los araucanos sangrar a sus hijos para hacerlos más ligeros y ágiles, pues pensaban que la sangre era salada y esto los hacía más pesados e ineficientes para sus actividades físicas cotidianas, como la guerra y la caza. En cuanto a su higiene, se caracterizaban por ser muy pulcros.
Y fueron saliendo de la fiambrera envoltorios pulcros -emparedados de hígado gordo, rosadas lonchas de jamón de york, tersas pechugas de gallina, pasteles menudos de esos que contienen un «bocado», una ostra envuelta en blanda bechamela-.
Pero ella, sin hacer caso, proseguía: —Sí, señora; esos hombres no hacen más que atracarse de cerdo y de patatas, de patatas y de cerdo. Y no crea usted que son pulcros.
Dios quiera que esté salvada la máquina de acústicos galopes, por la cual fue mi ayer melódica jornada y un sobresalto mi vida ante los pulcros dedos hacendosos resbalando a la aguja empedernida.
¡Oh, nada pulcros! Todo lo ensucian, y donde les apura... lo sueltan, con perdón sea dicho. Hacen el ejercicio durante algunas horas, todos los días y anda por arriba y anda por abajo, y vuelve a la derecha y vuelve a la izquierda.
Abríle con curiosidad, y vi que, en efecto, era un sainete, cuyo argumento se reducía a poner de relieve algunas escenas muy parecidas a las que acabo de referir, presenciadas por dos forasteros, asaz pulcros y timoratos, que de vez en cuando salen de entre bastidores, donde están ocultos, a lanzar al público una andanada de muy saludables, pero muy pedantescas observaciones, contra la profana costumbre de las Buenas Glorias .
Cantemos el oro, en el arnés del cabello, en el carro de guerra, en el puño de la espada, en el lauro que ciñe cabezas luminosas, en la copa del festín dionisíaco, en el alfiler que hiere el seno de la esclava, en el rayo del astro y en el champaña que burbujea, como una disolución de topacios hirvientes. Cantemos el oro, porque nos have gentiles, educados y pulcros.
El conde se permitió alusiones bastante atrevidas —pero decorosamente apuntadas— que hicieron sonreír. Loiseau estuvo menos correcto, y sus audacias no lastimaron los oídos pulcros de sus oyentes.
Los miembros del hombre eran largos y ásperos, en peregrino contraste con las rollizas piernecillas de la criatura, las cuales terminaban en unos calcetines blancos y unos pulcros zapatitos de brillantes hebillas.
Más aún, de ser consecuentes, de ser pulcros en el proceso legislativo, tendríamos que plantear también una modificación en este momento, a la Ley de Ingresos que aprobamos para 1993, porque si aprobamos esta Ley, el Gobierno Federal empezará a recibir ingresos por este concepto de cuotas compensatorias y nosotros no la hemos aprobado, no hemos aprobado estos ingresos, no hay lugar, no hay cajón donde recibirlos hasta la próxima Ley de 1994.