Ejemplos ?
En 2013 salió a la luz una fotografía de Diana en el regazo de un hombre dos días después del anuncio de su enlace matrimonial. La foto que data de más de tres décadas fue considerada muy provocadora para publicación por el Daily Mirror.
Adam Sexton, autor de, sintió que «Live to Tell» se había hecho una compañera provocadora de «Papa Don't Preach», el segundo sencillo del álbum, al decir que «Madonna calculó apropiadamente la seguridad del silencio contra el deseo de aliviarse».
En aquellos momentos y dentro del clima de tensión imperante entre las dos comunidades, se consideraba por muchos católicos como una celebración provocadora.
El Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer (también conocido como «Centro Niemeyer» o, coloquialmente, como El Niemeyer) tiene una estética provocadora, resumen de la mejor arquitectura del brasileño.
Su actitud provocadora en escena, perturbando el orden público, hizo que sus conciertos fueran prohibidos en varias ciudades de los Estados Unidos.
El joven Redmond Barry se enamora de su provocadora prima Nora Brady y se bate en duelo por su amor aparentemente matando a su prometido el rico capitán inglés Quin.
La Assemblea invirtió la situación: hasta entonces los grupos clandestinos tenían que eludir la represión, con ella el problema era del Gobierno que tenía que combatir en la calle una plataforma ilegal y provocadora, que atraía un número creciente de ciudadanos».
Además de una serie de filmes impopulares, surgieron problemas a raíz de la actitud de Hepburn. Tenía una relación difícil con la prensa, con la que podía llegar a ser grosera y provocadora.
Oohhh you watching me shake it, Ya can't take it, it's blazing» —«Puedo ser una provocadora, pero en verdad quiero complacerte...
A partir del ejemplo de Andy Warhol que, con una actitud pretendidamente burlona y provocadora, aseguró que había decidido mantener un idilio con su aparato de radio, Sloterdijk abogó en la conclusión de su conferencia por una especie de poligamia entre hombre y tecnología, afirmando que "tenemos que casarnos con las máquinas con las que compartimos nuestras vidas".
La mala voluntad alemana respecto de los valones es clara: el profesor Willy Bal incluso ha escrito, de forma incluso provocadora, que desde 1940, Hitler reconocía la identidad valona.
moi non plus, canción sensual y provocadora que convierte en un éxito mundial los suspiros de Jane haciendo el amor con su compañero.