prosélito

(redireccionado de prosélitos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con prosélitos: proselito

prosélito, a

(Del lat. proselytus < gr. proselytos.)
1. s. Persona ganada para una doctrina o ideología intenta conseguir prosélitos para su causa. seguidor
2. Persona recién convertida a una religión.

prosélito

 
m. rel. Persona convertida a la religión católica y en general a cualquier religión.
fig.Partidario ganado para una doctrina, partido o colectividad.

prosélito

(pɾo'selito)
sustantivo
1. persona que sigue una causa hace poco tiempo los prosélitos de la ecología
2. persona que se convirtió a una religión hace poco tiempo los prosélitos del budismo
Sinónimos
Traducciones

prosélito

proselyte

prosélito

proselyte

prosélito

Proselyt

prosélito

/a SM/Fconvert, proselyte (frm)
hacer prosélitosto win over converts
Ejemplos ?
En vano el Gobierno se empeñará en justificarse por medio de sus prosélitos y de vagas declamaciones: se quiere desmentirnos y destruir la acusación que aquí se le hace sobre hechos positivos; si de buena fe aspira a que el Cabildo sea nombrado según la voluntad del pueblo, disponga que se reúna en un punto pública y libremente para la elección y abandone por esta vez las medidas de policía inquisitorial con que pretende en vano burlar nuestros esfuerzos.
El ideal conquista sus prosélitos entre los corazones limpios, y la justicia elige por sacerdotizas a las heroínas que adoran el martirio; las irresistibles seducciones del peligro tienen el mismo atrayente imán para todos los espíritus grandes, por eso, cuando el odio de los déspotas nos acomete más fieramente, el número de las arrogantes y animosas luchadoras se multiplica.
Hermosa y rica, de amantes y galanes rodeada, mucho la Elvira podía, mucho la Elvira lograba. Después que muchos prosélitos logró inducir por sus gracias, a un mozo rico y gallardo con doble intento escuchaba.
Para eso necesitamos cerebros que piensen, no autómatas que hablen y gesticulen; gentes vivas, no cadáveres ambulantes; prosélitos de buena fe, no tránsfugas corrompidos con la herencia y el mal ejemplo; en una palabra, juventud de jóvenes, no de hombres con 25 años en la fe de bautismo y siglo y medio en el corazón.
Varios de sus iguales le siguieron en diversas épocas al suplicio; pero el temible jefe, a quien continuamente se unían nuevos prosélitos, no cesaba en sus desastrosas empresas.
Disuelta la reunión, muchos judíos y prosélitos que adoraban a Dios siguieron a Pablo y a Bernabé; éstos conversaban con ellos y les persuadían a perseverar fieles a la gracia de Dios.
Que tus piedades se muevan sobre los justos y sobre los piadosos y sobre los ancianos de la casa de Israel, tu pueblo, y sobre lo que queda de sus escribas y sobre los prosélitos de equidad y sobre nosotros todos, Eterno, Dios nuestro y de nuestros padres, quienes pusieron su confianza desde siempre en tu nombre y en verdad, y pon con ellos para siempre nuestra parte, a fin de que no seamos avergonzados, pues tuvimos confianza en ti.
La Unión no pretende ganarse prosélitos, merced a pactos ambiguos o solidaridades híbridas; rompe las tradiciones políticas y quiere organizar una fuerza que reaccione contra las malas ideas y los malos hábitos.
principios de 1819 recibió en Lima el virrey Pezuela la denuncia de haber aparecido en las provincias de Cajatambo y Huailas un hombre rubio, mediano de cuerpo, con bastón y capa, que hacia propaganda de ideas en favor de la independencia, y lo que más alarmó al gobierno fue que conquistaba numerosos prosélitos el misionero político.
43 Y despedida la congregación, muchos de los Judíos y de los religiosos prosélitos siguieron á Pablo y á Bernabé; los cuales hablándoles, les persuadían que permaneciesen en la gracia de Dios.
En tanto que el país gozó de tranquilidad, la Unión Nacional se desarrollaba paulatinamente, sin luchar con graves obstáculos, salvando las contrariedades que todas las asociaciones encuentran al nacer; mas cuando los caudillos se levantaron a formular programas, ganarse prosélitos y organizar clubs, entonces algunos de nuestros adherentes se agitaron como limaduras de hierro en presencia del imán.
Si hicieron algunos prosélitos en el mundo privilegiado e instruido, no lo debieron, en gran parte, mas que a la influencia de las mujeres.