prodigioso

(redireccionado de prodigiosos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con prodigiosos: totalizador

prodigioso, a

(Del lat. prodigiosus.)
1. adj. Que causa admiración por ser extraordinario contemplamos la prodigiosa belleza de la escultura; tiene una memoria prodigiosa. maravilloso corriente
2. Que no se explica por causas naturales nunca olvidaré el prodigioso suceso; esperaban la aparición prodigiosa. milagro normal

prodigioso, -sa

 
adj. Maravilloso, extraordinario.
Excelente, primoroso, exquisito.

prodigioso, -sa

(pɾoði'xjoso, -sa)
abreviación
que sorprende por sus buenas cualidades una memoria prodigiosa
Sinónimos
Traducciones

prodigioso

prodigieuse

prodigioso

prodigioso

prodigioso

惊人

prodigioso

驚人

prodigioso

ADJprodigious, marvellous, marvelous (EEUU)
Ejemplos ?
En seguida se cerró el círculo y los pequeños seres comenzaron a cantar y a bailar dando saltos prodigiosos; el vejete tomó un cuchillo muy grande que pendía de su cintura, se puso a arreglarle, y en cuanto le hubo afilado bastante bien, se volvió hacia los forasteros que se hallaban helados de espanto.
El cual no por otro motivo se llama Todopoderoso, sino porque todo lo que quiere lo puede; como pudo criar tantos y tan prodigiosos seres, que si no se viesen o lo refiriesen aun hoy testigos fidedignos sin duda parecerían imposibles, no sólo los que referí que son muy ignorados entre nosotros, sino los que son sumamente notorios.
Comenzó pues su Apostolado y predicacion con tal zelo, con tanta erudicion, con tales signos prodigiosos, que muy en breve se vieron unis efectos tan admirables, que dieron bien á entender que su mision era de Dios.
Y que nuestro santo paisano acató y sigue acatando la imposición de su prelado, lo comprueba el que, ni por bufonada, se ha hablado de milagros prodigiosos por él realizados después del año 1640.
Su hermano lo descubrió, y tuvo la crueldad de llevarse el libro y la copia, lo que de nada le valió, porque a los dieciocho años ya estaba Sebastián de músico en la corte famosa de Weimar, y no tenía como organista más rival que Haendel. Pero de todos los niños prodigiosos en el arte de la música, el más célebre es Mozart.
Fácil es comprender que un ser así se hallaba tan apartado de la religión como sus compañeros; la detestaba sin duda tan soberanamente como ellos, pero había hecho más para extirparla de los corazones, porque, aprovechándose del ingenio que poseía para escribir contra ella: era el autor de varias obras cuyos efectos habían sido prodigiosos, y estos éxitos, que recordaba continuamente, eran una de sus más caras voluptuosidades.
No podía apartar los ojos de ella, y al contemplar sus caras resplandecientes, casi parecía que era translúcida, y que en su interior tomaban cuerpo unos mundos prodigiosos.
Como es natural, el buen Nuño Pérez perdía su latín, y dábase de cabezadas en su empeño por apreciar la civilización incásica, mediante el examen de los monumentos prodigiosos que a cada paso se le ofrecían en esos restos giganteos de moles de piedra, que parece fábula hubieran podido ser levantados por hombres a las alturas en que se encuentran.
En el mismo instante cogió la navaja de afeitar, dio jabón a la cabra, en la cabeza y se la puso tan lisa como la palma de la mano, y como la vara era muy hermosa para ella, cogió su látigo y la dio tales latigazos que echó a correr dando saltos prodigiosos.
Y, además de esto, siendo después entrada Roma por aquellos bárbaros, hizo que, contra el uso y costumbre de todas las guerras pasadas, los mismos amparasen, por reverencia a la religión cristiana, a los que se acogían a los lugares santos, los cuales eran tan contrarios por respeto del nombre cristiano a los mismos demonios y a los ritos de los impíos sacrificios en que el otro confiaba, que parecía que sustentaban más cruel y sangrienta la guerra con ellos que con los hombres; con cuyos prodigiosos triunfos...
HEMOS PROCEDIDO POR ENCIMA DE LAS LEYES EN VIGOR, SIN CAMBIARLAS EN SU ESENCIA; LAS HEMOS DESFIGURADO MEDIANTE INTERPRETACIONES CONTRADICTORIAS CON LAS QUE HEMOS CONSEGUIDO RESULTADOS PRODIGIOSOS.
Recuérdese que Colón mismo, al aproximarse a Tierra Firme, creyó haber descubierto el sitio del Paraíso terrenal, en la desembocadura del Orinoco (1). Verdaderamente, se ven allí los mismos árboles y animales prodigiosos que en las demás pinturas del paraíso.