providencialista

providencialista

1. adj. RELIGIÓN Del providencialismo.
2. adj./ s. m. y f. RELIGIÓN Que profesa o es partidario del providencialismo.

providencialista

 
adj.-com. Que profesa la doctrina del providencialismo.
Ejemplos ?
Ofrece una visión de la historia de España providencialista, unida y cristiana desde sus orígenes, apoyada siempre por la Providencia:: Por fortuna hay otro principio más alto, más noble, más consolador a que recurrir para explicar la marcha general de las sociedades: la Providencia, que, algunos, no pudiendo comprenderla, han confundido con el fatalismo Otras obras suyas son Viaje de Fray Gerundio por Francia, Bélgica, Holanda y orillas del Rin (1842), con interesantes noticias de viaje, el ya citado Teatro social del siglo XIX (1846), de sesgo costumbrista y satírico; Viaje aerostático (1847), sátira política sobre Europa, y La cuestión religiosa (1855), defensa de la unidad católica española.
Concluye con la imposibilidad de que se niegue el desconocimiento del Templo por parte de Felipe II y de que no se viera influido por la mitología en torno al mismo elaborada en torno a su coronación, una variación universalista de la comparación del templo con la conversión al catolicismo de Inglaterra. La idea encontró un nuevo acomodo en el proyecto providencialista católico acuñado con la llegada de Felipe II al trono.
El 28 de julio de 1846 pronunció su famoso Sermón por acción de gracias por el aniversario de la Independencia, en el que hizo una interpretación providencialista de la historia del Perú, glorificando la obra evangelizadora española y señalando los principios falsos, impíos y antisociales traídos, según él, por la Emancipación, al inspirarse en el ideario de la Revolución francesa, contra la que ya había surgido una reacción en la misma Europa (la Restauración).
Para la interpretación providencialista únicamente Dios es el protagonista de la Historia y su verdadero sujeto, porque todo lo que ocurre entra dentro de su plan para la salvación del hombre, que más que ser sujeto es instrumento en las manos de Dios.
Lo que explica su inclusión en el recinto de una capilla es el sentido providencialista y mesiánico del que Cisneros dotó a la campaña, destinada a volver a «reunir el rebaño en torno a un solo pastor», aspiración a la que Cisneros llegó desde unas profundas convicciones humanistas y cristianas, las mismas convicciones que le habían llevado a reunir en un espacio común artesonados mudéjares y novedades italianizantes.
En su lápida se puede leer el siguiente epitafio: Para él la historia es sólo un género literario; el hombre es libre individualmente, pero no colectivamente, porque existe una Providencia; por providencialista lo tenía su contemporáneo Juan José Menduiña, lorquino también.
No conviene confundirla con la Historia Sagrada (perspectiva providencialista de la historia humana, aunque habitualmente limitada a la historia bíblica -narración histórica contenida en la Biblia-).
Ahí están los campamentos convertidos en templos, el fervor religioso, el sentido providencialista, de una parte; de otra, millares de sacerdotes asesinados y de templos destruidos, el furor satánico, el ensañamiento contra todo signo de religión.
La característica fundamental de la obra de Voltaire es la secularización, que va a romper con la visión providencialista de la Historia humana.
En España, además de las Etimologías de San Isidoro de Sevilla, las Crónicas (Albendense, Rotense, Mozárabe, etc…) del reino de Asturias-León justificaron la aspiración de sus reyes a la dominación de toda la Península Ibérica mediante el argumento providencialista: el rey visigodo Don Rodrigo, o el conjunto del reino, debía ser castigado, y Dios utilizó a los musulmanes como instrumento para el castigo y posibilitar la posterior regeneración a cargo de los cristianos que demostraron su fe resistiendo.
La construcción lógica del edificio providencialista es inatacable: cualquier cosa que ocurra, da igual que sea buena, mala o incierta, confirma el protagonismo de Dios.
La capacidad del hombre para el comportamiento libre en la Historia es algo discutible dentro del modelo providencialista: muestra es la polémica de comienzos del siglo XVI, durante la Reforma, entre la predestinación y el libre albedrío, en la que intervinieron Lutero, Juan Calvino y Erasmo de Rotterdam.