prestatario

prestatario, a

adj./ s. Que recibe un préstamo.

prestatario, -ria

 
adj.-s. Que toma dinero a préstamo.
Traducciones

prestatario

debtor

prestatario

mutuatario

prestatario

/a SM/Fborrower
Ejemplos ?
Los desahucios son inusuales en Francia, donde suelen concederse préstamos inmobiliarios, y no hipotecarios, con lo que el inmueble no respalda el préstamo, sino que el prestatario paga un seguro al Estado para que este se haga cargo de las letras en ciertos casos, como la pérdida del empleo.
El Talmud recoge varias extensiones de las prohibiciones del interés, conocidas como avak ribbit (literalmente 'el polvo del interés'), aplicado a cierto tipo de ventas, rentas o contratos de trabajo. Se distingue del rubbit kezuzah, tasa de interés adecuado acordada entre el prestamista y el prestatario.
Al igual que los análisis económicos, financieros, institucionales y de ingeniería, la evaluación ambiental forma parte de la preparación de un proyecto, y por tanto es responsabilidad del prestatario.
2.º Cuando la cosa prestada se entregó con tasación, en cuyo caso responde el comodatario del precio (ya que se supone que la estimación se hizo con el propósito de poner los riesgos de la cosa a cargo del prestatario), a no haber pacto en que expresamente se le exima de responsabilidad.
Crédito consolidado: Es un préstamo que reúne todos los otros préstamos que un prestatario tiene en curso, en un único y nuevo crédito.
Fue el impulsor de la Ley de 23 de julio de 1908 (conocida como Ley Azcárate o «Ley de Represión de la Usura»), ley aún vigente en España en sus elementos básicos y cuyo artículo 1º establece que «Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales».
La sección 3.11 del contrato dice textualmente: “El prestatario (Bolivia) se abstendrá de construir o iniciar la construcción de nuevas instalaciones de generación de energía eléctrica que aumentaría la capacidad nacional de generación de electricidad en más de 25 megavatios por instalación, a menos que la Asociación acuerde otra cosa”.
LA FLECHA Aquí tenéis algunos artículos que él mismo ha dictado a nuestro intermediario, para que os sean mostrados antes de hacer nada: "Suponiendo que el prestatario se vea ampliamente asegurado, y que el obligado sea mayor de edad, y de familia provista de una fortuna amplia, sólida, segura, clara y libre de todo accidente, se hará una buena y exacta obligación por ante notario, el más honesto que se encuentre, y a cuyo efecto será escogido por el prestatario al que mayormente importa que el acto sea debidamente redactado." CLEANTO Nada hay que decir a esto.
LA FLECHA El prestatario, para no cargar su conciencia con ningún escrúpulo, pretende no dar su dinero sino al seis por ciento. CLEANTO ¿Al seis por ciento?
"Como dicho prestatario no tiene consigo la suma en cuestión, sino que por complacer al obligado se ve constreñido él mismo a solicitarla a otro sobre la base del 20 por ciento, se convendrá en que el dicho primer obligado pague ese interés, sin perjuicio del resto, atendido a que es sólo para favorecerlo que el dicho prestatario se compromete a este préstamo." CLEANTO ¡Cómo diablos!
Como orientador del desarrollo nacional, como legislador, como fuente de inversión pública y prestatario de servicios, como promotor de la concertación social y de la resolución de conflictos, es esencial que el Estado aumente y reoriente sus esfuerzos y sus recursos hacia el campo, e impulse en forma sostenida una modernización agraria en la dirección de una mayor justicia y de una mayor eficiencia.
"Más, un laúd de Bolonia, provisto de todas sus cuer- das, o poco menos; Más, un chaquete y un damero, con un juego de dados tomado de los griegos, muy apropiados para pasar el tiempo cuando no se tiene nada que hacer; Más, una piel de lagarto de tres pies y medio, rellena de paja, curiosidad agradable para extenderla en el suelo de una habitación; Todo lo arriba mencionado, que vale lealmente más de cuatro mil quinientas libras, rebajado al valor de mil escudos por la discreción del prestatario." CLEANTO ¡Que la peste se lo coma con su discreción, a ese traidor, a ese verdugo!