psiquiatra

(redireccionado de psiquiatras)
También se encuentra en: Sinónimos.

psiquiatra

(Del gr. psykhe, alma + iatros , médico.)
s. m. y f. SIQUIATRÍA Siquiatra, especialista en enfermedades mentales.

psiquiatra

 
com. Médico especializado en psiquiatría.

psiquiatra

(psi'kjatɾa)
sustantivo masculino-femenino
médico especialista en enfermedades mentales El psiquiatra puede medicar, no así el psicólogo.
Sinónimos

psiquiatra

cosustantivo masculino
Traducciones

psiquiatra

psychiatrist, shrink

psiquiatra

psychiatre

psiquiatra

psychiatr

psiquiatra

psykiater

psiquiatra

Psychiater

psiquiatra

psykiatri

psiquiatra

psihijatar

psiquiatra

精神科医

psiquiatra

정신과 의사

psiquiatra

psychiater

psiquiatra

psykiater

psiquiatra

psychiatra

psiquiatra

psiquiatra

psiquiatra

psykiater

psiquiatra

จิตแพทย์

psiquiatra

psikiyatrist

psiquiatra

bác sĩ tâm thần

psiquiatra

精神病医师, 精神科医生

psiquiatra

психиатър

psiquiatra

精神科醫生

psiquiatra

הפסיכיאטר

psiquiatra

SMFpsychiatrist

psiquiatra

m., f. psychiatrist, specialist in psychiatry.

psiquiatra

mf psychiatrist
Ejemplos ?
Así que lo que se está planeando con la intervención de los psiquiatras en los tribunales es una manipulación del consentimiento de las supuestas víctimas, una manipulación del consentimiento del niño, una manipulación de su palabra.
Mis colegas de la psiquiatría no parecen haberse esforzado por superar la extrañeza inicial que despertó mi nueva concepción del sueño; los filósofos de profesión, por su parte, acostumbrados a dar cuenta de la vida onírica cual si fuera un apéndice de los estados conscientes, concediéndole tan sólo unas pocas palabras -casi siempre las mismas que usan los psiquiatras-, no advirtieron a todas luces, que precisamente este hilo conduce a muchas cosas que han de provocar un profundo trastrueque de nuestras doctrinas psicológicas.
Afuera comenzaba a llover... En uno de los consultorios de un hospital de la ciudad, una joven, pálida e inmóvil, es examinada por médicos y psiquiatras.
De ahí una legislación que recurre a ese concepto de población vulnerable, de «población de alto riesgo», como se dice, y a todo un conocimiento psiquiátrico o psicológico impregnado de psicoanálisis —que este sea bueno o malo importa poco en el fondo—, y ello dará a los psiquiatras el derecho de intervenir dos veces.
En otras partes a los disidentes políticos -se dediquen a literatura política, o a la acción política clandestina (de otra manera no se puede), o a cualquier forma de crítica, sean novelistas o poetas-, se les somete a la acción de los psiquiatras, y éstos acaban por considerarlos como sujetos anormales.
En las actividades de CRM, en las que esta empresa es pionera en el país y además ha hecho participar una y hasta dos veces a prácticamente todo el personal de pilotos, comisarios, auxiliares y despachantes, sería conveniente, para obtener un adecuado aprovechamiento en el aspecto de estudio de las personalidades y los posibles problemas que las afectan, la intervención de profesionales en este tipo de evaluación (psiquiatras, psicólogos, tal vez sociólogos y licenciados en ciencias de la comunicación) que aplicando sus conocimientos pudieran extraer de los ejercicios de dinámica de grupo el mayor provecho posible, para ayuda de los tripulantes y de la empresa en general.
Prescindiendo de las discusiones, conocidas por todos los psiquiatras, sobre la esencia de la alucinación, podemos decir, con la totalidad de los autores versados en esta materia, que el sueño alucina; esto es, sustituye pensamientos por alucinaciones.
Pero el hecho de que psiquiatras y psicólogos exigieran una actualización de las leyes relativas a ese punto no significa que estén de parte de aquellos que padecen dicha represión.
Así que se puso en marcha todo un movimiento formado por homosexuales, pero también por médicos y psiquiatras, para exigir la eliminación de aquella ley.
No no es posible establecer, ejerciendo una influencia sobre nuestra vida anímica, un pensamiento carente de representaciones finales, y, en general, ignoro si existe algún estado de perturbación psíquica en el que se dé tal pensamiento. Los psiquiatras han renunciado aquí demasiado pronto a la solidez del ajuste psíquico.
Leo, pues, el anterior estudio con una atención también fácilmente imaginable. Hombres, mujeres, niños, niñitos, presidentes y estabiloques: desconfiad de los psiquiatras como de toda policía.
Afuera se veía un letrero que decía: JEFE DE PSIQUIATRAS DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN MANICOMIO CENTRAL Y yo me quedé extrañado, como niño al que no le dan su prometida golosina de costumbre, sin consulta; quien sabe por qué, hondamente triste, como despojado.