promontorio


También se encuentra en: Sinónimos.

promontorio

(Del lat. promontorium.)
1. s. m. GEOGRAFÍA Altura o elevación considerable desde la que se abarca una gran extensión de terreno en lo alto del promontorio hay un mirador. cerro, montículo
2. GEOGRAFÍA Peña alta que se adentra en el mar. peñón
3. Amontonamiento de cosas un promontorio de libros se agolpa sobre su mesa. bulto, pila

promontorio

 
m. Altura considerable de tierra.
fig.Cualquier cosa que por su gran volumen causa mucho estorbo.
geol. Altura considerable de tierra que avanza en el mar.

promontorio

(pɾomon'toɾjo)
sustantivo masculino
1. elevación rocosa que avanza hacia el mar Descansaron del viaje en el parador de un promontorio.
2. elevación del terreno de poca altura Escalaron un promontorio desde el que se veía todo el pueblo.
Sinónimos

promontorio

sustantivo masculino
Traducciones

promontorio

promontório

promontorio

cape, headland, promontory

promontorio

promontorio

promontorio

Vorgebirge

promontorio

promontoire

promontorio

رعن

promontorio

mys

promontorio

promontorio

udde

promontorio

แหลม

promontorio

SM (= altura) → promontory; (en la costa) → promontory, headland

promontorio

m. promontory, elevation; projection.
Ejemplos ?
Sunium extiende la azulada sombra de su alto promontorio sobre el lecho de las calladas ondas, y en la cumbre blanco se eleva de Minerva el templo, donde Platón meditabundo entabla coloquios con las musas del silencio.
Marino joven, las cerúleas sienes, Del más tierno coral ciñe Palemo, Rico de cuantos la agua engendra bienes, Del Faro odioso al promontorio extremo; Mas en la gracia igual, si en los desdenes Perdonado algo más que Polifemo, De la que, aún no le oyó, y, calzada plumas, Tantas flores pisó como él espumas.
Todos los años en la noche del aniversario del terrible accidente que destruyó uno de los más poderosos establecimientos carboníferos de la comarca, los pescadores de esas riberas refieren que cerca del escarpado promontorio, en la ruta de las naves que tocan en el puerto, cuando suena la primera campanada de las doce de la noche en la torre de la lejana iglesia, fórmase en las salobres ondas un pequeño remolino hirviente y espumoso, surgiendo de aquel embudo la formidable figura del ciego con las pupilas fijas en la mina desolada y muerta.
Mas, para que le aprecies en toda su magnificencia, hemos de colocarnos sobre aquel negro promontorio de enfrente, que es el famoso paredón del Muelle de las Naos.
Verdad es que Estrabon no la cita en su obra, pues en medio de detenerse bastante en la descripcion de la costa occidental de Galicia, solo habla del puerto de los Artabros (c) ó como el dice que los llamaban en su tiempo arrotrebas, añadiendo que estos tenian muchas ciudades á la orilla del mar y en rededor de aquel gran seno, á cuya inmediacion sitúa el Promontorio Nerio.
Aquel tu nunquam leporem edisti, de Marcial, que no sólo tiene el donaire de equívoco en el leporem, sino la alusión a la propiedad que decían tener la liebre. Aquel proverbio: Maleam legens, quae sunt domi obliviscere, que alude al gran peligro del promontorio de Laconia.
Se llama de nombre tío Miguel; pero responde a todo el mundo por el mote de Tremontorio, corruptela de promontorio, mote que le dieron en su juventud por su gigantesca corpulencia y por su vigor para tirar del remo contra corrientes y celliscas.
La poesía debe ser concebida como un asalto violento contra las fuerzas desconocidas, para forzarlas a postrarse ante el hombre. ¡Nos encontramos sobre el promontorio más elevado de los siglos!...
VIII El cuervo de la cabeza blanca se remonta en los aires, dejándose caer al pie de promontorio, donde espera que baje el caudillo.
El promontorio que Éolo sus rocas candados hizo de otras nuevas grutas para el Austro de alas nunca enjutas, para el Cierzo espirante por cien bocas, 450 doblaste alegre, y tu obstinada entena cabo lo hizo de Esperanza Buena.
Safo, desgraciada en amor, se precipitaba del promontorio de Léucate al mar, y repetía muriendo el nombre de su ingrato Faón; en tanto que Anacreón de Teos, coronado de pámpanos, con la copa en la mano, danzaba alegre al son de las flautas entre las Gracias y los Amores.
Como barreras de este líquido inmenso espejo, allá la negra mole de Cabarga, el gracioso pico de Solares, los cerros ondulantes del Puntal, Pedreña, Guarnizo y Muriedas, y más lejos las elevadas crestas del Asón y del Escudo limitando el horizonte; acá la larga fila de monumentales edificios iluminados por la pálida luz del astro y mirándose en las tranquilas aguas que lamen los pulidos sillares del muelle, y las colinas de Molnedo hasta el breve promontorio sobre el cual alza su joroba el desmantelado castillo de San Martín, como un inválido inútil centinela del puerto.