prolijo

(redireccionado de prolijos)
También se encuentra en: Sinónimos.

prolijo, a

(Del lat. prolixus, profuso.)
1. adj. Que es demasiado extenso tantas explicaciones prolijas son innecesarias; recibí una prolija carta con los detalles de la ceremonia. detallado, minucioso conciso
2. Que se hace o trata con esmero y cuidado es prolijo con todos sus objetos personales. cuidadoso
3. Que es pesado o impertinente no quiero ser prolijo, así que abreviaré mi relato. impertinente, inoportuno

prolijo, -ja

 
adj. Largo, dilatado con exceso.
Demasiado cuidadoso o esmerado.
Impertinente, pesado, molesto.

prolijo, -ja

(pɾo'lixo, -xa)
abreviación
1. que se realiza con cuidado en los más pequeños detalles un trabajo prolijo
2. persona que se detiene en los más pequeños detalles al hacer algo una secretaria prolija y meticulosa
3. discurso sucinto que es extenso y dilatado en exceso una conferencia prolija y tediosa
Sinónimos

prolijo

, prolija
Traducciones

prolijo

bösartig

prolijo

prolisso

prolijo

ADJ
1. (= extenso) → prolix (frm); (= largo) → long-winded; (= pesado) → tedious; (= muy minucioso) → excessively meticulous
2. (Argentina) (= pulcro) → smart, neat
3. (Cono Sur) (= incansable) → untiring
Ejemplos ?
Si sus padres expiraron, Y a su muerte les dejaron En desastres tan prolijos, ¿Por qué no se contentaron, Como los padres, los hijos?
¡Ay, Señor!, que en mi profundo dolor presiento males prolijos; que en este afán angustioso, lloro, más que por mi esposo, por el padre de mis hijos.
Mas, ¡ay triste! :ya no espero ablandar tu pecho duro :con lamentos prolijos: :¡tú no sientes amor ni tienes hijos! :¿Y es posible que el sol resplandeciente :que ostenta esa bandera :llegue a estas playas por la vez primera :a autorizar un crimen tan patente?
Luego en los campos verá las escuelas que sostiene la Patria, en las cuales tiene a hombres de capacidá: Enseñando satisfechos y con esmeros prolijos a que aprendan nuestros hijos a defender sus derechos.
DOÑA BERNARDA Yo tropiezo, mas no miro. DON FERNANDO Ahora bien, Jusepa hermosa, vamos al caso: prolijos años amenazan hielos, si no prevenís abrigos.
Después de estos principios retumbantes de bailes y esplendentes regocijos, en que se han prodigado los brillantes, cortesanos saludos y prolijos codazos, queda todo como antes: ni tiene el pobre pan para sus hijos, ni, a pesar de la gran beneficencia, sale el pueblo infeliz de la indigencia.
Aunque algunos hayan entendido estas palabras como si el sabio quisiera decir que todas las cosas fueron ya en la predestinación de Dios, que por eso no hay cosa nueva debajo del sol; pero no permita Dios en la fe verdadera que profesamos, que creamos que estas palabras de Salomón signifiquen o digan aquellos circuitos y retornos con que ellos piensan que unas mismas revoluciones de los tiempos y de las cosas temporales van dándo la vuelta; de manera que -pongamos por ejemplo- en este siglo Platón, insigne filósofo, enseñó a sus discípulos en la ciudad de Atenas, en la escuela que se dijo Academia; y después de innumerables siglos, aunque por muy largos y prolijos intervalos...
Y ¡oh del amor milagros no igualados! ¡Por su esposo y sus hijos aún su pecho ocupaban los prolijos domésticos cuidados! ¡Cuál tu dolor sería, cuando a tu mente se ofreció, Victoria, de tus ausentes hijos la memoria!
6 Mas tú, cuando oras, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora á tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público. 7 Y orando, no seáis prolijos, como los Gentiles; que piensan que por su parlería serán oídos.
¿Y quién ¡Vive Dios! no olvida los desastres más prolijos cuando la luz de su vida llega a ver reproducida en el amor de sus hijos.
Duarte, Addiego y Pérez, merced a exámenes prolijos en los Libros de algunos Archivos Parroquiales y a minuciosas pesquisas en la Biblioteca Nacional y dos o tres particulares han podido identificar, como se verá a su tiempo, algunas decenas de ellos.
Cuando vieron a Helena, que hacia ellos se encaminaba, dijéronse unos a otros, hablando quedo, estas aladas palabras: —No es reprensible que los troyanos y los aqueos, de hermosas grebas, sufran prolijos males por una mujer como ésta, cuyo rostro tanto se parece al de las diosas inmortales.