presurosamente

presurosamente

adv. Con prisa llegó presurosamente .
Traducciones

presurosamente

ADV (= con rapidez) → quickly, promptly; (= con prisa) → hastily
Ejemplos ?
Modesta cabaña :::de barro y de caña. Barro y caña apelotonados, presurosamente, para una estadía pasajera. :::Un chico a caballo.
Llamado para que los comités de empresas, de fábricas, de hospitales, en las juntas de vecinos, en los barrios y en las poblaciones proletarias, vayan estudiando los problemas y las soluciones; porque presurosamente tendremos que poner en marcha el país.
Una vez que nos habían facilitado las llaves, con objeto de conocer las condiciones de habitabilidad de las casas en alquiler, salíamos presurosamente.
Vengó después Sila la crueldad de esta victoria, y no es menester referir con cuánta pérdida de ciudadanos y con cuánto daño de la República fue», porque de esta venganza, que fue más perniciosa que si los delitos que se castigaban quedaran sin castigo, dice también Lucano: «Fue peor el remedio que la enfermedad y profundizó demasiado la mano por donde cundía el mal.» Perecieron los culpados, más en un tiempo en que solamente quedaban los culpables; y en esta lastimosa situación se dio libertad a los odios, corrió presurosamente la ira y el rencor, sin miedo al freno de las leyes.
Cuando la ciudad hispalense fue cercada por las tropas omeyas, Ibn Maslama recurrió a Omar ibn Hafsún, quien acudió presurosamente y se enfrentó a las tropas del emir y a sus aliados de Carmona en Cabra, pero fue derrotado por los sitiadores, retirándose a Bobastro.
Al enterarse de la inminencia de la entrada en vigor de la ley por la cual se decretaría la libertad de los esclavos en Colombia en 1852, Arboleda viaja presurosamente al Perú para vender los esclavos de su propiedad y así salvar la cuantiosa inversión realizada por su familia en ellos.
El vehículo que estacionaron en los costados del hotel, estaba ahí, a unos cuantos metros de ellos. Se miraron, subieron al auto y presurosamente abandonaron el lugar.
Los colonos se apresuraron a ayudar con entusiasmo y el 2 de octubre, la Batalla de González inauguró oficialmente la Revolución de Texas. Después de enterarse de la victoria texana, Cos se dirigió presurosamente a Béjar.
Por ello y ante la llamada de Enrique II a consecuencia de la aplastante victoria de España sobre los franceses en la Batalla de San Quintín, el duque de Guisa hubo de volver presurosamente a Francia.
Un día que fue a traer agua escuchó unos ruidos extraños que prevenían del chorro de agua, presurosamente le contó a los esposos Salazar quienes fueron a comprobar, pero al no escuchar nada pensaron que la mulata estaba perdiendo la razón.