presura


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con presura: premura

presura

(Del lat. pressura, acción de apretar.)
1. s. f. Modo de hacer las cosas con rapidez y agilidad siempre le sobra tiempo porque todo lo hace con presura. apremio
2. Apuro o angustia su muerte me produjo una gran presura. ansiedad
3. Afán o ahínco con que se hace una cosa pone mucha presura en su trabajo. empeño

presura

 
f. Opresión, aprieto, congoja.
Prisa, prontitud y ligereza.
Ahínco, porfía.
Sinónimos

presura

sustantivo femenino
Traducciones

presura

Eifer

presura

furia
Ejemplos ?
En principio las facilidades para repoblar eran muchas: por el sistema de "presura" y bajo la protección del rey, que los organizaba en "alfoces" en torno a un castillo:el de estos pequeños núcleos de población fue Clunia -(hoy, Coruña del Conde).
La reocupación y posible reconstrucción o fortificación de Portucale se realizó después de la presura de Vímara Pérez, en 868, viviendo, a partir de entonces, un próspero periodo de su historia: de ahí comenzó toda la acción de reorganización, bien llevada, y en algunos casos de repoblación, más allá de los límites de la antigua diócesis allí asentada, tanto al norte del río Ave como al sur del río Duero.
Castellano: amigo de caminantes, amor de hortelano, amor del hortelano, amor de ortolano, apegaloso, apegamanos, azotalengua, azotalenguas, busca-medias, cadillo, chapizo, cuajaleches, cuajo, enredadera, galio, galio de flor blanca, garduña, hierba de gallina, hierba pegajosa, hierba presa, lampazo menor, lapa, lapas, largalo, lepra, lárgalo, lártago, meloja, pajiro, pegadizos, pegamanos, pega ropas, pelosa, planta del amor, presera, presura, rabia, rapia, rascalenguas, raspalenguas, rébola, redondos, repegón, saupeños, tiña, yerba pegajosa - información y fotos.
La repoblación se hizo siguiendo la costumbre de la época, con el apoyo de fundaciones de pequeños monasterios, en torno a los cuales gravitarían desde entonces los asentamientos de familias vecinas trashumantes que llegarían a organizarse en aldeas y que serían el origen de muchos de los pueblos y villas actuales. Los monjes recibían en propiedad (lo que se llama presura) las tierras yermas a condición de cultivarlas.
Hemos de pensar que, debido a las facilidades que daba la presura, hubo bastantes más pequeños poblamientos, que luego no llegaron a cuajar, de los que solemos imaginar.
Su territorio, que llegaba hasta el Duero, se fue paulatinamente repoblando mediante el sistema de presura (concesión de la tierra al primero que la roturase, para atraer a población en las peligrosas zonas fronterizas), mientras que los señoríos laicos o eclesiásticos (de nobles o monasterios) se fueron implantando posteriormente.
Presura (en Castilla) o aprisio (en Aragón), era el nombre que recibía una modalidad de repoblación en las primeras épocas de la Reconquista, basada en el Derecho Romano.
Tal es el caso de los foramontanos, que ocupaban las comarcas situadas al sur de la Cordillera tomando posesión de las tierras bajo la forma jurídica de presura.
Existieron cuatro comunidades de aldeas: Comunidad de Aldeas de Calatayud, Comunidad de Aldeas de Daroca, Comunidad de Aldeas de Teruel y Comunidad de Aldeas de Albarracín, desarrolladas por el solar de la antigua Celtiberia. Presura Comunidades de aldeas Carretero y Jiménez, Anselmo, --Las nacionalidades españolas.
El rey concedía alodios (tierras en propiedad -con o sin documento escrito-) al primero que las roturase, es decir, a campesinos que de esta manera mantenían su condición jurídica de libres, con la condición de que las cultivasen y se mantuviesen bajo su mandato; cosa no fácil, dado que tal concesión se hacía en unos momentos y lugares en que la situación militar era precaria: los siglos IX y X en el territorio fronterizo recién conquistado a los musulmanes (entre la cordillera Cantábrica y el Duero -en el reino astur-leonés-, o en las zonas del Vallés o la Plana de Vic -en los condados catalanes-). Tanto presura como aprisio derivan de presa ("tomar posesión"), apprehensio o aprisio ("apropiación").
Había pavos reales, codornices, chachalacas, patos, cisnes y tantas aves que ya imaginaba un buen trozo asado a las brasas de alguna de ellas. Bajé con presura y me quedé sorprendido al ver tanta belleza.
En una de esas ocasiones iluminaban las caras de las muñecas de las chiquillas que se encontraban acomodadas cuidadosamente en una silla mecedora que de quieta se miraba taciturna. Entonces se vio que las dos muñecas parpadeaban como si despertaran de un sueño y movían sus ojos con presura.