providencialismo

providencialismo

s. m. RELIGIÓN Creencia en la constante intervención de Dios en los sucesos humanos.

providencialismo

 
m. teol. Doctrina según la cual todo sucede por disposición de la divina providencia.
Ejemplos ?
Cualquier interpretación que ponga fuera del hombre el protagonismo puede compararse al providencialismo, sólo con ver la Nación o la Raza como el sujeto histórico que por sí mismo está fuera de la historia (es inmutable), pero que utiliza como instrumento a los seres humanos reales en una especie de misión trascendental (unidad de destino en lo universal).
En la decadencia de Roma, el cristianismo vendrá a dar un cambio metodológico radical, introduciendo el providencialismo de Agustín de Hipona.
El integrismo católico y el providencialismo que le lleva a rechazar el liberalismo, pues éste «nos aparta de nuestro último fin, que es Dios», y en consecuencia a reclamar la independencia de la España liberal, y alcanzar así la salvación religiosa del pueblo vasco.
El episodio es una muestra de la firme creencia de Cromwell en el providencialismo, es decir, la creencia de que Dios mismo estaba interviniendo en los asuntos mundanos a través de las acciones de "personas escogidas" (que Dios había "provisto" para ese fin).
El individualismo norteamericano ha sido también criticado por Errico Malatesta, por su idea de armonía por la Ley natural, definiéndolo como una especie de "providencialismo" y con un "fatalismo optimista".
De una manera más declarada, las corrientes historiográficas suelen explicitar su metodología de forma combativa, como el Providencialismo de origen cristiano (no hay que olvidar, que además de la tradición historiográfica griega de Heródoto o Tucídides, el origen de la historiografía occidental está fuertemente unida a la historia sagrada), o el Materialismo histórico de origen marxista (que triunfó en los ambientes intelectuales y universitarios europeo y americano a mediados del siglo XX, quedando adormecido al menos desde la caída del muro de Berlín).
Tal cosa podría decirse del mismo providencialismo, pero sería más propio para corrientes más modernas, como el positivismo, la historia evenemencial (de los acontecimientos), etc.
El providencialismo de autores como Bossuet (Discurso sobre la historia universal, 1681), tiende a devaluar la significación de cualquier cambio histórico.
Sin embargo, no cree en la intervención divina en los asuntos humanos y denuncia el providencialismo en su cuento filosófico Cándido o el optimismo (1759).
No pasa a ser considerado como la principal fuente de riqueza, puesto que el providencialismo sólo ve a Dios, a través de la naturaleza, como la fuente de todo bien y la causa primera de cualquier hecho en la historia.
El institucionalismo en historia (no confundir con la tendencia homónima en economía) es una escuela historiográfica opuesta al materialismo histórico, al poner el protagonismo de la historia en las instituciones, mientras éste lo hace en las clases sociales; también se opondría al providencialismo o a una interpretación individualista de la historia (véase sujeto histórico) Entre los historiadores que en España se han dedicado a la historia de las instituciones destaca Luis García de Valdeavellano.
Las campañas de Juana de Arco cambiaron el destino de la guerra, que dejó como misión sagrada de la dinastía, teñida de providencialismo, reunir bajo su soberanía la multiplicidad de entidades en que estaba dividido el territorio entre el río Rin y los Pirineos.