Ejemplos ?
Al año siguiente se celebró el II Congreso Internacional de Historia de América, también en Buenos Aires; el doctor Ferreiro presidió una importante delegación del Instituto – a la que se refirió la Memoria – y presentó una ponencia sobre las Ideas e Ideales de los Partidos y Tendencias que actúan en el Campo de lo Político del Reino de Indias, fue publicada en 1938 por la Academia argentina.
El Profesor Almeida Valarezo presidió esta Entidad Decana de Piñas por el tiempo de dos años consecutivos: 1974-75; 1975-76, dejando un inventario de labores que han recomendado su nombre.
Y ciertamente, más allá del hecho de haber recibido el mismo nombre —un punto cuya relevancia no ha sido jamás negada—, ustedes conocen bien las semejanzas que existen entre ellos; principalmente, que el primer José se ganó el favor y la especial benevolencia de su maestro, y que gracias a la administración de José su familia alcanzó la prosperidad y la riqueza; que —todavía más importante— presidió sobre el reino con gran poder, y, en un momento en que las cosechas fracasaron, proveyó por todas las necesidades de los egipcios con tanta sabiduría que el Rey decretó para él el título de "Salvador del mundo".
¡Con cuánto agrado, con cuánto fervor íntimo, emprendería y habría realizado en esta ocasión su faena aquel eminente artiguista que por Ley ( honor tan merecido como excepcional) presidió desde su instalación nuestra “Comisión Honoraria”!
Como teniente general, presidió el consejo de guerra reunido para decidir la rendición o resistencia de las plazas amenazadas; mas ya fuese que el aliento de Manso se hubiese gastado con los años, como lo supone el marqués de Obando, o porque en realidad creyese imposible resistir, arrastró la decisión del consejo a celebrar una capitulación, en virtud de la que un navío inglés condujo a Manso y sus compañeros al puerto de Cádiz.
Además, según viejas leyendas, el mismísimo diablo presidió el enterramiento del tesoro y lo tomó bajo su custodia; se sabe que siempre hace esto con el dinero enterrado, particularmente cuando ha sido mal habido.
Gobernó como un dictador despiadado durante once años en que presidió un régimen asesino y torturador de miles de sus propios ciudadanos.
Quiero destacar especialmente este reconocimiento que hace otra organización líder en materia mundial, la FAO, en la ayuda que le damos a los productores agropecuarios en el período –de acuerdo a informes del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación–, sin contar lo que son los préstamos del Banco Nación, sin contar otras fuentes de financiamiento, solamente desde los sectores que antes eran Secretaría de Agricultura y que luego se transformaron en Ministerio de Agricultura cuando lo presidió quien hoy preside la Cámara, Julián Domínguez, hemos destinado al sector más de 54 mil millones de pesos en obras de infraestructura...que han permitido, que han permitido...
Finalmente, se impuso el Cabildo de la representación del sobrecargo del presidio, anunciando la muerte del primer sobrestante y pidiendo se nombrase para esta plaza a Pedro Juan Quiroga, en cuya consecuencia decretó el Cabildo lo siguiente: “Atendiendo a los servicios de Quiroga y al orden de la escala en estos empleos del presidió, désele la plaza de primer sobrestante, y sírvale este decreto de bastante despacho, y en su resulta entre don Venancio Urízar de segundo sobrestante”.
Allí presidió el orden; una porción de hombres estaban preparados para a la señal de un pañuelo blanco, atacar a los que quisieran violentarnos; otros muchos vinieron a ofrecérseme, acaso de los más acerrirnos contrarios, después, por intereses particulares; pero nada fue preciso, porque todo caminó con la mayor circunspección y decoro.
La gracia fue que paradojalmente quien presidió la sesión preparatoria –por ser el de mayor edad fue el ex diputado Juri, ex gobernador de Tucumán, ya muy viejo, quien había sido la persona más perseguida por Bussi.
Fue de los grandes – sino el mayor – entre los autores de nuestra Constitución de 1829. Presidió la Comisión redactora del Proyecto con el doble derecho que para ello le otorgaba su reconocido talento y la experiencia adquirida en labores semejantes en Chile y Argentina.