profano

(redireccionado de profanos)
También se encuentra en: Sinónimos.

profano, a

(Del lat. profanus , lo que está fuera de tiempo.)
1. adj. RELIGIÓN Que no es sagrado ni sirve a usos sagrados. laico
2. Que no respeta las cosas sagradas reírse en la iglesia es profano. sacrílego
3. adj./ s. Libertino o muy inclinado a los placeres.
4. adj. Deshonesto en el aspecto o compostura.
5. adj./ s. Que carece de conocimientos y autoridad en una materia no puedo opinar porque soy profano en el tema.

profano, -na

 
adj. Que no es sagrado ni sirve a usos sagrados, sino puramente secular.
Que es contrario a la reverencia debida a las cosas sagradas.
Ignorante, no entendido en cierta materia.
Libertino o muy dado a las cosas del mundo.

profano, -na

(pɾo'fano, -na)
abreviación
1. sacro que no es sagrado ni sirve para fines sagrados un ritual profano
2. persona que no tiene conocimientos en una materia Soy profano en este tema.
Sinónimos

profano

, profana
adjetivo
adjetivo y sustantivo
2 ignorante*, lego, inculto, ignaro (formal).
Traducciones

profano

weltlich

profano

profano

profano

profano

profano

/a
A. ADJ
1. (= laico) → profane, secular
2. (= irrespetuoso) → irreverent
3. (= no experto) → lay, uninitiated; (= ignorante) → ignorant
soy profano en la materiaI don't know anything about the subject
soy profano en músicaI don't know anything about music, I'm a layman when it comes to music
4. (= deshonesto) → indecent, immodest
B. SM/F (= inexperto) → layman/laywoman; (= ajeno) → outsider
Ejemplos ?
A la izquierda otra alegoría coronada por el amor y orlada de atributos profanos, donde se lean titulos de las mejores comedias de CALDERON.
Estudio de conjunto y unificación, que es la que sirve para la presentación a los profanos, corrección de lo anterior y corte y medios de realización.
Esta substancia pues, que nosotros los profanos llamamos jugo exquisito, sabor delicado, es la misma que con delicias paladeamos cuando cae por fortuna en nuestros dientes un pedazo de tierno y gordiflaco matambre: digo gordiflaco porque considero esencial este requisito para que sea más apetitoso; y no estará de más referir una anecdotilla, cuyo recuerdo saboreo yo con tanto gusto como una tajada de matambre que chorree.
Ha de costar convencerlos, de que quieran conversar, ya que su esencia les dictamina, con sabiduría callar. Saben de historias ocultas, y esas de amores profanos; del último grito de la moda, y, lo que se reza a diario.
En una palabra, los más de los autores mexicanos, polémicos e historiadores profanos, han tratado, con más o menos extensión, la cuestión sobre el verdadero carácter de Quetzalcóatl.
Algunos obran así con demasiada hostilidad y sin bastante equilibrio, ya que se fian de los libros profanos y de los documentos del pasado como si no pudiese existir ninguna sospecha de error respecto a ellos, mientras niegan, por lo menos, igual fe a los libros de la Escritura ante la más leve sospecha de error y sin pararse siquiera a discutirla.
A donde va la gente.» Los días en que se representaban ciertas obras de pretensiones, como La tempestad, me las echaba de entendido, despreciando aquella «ridícula parodia de la música formal» y alzando desdeñosamente los hombros cuando algunos profanos de las butacas la ensalzaban mucho.
No se crea decía Jurieu, que yo quiera disminuir la fuerza y la luz de los caracteres de la Escritura; pero me atrevo a afirmar que no hay uno que no pueda ser eludido por los profanos; no hay uno que forme una prueba a la que no se pueda responder alguna cosa; y considerados todos juntos, aunque tengan mas fuerza que separadamente para hacer una demostración moral, es decir, una prueba capaz de fundar una certeza que excluya toda duda; confieso que nada me parece mas opuesto a la razón, que decir, que estos caracteres son capaces por sí mismos de producir semejante certeza." No es pues admirable que los judíos y los primeros cristianos, que como se ve en los Hechos de los apóstoles, Cap.
Añade asimismo el santo Doctor que «considera distintos a los apóstoles de los demás escritores» profanos; «que aquéllos siempre dicen la verdad, y éstos en algunas cosas, como hombres, suelen errar»(36), y aunque en las Escrituras se digan muchas cosas que parecen increíbles, con todo, son verdaderas(37); en esta «palabra de verdad» no se pueden encontrar ni cosas ni sentencias contradictorias entre sí, «nada discrepante, nada diverso»(38), por lo cual, «cuando las Escrituras parezcan entre sí contrarias, lo uno y lo otro es verdadero aunque sea diverso»(39).
De aquí dedujeron los profanos que en el cielo había ha- bido crisis, y que san Antonio estaba en la categoría de mi- nislro cesante y sin pizca de favor para con el (jue le /luitó la cartera.
Admireme sobremanera al reconocer en los dos prestamistas que dirigían toda aquella máquina a dos personas que mucho de las sociedades conocía, y de quien nunca hubiera presumido que pelecharan con aquel comercio; avergonzáronse ellos algún tanto de hallarse sorprendidos en tal ocupación, y fulminaron una mirada de estas que llevan en sí una larga reconvención, sobre el israelita que de aquella manera había comprometido su buen nombre, introduciendo profanos, no iniciados, en el santuario de sus misterios.
Esa ciencia erizada de dificultades, inaccesible a los profanos, le cautivó, gracias al feliz y sabio reparto que Dios hace de las aficiones y gustos, para que ningún altar se quede sin devotos y ningún santo sin su velita de cera.