pronación

pronación

s. f. FISIOLOGÍA Movimiento del antebrazo que hace girar la mano de fuera a dentro para que la palma quede hacia abajo.

pronación

 
f. fisiol. Movimiento de los músculos del antebrazo que hace girar la mano de fuera a dentro, de modo que la palma quede hacia abajo.
Traducciones

pronación

pronation

pronación

pronation

pronación

pronazione

pronación

f pronation
Ejemplos ?
Los terópodos, incluyendo a los espinosáuridos, no eran capaces de colocar sus manos en pronación (es decir, rotar el antebrazo de modo que la palma se oriente hacia abajo), lo cual impediría una postura cuadrúpeda efectiva, aunque una postura de descanso sobre los lados de las manos si es posible, tal como muestran las huellas fósiles de un terópodo del Jurásico Inferior.
El sujeto con lesión C6 (Tetraplejia) presenta pronación del codo, extensión de muñeca y tendonitis de los flexores de los dedos de la mano.
Patomecánico: Pronación de la articulación subastragalina (ASA): El astrágalo se desplaza medialmente con respecto al calcáneo, el peso del cuerpo mantiene la pronación en fase de medioapoto y de propulsión temprana impidiendo así el bloqueo de la articulación calcáneo-cuboidea.
En las lesiones cervicales, donde están afectadas las extremidades superiores, deben controlarse las articulaciones susceptibles de sufrir contracturas y dolor, especialmente la rotación externa del hombro, la extensión del codo y la pronación del antebrazo.
Pruebas del bipedalismo en estos dinosaurios se observan en sus miembros posteriores; la estructura del radio y cúbito limitó la pronación de la mano, y la longitud del húmero es sólo el 72% de la del fémur.
Por otro lado, una supinación excesiva (o sub-pronación) conlleva una alineación de las estructuras musculoesqueléticas durante el contacto del pie con el suelo lo que reduce la capacidad de absorción de impactos y por tanto incrementa la posibilidad de sufrir dolor en las espinillas, fascitis plantar, esguinces por inversión de tobillo y a largo plazo fracturas por estrés de la tibia, el calcáneo y los metatarsianos.
Los fabricantes incluyen en su oferta distintos modelos con diferentes grados de control del movimiento, en especial el control de pronación.
Tratándose de una descripción sintomática, la etiología de la condromalacia rotuliana no es única, y existen factores que predisponen al padecimiento, tales como traumatismos, sobrepeso, sinovitis prolongada, mal alineamiento del mecanismo extensor de la rodilla, pronación del pie, rótula alta, subluxación, antecedentes genéticos o anomalías congénitas de la rótula, entre otros.
No obstante la terminología es un poco confusa y según el texto consultado: anatómicos o biomecánicos, los términos eversión/inversión y pronación/supinación se alternan, para referirse al movimiento combinado que se da alrededor del eje oblicuo descrito por Henke que representa el movimiento de las articulaciones subastragalina y mediotarsiana (Kapandji, 2010).
Una pronación excesiva (sobre-pronación) cambia el patrón de carrera generando un estrés en ligamentos y tendones para controlar el movimiento del pie, tanto en la articulación subastragalina como en el arco que colapsa, así como en los ligamentos y tendones de la rodilla y cadera, que rotan.
Existe una tendencia a hablar de eversión/inversión cuando el movimiento del pie es en cadena abierta, sin apoyo, y pronación/supinación cuando se trata de cadena cerrada, pie apoyado (McDonald & Tavener, 1999).
Por su parte, la pronación es un movimiento también de la articulación subastragalina y que contiene, muy básicamente, una eversión del pie en el plano frontal, una dorsiflexión en el plano sagital y una abducción en el plano horizontal (Dugan & Bhat, 2005).