procura

procura

1. s. f. Acción y resultado de procurar.
2. DERECHO Cargo de procurador.
3. DERECHO Oficina del procurador. procuración
4. Cuidado asiduo en los negocios. procuración
5. en procura loc. adv. Amér. Con la intención de procurarse una cosa.

procura

 
f. Procuración (poder).
Procuraduría.
Cuidado asiduo en los negocios.
Traducciones

procura

SF (esp LAm) → obtaining, getting
en procura dein search of
andar en procura de algoto be trying to get sth
Ejemplos ?
Lo mismo has de hacer tú, mostrando el rostro disímil del ánimo; y si pudieres acabarlo contigo, debes desechar de todo punto el dolor, y si no pudieres, enciérralo al menos en lo interior, encarcelándolo, para que no se deje ver; procura que te imiten tus hermanos, porque ellos tendrán por justo todo lo que vieren haces, y formarán su ánimo de tu rostro, y habiéndoles de ser el consuelo y el consolador, no podrás impedirles su dolor si dieres largas riendas al tuyo.
Habrán destruido las sombras que Set procura y hasta Osiris será burlado cuando le hagan pasar, en su mera cara, hidroaviones regando agua en el desierto.
Recuerda que el tiempo no perdona, y en su transcurrir, la belleza física se acaba, pero cuando esto suceda, procura haber adquirido belleza en tu espíritu y haber ganado el aprecio por tu experiencia y buen juicio al poner en práctica tus conocimientos.
Alcibíades: No te entiendo. Sócrates: Procura seguirme. Si fuera yo, respondería, que este mejor es lo que siempre es bien; y lo que siempre es bien ¿no es lo que se hace conforme a las reglas del arte?
No lo sería, continuó Sócrates; por esto todos los que se preocupan de su alma y que no viven para el cuerpo, rompen con todas las costumbres y no siguen el mismo camino que los otros que no saben adónde van; mas persuadidos de que es preciso no hacer nada que sea contrario a la filosofía, a la liberación y a la purificación que ella procura, se abandonan a su guía yendo adonde los lleva.
Y los sabios consagraron entonces su intelecto, su alma, no ya a aliviar los temores o a sostener sus amadas teorías, sino a buscar la verdad, a buscarla desesperadamente. Gemían en procura del conocimiento perfecto.
XXIV.- Trata de ser fuerte en lo favorable o en lo adverso, mas tu fuerza oriéntala en favor de la justicia. XXV.- No sólo te afanes en encontrar a los que necesitas, procura descubrir a los que de ti puedan ser favorecidos.
Es posible, Sócrates, que hasta aquí haya logrado iniciarte en los misterios del Amor; pero del último grado de iniciación y de las revelaciones más secretas, de todo lo que te he estado diciendo, no es más que una preparación, no sé, si aun bien dirigido, podrá tu espíritu elevarse hasta ellos. No por esto dejará de continuar mi celo prosiguiendo tu enseñanza sin debilitarse. Procura seguirme lo mejor que puedas.
Mas duplicada la Fortuna encuentro; pues cuanto tú no atiendes, me procura: mandó mi hermano, con el cual me encuentro, y hace que marche de mi honor segura; y ahora me trae a tu feliz encuentro que más estimo que cualquier ventura; y lo hace a tiempo, que si tarda creo que habría al poco muerto del deseo.» Y así siguió (pues era cuando miente más astuta que el zorro más avieso) a dar su queja tan astutamente, que echó en Grifón de toda culpa el peso.
Ten, pues, cuidado de que ahora mismo no la emprenda contra mí y se deje llevar de un arrebato de este género; procura que haga la paz conmigo o protégeme si quiere entregarse a alguna violencia, porque tengo miedo de su amor y de sus furores celosos.
Después de atravesar esa isla de monte, su hijo costeará la linde de cactus hasta el bañado, en procura de palomas, tucanes o tal cual casal de garzas, como las que su amigo Juan ha descubierto días anteriores.
Por eso puede decirse en general con verdad que el amor es poderoso y hasta que su poder es universal, pero es cuando se aplica al bien y está reglado por la justicia y la templanza, tanto según nuestra manera de ser como de la de los dioses, y entonces se manifiesta en todo su poderío y nos procura una felicidad perfecta haciéndonos vivir en paz los unos con los otros y conciliándonos la benevolencia de los dioses, cuya naturaleza está muy por encima de la nuestra.