predicador

(redireccionado de predicadores)

predicador, a

1. adj./ s. Que predica.
2. s. RELIGIÓN Persona que predica con el evangelio la palabra divina los fieles escuchaban con atención las palabras del predicador.

predicador, -ra

 
adj.-s. Que predica.
fam.Díc. del que siempre habla o reprende con tono enfático.
m. rel. Orador sagrado.

predicador, -ra

(pɾeðika'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
persona que enseña una doctrina religiosa un sacerdote predicador

predicador, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona que enseña una doctrina religiosa un predicador protestante
Traducciones

predicador

Prediger

predicador

preacher

predicador

prediker

predicador

pregador

predicador

kazatel

predicador

prædikant

predicador

המטיף

predicador

설교자

predicador

/a SM/Fpreacher
Ejemplos ?
Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.
127.- Para que se entienda si hay número competente de obreros para beneficiar las miles de ánimas que hay en cada parroquia, Arciprestazgo y diócesis, los Curas y Ministros de cada parroquia y dotrina de los Padrones de las ánimas hechos según dicho es, formarán Libro de las personas eclesiásticas que hay en su parroquia y dotrina y por tabla dél pondrá los capítulos siguientes: El primero, de todos los clérigos que hay; el Segundo, de todos los clérigos; el Tercero, de los beneficios y Capellanes que tienen beneficio o Capellanía con título; el Cuarto, de los que sirven beneficio o Capellanía sin título; el Quinto, de los confesores; el Sesto, de los Predicadores...
128.- Para haber de enseñar a los indios nuestra religión cristiana y Santa Fée Católica es necesario darles a entender las vanidades y falsedad de su seta y edolatría, sacrificios y culto della; y para que esto lo puedan hacer los Prelados, Arciprestes y Curas e Predicadores y Confesores y Ministros de la dotrina cristiana...
El primer testigo Fray Tadeo Román, Prior del Convento de Predicadores, llama a Don Agustín de Carrión "uno de los primeros pobladores de la Villa de Zariana" (2).
En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.
Debe enseñarse a los cristianos que si el papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.
Quien habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito. Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.
Se encuentran en este bando los economistas, los filántropos, los humanitarios, los que aspiran a mejorar la situación de las clases obreras, los organizadores de actos de beneficencia, las sociedades protectoras de animales, los promotores de campañas contra el alcoholismo, los predicadores y reformadores sociales de toda laya.
En los coches viajaban sólo los poderosos; las galeras eran el carruaje de la clase acomodada; viajaban en ellas los empleados que iban a tomar posesión de su destino, los corregidores que mudaban de vara; los carromatos y las acémilas estaban reservadas a las mujeres de militares, a los estudiantes, a los predicadores cuyo convento no les proporcionaba mula propia.
Recibióse una carta del Padre Fray Francisco de la Torre, Prior de la Orden de Predicadores, y por estarle aguardando, no se responde a ella.
Coloquio constante con todos, piensen como piensen; confianza en nuestras ideas; ver con ojo escudriñador lo que nos rodea; leer con avidez, escribir y hablar, ganar las cátedras, conquistar todas las trincheras ideológicas, ir a las plazas, ser, si esto sirve, hasta predicadores dominicales; dialogar con los campesinos, con los obreros, con la amplia y ramificada clase media, para ser orientados y poder orientar.
Los beatos y beatas gimoteaban haciendo novenarios y continuas plegarias. Los predicadores atronaban el templo y hacían crujir el púlpito a puñetazos.