propicio

(redireccionado de propicios)
También se encuentra en: Sinónimos.

propicio, a

(Del lat. propitius.)
1. adj. Que se inclina a hacer el bien es propicio a dar su perdón . benigno
2. Que es favorable para hacer o lograr una cosa esperó el momento propicio para decírselo. oportuno

propicio, -cia

 
adj. Benigno, inclinado a hacer bien.
Oportuno.

propicio, -cia

(pɾo'piθjo, -θja)
abreviación
que es oportuno y favorable una hora propicia para el descanso
Sinónimos

propicio

, propicia
adjetivo
benigno, favorable.
«Propicio es lo que está dispuesto a favorecer. Favorable es lo que de hecho favorece. El reo tiene propicio al juez que le mira con indulgencia y desea que haya algún medio de salvarle; y le tiene favorable cuando éste da un voto a su favor, o usa de todos los medios o condescendencias que pueden directamente contribuir al buen éxito de su causa. Como el primero de estos adjetivos solo representa un acto de voluntad, no se puede aplicar con propiedad a lo que no la tiene; pero el segundo se aplica generalmente a todo lo que favorece con voluntad o sin ella. Un ministro está propicio. El viento está favorable
José López de la Huerta
Traducciones

propicio

ADJ [momento, condiciones] → favourable, favorable (EEUU); [persona] → kind, well-disposed
Ejemplos ?
Aprovechemos, pues, instantes tan propicios; no sea que los refuerzos que incesantemente deben llegar de España, cambien absolutamente el aspecto de los negocios, y perdamos, quizás para siempre, la dichosa oportunidad de asegurar la suerte de estos estados.
No solamente la imita, antes la vence y la adelanta; con oídos abiertos y propicios es recibida y desciende al fondo del corazón, tanto más graciosa como traidora; enséñame como puedo discernir esta semejanza.
Disposiciones extemporáneas para el momento de guerra de 1825, dado que ni era posible saber todavía si alcanzaría a restaurarse la patria cuyo destino se jugaba entre la vida y la muerte en los campos de batalla alejados del fárrago burocrático y de las antesalas de la Junta de Representantes: remansos de paz acogedores y propicios para aquellos hombres que sabían ubicarse “au dessus de la melée” y discurrir sin término acerca de los “horrores” de la época de Artigas… Los peligros del caudillismo… La grandeza y decadencia de Roma… El gobierno ateniense de los treinta… ...
En Chile cuando un hombre carga algo en los sesos y quiere salvarse de la muerte, tiene que huir a países más propicios llevando su obra en los brazos como la Virgen llevaba a Jesús huyendo hacia Egipto.
Mi timidez iguala a mi respeto: Pero Vos lo queréis; y a quien los hados Quisieron siempre defender propicios Y en la alta cuna del poder sentaron, ¿Cómo un flaco mortal, que sin su escudo Juguete fuera del rencor contrario Este esfuerzo, aunque débil, negaría Sin riesgo al fin de parecer ingrato?
En verdad que, si el ejército pudiera hacerse a la mar, no podría yo concederte ese favor; pero ya que un dios no nos envía vientos propicios, tenemos que quedarnos esperando á poder navegar.
Si uno observa la historia de la humanidad, puede observar claramente que los más terribles totalitarismos que asolaron la humanidad fueron precedidos por severas crisis económicas que no dieron solución a la gente, que le quitaron la esperanza y que crearon oídos propicios para los cantos de sirena prometiendo cosas que todos sabemos que es imposible cumplir.
Artículo 138.- La ley determinará las empresas y patrones que por el número de sus trabajadores o la importancia de su capital, estarán obligados a proporcionar a los obreros habitaciones adecuadas, escuelas, enfermerías y demás servicios y atenciones propicios al bienestar físico y moral del trabajador y de su familia.
¿O es, acaso, cierto que pueden también, teniendo propicios a los dioses, perderse no sólo cualesquiera hombres, sino también las ciudades enteras?
Pues si para esta empresa no le ayudaron sus dioses, ya expresamente confiesa que, sin tener uno a sus dioses propicios y favorables...
Dejen, pues, de enojarse los que entienden y creen que ha causado su desgracia el haber perdido los templos y sacrificios de estos dioses, porque pudieran, no sólo sin haberlos perdido, sino teniéndolos aún de su parte propicios y favorables, no como ahora, quejarse de su infortunio y miseria, sino, como entonces Régulo y los saguntinos, perderse y perecer también del todo con horribles calamidades y tormentos.
«El uno -dice- se corta las partes que tiene de hombre, y el otro los músculos de los brazos: ¿cómo o cuándo temen a los dioses airados los que, así granjean y lisonjean los propicios?