prosaico

(redireccionado de prosaicos)

prosaico, a

1. adj. De la prosa o escrito en prosa.
2. POESÍA Se aplica a la obra poética que no tiene inspiración o musicalidad.
3. vulgar Que no tiene gracia o ingenio lleva una vida prosaica y aburrida; es un hombre de lo más prosaico. insulso,

prosaico, -ca

 
adj. Relativo a la prosa o escrito en prosa.
fig.Falto de idealidad o de elevación; insulso, vulgar.
lit. Que adolece de prosaísmo.

prosaico, -ca

(pɾo'sajko, -ka)
abreviación
que resulta vulgar por estar muy relacionado con lo material llevar una vida prosaica
Traducciones

prosaico

prosaisch

prosaico

prosaïque

prosaico

Прозаичен

prosaico

prosaisk

prosaico

산문

prosaico

ADJ [tono, lenguaje] → prosaic; [explicación] → mundane, prosaic; [ambición, objetivo] → mundane
la realidad es mucho más prosaicathe truth is much more mundane
Ejemplos ?
Sin duda que para resucitar a Lázaro es preciso el amor de Jesús; pero ¿en qué nos ayudaría resucitar a un Lázaro cualquiera cada medio siglo? ¿No es preferible apelar a procedimientos más prosaicos y más dóciles?
Como mucho ha debiera haberse hecho, mientras el sol alumbra pertenece el territorio a los prosaicos arrastres del comercio; cuando el sol se pone, Mercurio pliega sus alas, y Venus, Flora y Diana..., y Vulcano y Marte, que no pueden faltar donde aquéllos estén, lo toman por su cuenta.
Fray Domingo oyó con atención todo esto y mucho más que dijo fray Antonio, y acabó por convencerse de que había duendes, unos prosaicos, otros poéticos, como el de don Pedro y doña Eulalia, sin que la teoría de fray Antonio pugnase en manera alguna con la verdad católica, pues redundaba en mayor gloria de Dios, hasta donde alcanza a concebirla el limitado entendimiento humano.
En la época del sitio del Callao, Valero acababa de cumplir treinta y tres años y era el perfecto tipo del galán caballeresco. Sus compañeros del ejército de Colombia, siguiendo el ejemplo de Bolívar, eran prosaicos y libertinos en asunto de amoríos.
¿Se ha visto nunca modo más arrogante de alabarse a sí mismo en un cartel que forra los edificios de media calle?, y ¿para qué?, para producir versos prosaicos y una tragedia soporífera que debía hallarse en todas las boticas en lugar de opio; no digo nada, el de Orruc Barbarroja, cuyo autor se nos ha querido vender, y no menos petulantemente, por segundo Homero, con decir que es ciego; eso es una lástima; lo siento mucho; pero ¿qué culpa tienen las musas para que las asiente palos talmente de ciego?
Octavien confesaba que la realidad no le seducía en absoluto, no porque tuviera sueños de colegial llenos de azucenas y rosas como un madrigal de Demoustier, sino porque en torno a cualquier belleza había demasiados detalles prosaicos y merecedores del mayor de los rechazos; demasiados padres chochos y condecorados; madres coquetas, que llevaban flores naturales en cabellos postizos; primos coloradotes y meditabundos; tías ridículas, enamoradas de perritos emperifollados...
Ahora hay comerciantes muy modernos. Ahora mandan barcos prosaicos la dorada Valencia, Marsella, Barcelona y Génova. La ciencia comercial es hoy fuerte y lo acapara todo.
El profundo estudio que había hecho en las lenguas Griega y Hebrea comunicó á su estilo el vigor, gallardia y fuego que resplandecen en las frases figuradas de sus escritos no solo poéticos, sino también prosaicos.
Al presentar la vida de actividad intelectual de Zaldumbide, Barrera, Carrera Andrade, fluye como una vertiente cristalina de altura, la claridad meridiana de la relación, él conocimiento documentado y abundante del personaje y la honestidad literaria, sin giros prosaicos que muchas de las veces, afectan la pureza del idioma.
Sus ensayos expresan de forma bella las emociones de la vida diaria a través de un estilo íntimo y delicado, y se leen como poemas prosaicos, por lo que están considerados como obras representativas del ensayo lírico-contemplativo.
Su editor en español, Rafael Díaz Santander, comentó sobre Ligotti en una entrevista: «Para quien no lo conozca, Ligotti es un autor actual, pero que entronca perfectamente con los clásicos, por cuanto nos trasporta a un mundo no contaminado por los detalles prosaicos de nuestra época.
Nacimientos, bodas, funerales de familiares de su protector y de otros miembros de la aristocracia, acontecimientos tan prosaicos como una entrada en una ciudad o algún nombramiento, o bien la solicitud de ayuda financiera se convierten entonces en los principales temas que guiarán la pluma de nuestro poeta.