protestantismo


Búsquedas relacionadas con protestantismo: calvinismo, anglicanismo, catolicismo

protestantismo

s. m. RELIGIÓN Doctrina religiosa nacida en el sigloxvi que se separó del catolicismo y originó un gran número de doctrinas, como el culteranismo, el luteranismo o el anglicanismo.

protestantismo

 
m. rel. Conjunto de las doctrinas, Iglesias o grupos religiosos nacidos de la Reforma o que constituyen derivaciones posteriores de ella. La palabra protestante con que se designó a sus seguidores tiene su origen en el manifiesto de protesta contra los acuerdos de la Dieta de Spira (1529), convocada por Carlos V para atajar la creciente difusión de la Reforma, documento firmado por el elector de Sajonia y varias ciudades alemanas. La base común de la doctrina protestante reside en el libre examen de las Escrituras y la negación de la doctrina católica de la gracia, esp. en relación con la eficacia de las obras para la salvación eterna. En orden a la disciplina cabe mencionar la negación del origen divino de la jerarquía, la abolición del celibato eclesiástico y la mayor participación de los fieles en el gobierno de las iglesias. Los grupos protestantes originarios fueron: el luteranismo, el anabaptismo, el calvinismo y el anglicanismo.

protestantismo

(pɾotestan'tizmo)
sustantivo masculino
conjunto de iglesias cristianas surgidas a partir de la Reforma El libro trata de la historia del protestantismo.
Traducciones

protestantismo

Protestantism

protestantismo

protesta

protestantismo

Protestantismus

protestantismo

البروتستانتية

protestantismo

protestantyzm

protestantismo

Протестантство

protestantismo

プロテスタント

protestantismo

Protestantism

protestantismo

SMProtestantism
Ejemplos ?
Pero, por ahora, baste lo dicho para mostrar claramente por cuántos caminos el modernismo conduce al ateísmo y a suprimir toda religión. El primer paso lo dio el protestantismo; el segundo corresponde al modernismo; muy pronto hará su aparición el ateísmo.
Y para terminar, señora, esto que debió ser conversación de estribo y sale artículo de diario, no crea usted que el ser protestante sea defecto grave en la señorita Elkins. El protestantismo de la niña norteamericana es como nuestro liberalismo democrático: puente para la alianza o para la coalición.
Aunque no pertenezcamos a ninguna secta religiosa, tengamos la buena fe de reconocer que el Protestantismo eleva a los individuos y engrandece a las naciones, porque evoluciona con el espíritu moderno, sin ponerse en contradicción abierta con las verdades científicas.
Pero si el poderoso empuje de Lutero condujo a una ruptura con la Iglesia, aquellos terrores de la fantasía perduraron con toda su fuerza como un azote de la humanidad en el seno mismo del protestantismo.
En fin, la vuelta al catolicismo era imposible a causa de la contradicción insoluble que existe entre la política invariable de Roma y el desenvolvimiento de los intereses económicos y políticos de la clase media. Bajo este aspecto, el protestantismo es mucho más cómodo.
París le cerró sus puertas y no se las abrió hasta que abjuró del protestantismo con el fin de abrazar la religión católica; de ahí la leyenda que le atri­buye haber dicho: «París bien vale una misa».
Por otra parte, la burguesía francesa no habría podido abrazar el protestantismo sin ponerse en contradicción con la rutina católica de la mayoría del pueblo francés, lo que hubiese constituido una gran imprudencia de parte de una clase que quería gobernar Francia.
Esta guerra de religión, propiciada por el Edicto de Nemours (que ponía el protestantismo fuera de la ley) es conocida por ello como la guerra de los tres Enriques.
Y esta es la religión que los protestantes están comenzando a considerar tan favorablemente, y que eventualmente se unirá con el protestantismo.
¿Hay cosa más pobre que andar buscando con chinesco espíritu senil las causas históricas del protestantismo un enjambre de pequeñeces muertas, mientras vive el protestantismo purificado, mientras su obra persiste?
El romanismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en la América del Norte actuarán de la misma manera contra los que honren todos los preceptos divinos.-CS 673 (1911).
La misión que San Martín y Monteagudo confiaron á Gar- cía del Río y Paroissien, no se limitaba sólo á la realización de un empréstito en Londres y reconocimiento de la Indepien- cia peruana por el gabinete de San James, sino que se extjendia á buscar entre los príncipes de la sangre uno que sin más condición que la de abjurar del protestantismo, aceptara el tí- tulo de emperador del Perú.