puerilmente

puerilmente

adv. De forma infantil habla puerilmente para conseguir sus propósitos.

puerilmente

 
adv. m. De modo pueril.
Traducciones

puerilmente

puerilmente
Ejemplos ?
Algunos ejemplos típicos de esto serían la fuertemente introvertida Yuki Nagato de La melancolía de Haruhi Suzumiya o la puerilmente ingenua Kurimu de Seitokai no Ichizon.
Lo cierto es que las fijaciones inconscientes en ciertos estadios pulsionales resultan en cuadros bastante más variables y complejos, menos puerilmente esquemáticos.
-No le puedo decir al señor... El viajero tomó aprisa el camino de la plaza grande, puerilmente orgulloso de saber atajar por callejas imposibles.
Desde el lord inglés que se pega un tiro porque en el patio de su casa, construida según los planos de un palacio italiano, no suenan los ecos de la voz igual que en el original, hasta el desgraciado que cede en la sombra a la espantosa seducción y sucumbe sin dar explicaciones porque no sabe escribir, sentimos, a través del hastío mediante el cual se analizan puerilmente tantos suicidios misteriosos, la formidable presencia de una idea.
Y reían, encantados los dos de aquel instante delicioso, con la sensación exquisita del aislamiento entre la multitud, una de las venturas profundas del amor naciente... Un cohete rasgó el aire, subiendo a gran altura. Puerilmente, se divirtieron en contemplarlo.
Era una especie de enanito, barrigudo, de redondeadas y menudísimas formas, vistiendo jubón de raso cereza y pantalones bombachos, atavío semejante al de los músicos de alguna jazz band exótica. La expresión de su rostro era puerilmente jovial, con toques de mefistofélica ironía.
Mientras el ministerio de Bonaparte tomaba en parte la iniciativa de leyes en el espíritu del partido del orden, y en parte exageraba todavía más su severidad en la ejecución y manejo de las mismas, el propio Bonaparte intentaba, mediante propuestas puerilmente necias, ganar popularidad, poner de manifiesto su antagonismo con la Asamblea Nacional y apuntar al designio secreto de abrir al pueblo francés sus tesoros ocultos, designio cuya ejecución sólo impedían provisionalmente las circunstancias.
Tú, todopoderoso gobernante, Salvador! En la tormentosa y gris noche Vamos a confiar puerilmente en él! Sí, el alma piadosa presiente Dios en la venerable patria, Dios, el Señor, en la venerable patria.:Posible traducción al español del francés.