prismáticos


También se encuentra en: Sinónimos.

prismáticos

(pɾiz'matikos)
sustantivo masculino plural
instrumento óptico usado para ampliar la visión Observaba los montes con unos prismáticos.
Sinónimos

prismáticos

sustantivo masculino plural
Traducciones

prismáticos

binoculars

prismáticos

Fernglas

prismáticos

jumelles

prismáticos

binocolo, cannocchiale

prismáticos

dalekohled

prismáticos

kikkert

prismáticos

κιάλια

prismáticos

kiikari

prismáticos

dalekozor

prismáticos

双眼鏡

prismáticos

쌍안경

prismáticos

verrekijker

prismáticos

kikkert

prismáticos

lornetka

prismáticos

binóculo, binóculos

prismáticos

бинокль

prismáticos

kikare

prismáticos

กล้องส่องทางไกล

prismáticos

dürbün

prismáticos

ống nhòm

prismáticos

望远镜
Ejemplos ?
De esta forma, mientras un ornitólogo podría preferir unos prismáticos compactos de 8x35, a un observador de astros le podrían convenir más unos de 10x50.
De cuando en cuando paseaba sus prismáticos por aquel mundo espectral, inalcanzable tras la neblina vaporosa; a veces los detenía en un tejado, o en una chimenea, o en un campanario, y divagaba sobre los extraños misterios que podía albergar.
―y recogiendo los lentes empezó a sacar del inmenso bolsillo prismáticos de todos los tamaños. En cuanto todas las gafas estuvieron guardadas, Nataniel se tranquilizó, y acordándose de Clara, se dio cuenta de que el horrible fantasma solo estaba en su interior, ya que Cóppola era un gran mecánico y óptico, y en modo alguno el doble del maldito Coppelius.
Por otra parte, las lentes que Cóppola había extendido sobre la mesa no tenían nada de particular, y menos de fantasmagórico, por lo que Nataniel decidió, para reparar su extraño comportamiento, comprarle alguna cosa. Escogió unos pequeños prismáticos muy bien trabajados, y, para probarlos, miró a través de la ventana.
Nunca en su vida había utilizado unos prismáticos con los que pudieran verse los objetos con tanta claridad y pureza. Involuntariamente miró hacia la estancia de Spalanzani.
En parte alguna pudo encontrar los rincones y detalles que viera con los prismáticos, de modo que una vez más, imaginó que la Federal Hill que él contemplaba desde sus ventanas era un mundo de ensueño en el que jamás entrarían los seres humanos de esta vida.
Aunque hasta el momento no había visto ninguna cuerda, pensó que sin duda habría campanas en lo alto de aquella torre cuyas puntiagudas ventanas superiores, protegidas por densas celosías, había examinado tan a menudo con sus prismáticos.
A pesar de los prismáticos, Federal Hill le seguía pareciendo un mundo extraño y fabuloso que encajaba asombrosamente con lo que él describía en sus cuentos y pintaba en sus cuadros.
Su estilo, según se podía apreciar con los prismáticos, correspondía a los primeros intentos de reinstauración del Gótico y debía datar, por lo tanto, del 1810 ó 1815.
Nataniel, que había olvidado al óptico por completo, se apresuró a pagarle. ―¿No es verdad? ¡Buenos prismáticos, buenos prismáticos! ―decía Cóppola con su repugnante voz y su odiosa sonrisa.
Cóppola abandonó la habitación, no sin antes lanzar una mirada de reojo sobre Nataniel, que le oyó reír a carcajadas al bajar la escalera. ―Sin duda ―pensó Nataniel― se ríe de mí porque he pagado los prismáticos más caros de lo que valen, más caros de lo que valen.
Con sus prismáticos distinguía grandes bandadas de pájaros en torno a las demás torres y campanarios, pero allí no se detenían jamás.