Ejemplos ?
Y no tratandose en la actualidad de forzar a nadie al servicio, sino de admitir en el a todos los Voluntarios que vengan a presentarse en este Govierno; prevengo a Vmds, lo publiquen y hagan entender asi en sus respectivos Partidos, empeñando todo su celo y Patriotismo, para que los mozos solteros, se han los primeros a presentarse gustoso; muy seguros, de que en ningun caso saldran de la Provincia como se le ofreze este Govierno, en lo que deven estar firmemente persuadido; pues todo su servicio to desempeñaran dentro de los limites de la Patria.
Te prevengo miserable que un Vizcaíno que es quien ésta te escribe, agravdo (agraviado) del insulto que haces a mis compatriotas que defienden al Gral.
-A tu padrastro -dijo-. Le he enviado una carta, la que tendrá que atender, sin lo cual tendremos que vemos las caras; se lo prevengo.
Pero no conozco a nadie que sea digno de lo cariño, Agnes; necesitaría conocer a un hombre de un carácter más elevado y dotado de más mérito que todos los que lo han rodeado hasta ahora para dar mi consentimiento. De aquí en adelante vigilaré a tus admiradores, y te prevengo que seré muy exigente con el elegido.
Te prevengo para tu satisfacción que hace más de un año no privan aquí entre la gente del pueblo más que ese cantar tal como le has oído, y otro que no le va en zaga, así por la letra como por la música, que no tardarán en echar estos mismos trovadores...
Lo cual es cierto. Te prevengo que mamá y mi hermana Sara están encantadas con Hipólita. En aquel momento Erdosain tuvo el presentimiento que esos desdichados se habían preparado un desastre futuro.
Yo hago el negocio de los por venir: prevengo a los que aún no son, para que sepan ser a costa de los que no son como debían ser.
Sus modales (debo decirlo) no me parecen muy conciliadores, y me lo hacen suponer. Le prevengo, por lo tanto, que si se interpone usted en esta ocasión entre él y yo, es asunto terminado.
¡Que un pensamiento traidor quepa en sangre principal! JULIA. Como eso puede el amor, pues que te prevengo el mal, prevén remedio a tu honor. GARCIA .
Escucharéis, os lo prevengo, porquerías abominables, pero vuestros oídos ya están acostumbrados a ello, vuestros corazones las aprueban y desean, y sin más demora entro en materia.
-¡Y qué lástima de arenal! -Le prevengo a usted que aquí se bañaba la reina cuando estuvo en Santander. -¡Hombre, qué me cuenta usted?
Los dos respondimos a un tiempo: -También, hermana, también. -Pues ahora mismo prevengo a la Madre Abadesa. Tendrá mucho contento cuando sepa que han llegado personas de tanto linaje: Ella también es muy española.