primerizo

(redireccionado de primerizos)
También se encuentra en: Sinónimos.

primerizo, a

adj./ s. Que hace por vez primera una cosa se nota que es primerizo porque se equivoca con frecuencia. principiante

primerizo, -za

 
adj.-s. Que hace por primera vez una cosa, o es novicio en un arte, profesión o ejercicio.
Díc. esp. de la hembra que pare por primera vez.

primerizo, -za

(pɾime'ɾiθo, -θa)
abreviación
1. persona que hace una cosa por vez primera un cineasta primerizo
2. característica que es propia de estas personas nervios primerizos
3. que está relacionado con las primeras fases de algo una obra primeriza
4. hembra que da a luz por vez primera una madre primeriza

primerizo, -za


sustantivo masculino-femenino
persona que hace una cosa por vez primera cometer errores de primerizo
Sinónimos

primerizo

, primeriza
adjetivo y sustantivo
adjetivo y sustantivo femenino
2 primípara.
Alude a las mujeres que paren por primera vez.
Traducciones

primerizo

/a
A. ADJ
1. (= novato) → green, inexperienced
2. (= primero) → first
novela primerizafirst novel
B. SM/F (= principiante) → beginner
C. SF (Med) → first time mother
Ejemplos ?
La idea de trabajar en equipo con otros editores ya era una realidad, formar un grupo (estudio, producción) se volvería una costumbre, y el desarrollo de guías para los usuarios primerizos serían solo algunos de los aportes de esta magna organización.
Los primeros guerreros en entrar en combate eran los más distinguidos guerreros de las sociedades cuachicque ('rapados') y otontin (otomí); luego seguían los guerreros águila y los guerreros jaguar; y finalmente los plebeyos y jóvenes primerizos.
Un error común de los esquiadores primerizos es intentar "sentarse" en el plato, lo que resulta en un cambio de su centro de gravedad que provoca su caída.
Aporte de expertos en educación (por ejemplo, para ayudar a los primerizos a relacionar lo aprendido en la universidad con la realidad escolar).
Prevenido desta suerte este humano monasterio, donde en años primerizos vive el amor recoleto, partió a la ciudad del Betis, en cuyo dorado puerto espera, en la primer flota, esquilmos del Mundo Nuevo.
DOÑA BERNARDA Reíos de viudas recolecciones en mongiles primerizos; y porque no os descuidéis, advertid que de un sobrino pienso que ha de ser esposa, que aquí el capitán previno.
5 Mas el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis: 6 Y allí llevaréis vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas: 7 Y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en que Jehová tu Dios te hubiere bendecido.
17 Ni podrás comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, ó de tu vino, ó de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos: 18 Mas delante de Jehová tu Dios las comerás, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido, tú, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que está en tus poblaciones: y alegrarte has delante de Jehová tu Dios en toda obra de tus manos.
23 Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas á temer á Jehová tu Dios todos los días.
Esto dificultaba enormemente la lucha contra la delincuencia, al convertir a nuestras cárceles en verdaderas universidades del delito, a las cuales ingresaban delincuentes primerizos, que egresaban como delincuentes profesionales.
Cuenca vuelve en breve a hallarse bajo el dominio español Todas las esperanzas conseguidas al obtener libertad su (sic) frustran, en los fatídicos declives de Verdelama, al ser derrotados los patriotas, el 20 de Diciembre de 1820, por las tropas realistas que comanda el Coronel Francisco González, quien con seiscientos soldados veteranos y bien armados se enfrenta con un millar de hombres primerizos en las artes guerreras y casi inermes, ya que si algunos llevan un fusil, los demás van a la lucha con escopetas y garrotes.
Los cónsules no refrenaron el ardor de sus hombres, pues sabían muy bien que los soldados primerizos ni siquiera intentarían luchar cuando los veteranos a su alrededor se encontraban en desordenada fuga.