presbiterio

presbiterio

(Del lat. presbyterium, funcion del presbítero.)
1. s. m. Parte de una iglesia en torno al altar mayor, por lo general cercada por una reja o barandilla y reservada a los sacerdotes.
2. RELIGIÓN Reunión de los presbíteros con el obispo.

presbiterio

 
m. liturg. Parte de la iglesia situada al fondo de la nave central.
catol. Reunión de los presbíteros con el obispo.
Traducciones

presbiterio

chancel

presbiterio

presbiterio

presbiterio

Presbyterium

presbiterio

presbytère

presbiterio

Presbitério

presbiterio

presbytery

presbiterio

SMpresbytery, chancel
Ejemplos ?
Me levanté al oír el esquilón de las monjas, y arrodillado en el presbiterio, tiritando bajo mi tabardo de soldado, atendí la misa que celebró el capellán.
En cuanto llegaron al presbiterio, Tom Pouce se deslizó en el cuarto; después se puso a gritar con todas sus fuerzas: -¿Queréis todo lo que hay aquí?
El retrato de doña Inés Muñoz de Ribera se encuentra aún en el presbiterio de la iglesia, y sobre su sepulcro se lee: «Este cielo animado en breve esfera depósito es de un sol que en él reposa, el sol de la gran madre y generosa doña Inés de Muñoz y de Ribera.
Nuestro Amo está expuesto, anda a visitarlo, Damiana, te hincas en el presbiterio, ante el ascua de oro del altar bendito rezas un padre-nuestro y le cuentas a Dios tus angustias, tus deseos, y le dices así: «Padre mío, tú formaste mi alma de diamante y quiero seguir siendo en la vida un diamante para ser un diamante en el cielo y acurrucarme como un lucero, en la noche, que es el infinito raso azul de tus santos joyeros.
Pierre hizo un recorrido por todo el castillo para ver si había quedado por allí algún diablo, y como no encontró ninguno, regreso al presbiterio y le contó al cura todo lo que había sucedido.
José Napoleón I»: ya se dignaban oír misa, los domingos y fiestas de guardar, aquellos hijos de Voltaire y Rousseau, bien que los generales y jefes superiores la oyesen, como ateos de más alta dignidad, arrellanados en los sillones del presbiterio y fumando en descomunales pipas...
Por doquiera parecía escucharse el tétrico revoloteo de la muerte: las naves se encontraban cubiertas por cortinajes de terciopelo negro, salpicadas de lágrimas de plata… …delante del presbiterio y al pie de la bóveda principal del templo, se alzaba el catafalco, tan hermoso como sencillo a la vez que majestuoso.
Sí -añadió viéndome lanzar una mirada involuntaria hacia el tintero--; esa es la iglesia: se da la vuelta por aquí y se sale por esta verja (me lo iba señalando con el dedo); y aquí donde pongo la pluma está el presbiterio, frente a la iglesia.
Él avanzó hacia el luminoso foco, atraído por dos negras figuras femeniles -esbeltas a despecho del largo manto que las recataba- que de hinojos ante el presbiterio sobresalían, destacándose encima de aquel fondo de lumbre; mas en el propio instante las figuras se irguieron, hicieron profunda reverencia al altar, signáronse, y rápidas tomaron hacia la puertecilla de la sacristía, que a la derecha bostezaba, abriéndose como una boca oscura.
Al terminarse los responsos, cuando Fray Lope Castellar se volvía para bendecir a los fieles, alzáronse en tropel algunos mercenarios de mi escolta, apostados en la puerta durante la misa, y como gerifaltes cayeron sobre el presbiterio, apri-sionando a un mancebo arrodillado, que se revolvió bravamente al sentir sobre sus hombros tantas manos, y luchó encorvado y rugiente, hasta que vencido por el número, cayó sobre las gradas.
Las grandes formas absidales se prestan muchísimo a ello, la sacristía separada del coro y próxima al altar, pudiendo haber puerta de comunicación con el presbiterio.
Concluido el sacrificio, levantóse la del manto y habló con una de las monjas por la ventanilla de la reja que da al presbiterio, y de allí se encaminó al locutorio, cuya puerta interior se abrió, y se cerró luego con ruido tras ella, como si rechinasen los goznes enmohecidos de un sepulcro.