predestinación

predestinación

1. s. f. Destinación anterior de una cosa.
2. TEOLOGÍA Ordenación de la voluntad divina con que desde la eternidad tiene elegidos a los que por medio de su gracia han de lograr la gloria.

predestinación

 
f. Destinación anterior de una cosa.
teol. p. ant. La ordenación de la voluntad divina con que ab aeterno (desde un principio) tiene elegidos a los que por medio de su gracia han de alcanzar la gloria.

predestinación

(pɾeðestina'θjon)
sustantivo femenino
efecto de decidir anticipadamente el destino de una persona o cosa la predestinación de los santos
Traducciones

predestinación

predestination

predestinación

predestinazione

predestinación

Prädestination

predestinación

prédestination

predestinación

Predestinatie

predestinación

Predestinação

predestinación

prædestination

predestinación

Predestinaatio

predestinación

Predestination

predestinación

SFpredestination
Ejemplos ?
¡Oh, siglo inexorable! Glorifica al Señor, que hace nacer los lirios de la predestinación en el estercolero de la abominaciones! El novel penitente comulga el jueves; llora ante el monumento, ante el monumento vela, puro, henchido de gracia, como un ángel de Jacob.
Por si no ha caído por tu cuenta, campechano lector, mi primer libro de Tradiciones, te diré someramente que en él hay una titulada ¡Predestinación!, cuyo argumento es la muerte a puñaladas que el actor Rafael Cebada dio a su querida la actriz María Moreno.
15ª No debemos hablar mucho de la predestinación por vía de costumbre; mas si en alguna manera y algunas veces se hablare, assí se hable que el pueblo menudo no venga en error alguno, como algunas veces suele, diciendo: Si tengo de ser salvo o condemnado, ya está determinado, y por mi bien hacer o mal, no puede ser ya otra cosa; y con esto entorpeciendo se descuidan en las obras que conducen a la salud y provecho spiritual de sus ánimas.
Pero ¿cómo lo prometió, ya que lo prometió efectivamente a los hombres, que aun no eran, antes de los tiempos eternos, sino porque en su misma eternidad y en su misma palabra y Verbo, coeterno al mismo Dios, estaba ya, mediante la alta predestinación; establecido y decretado lo que a su tiempo debía ser?
Con la ventaja que gozan las almas mansas de no dejarse abatir por la desgracia, la que tienen los temples suaves de estar exentos de sentimientos efervescentes y violentos, y la que es propia de caracteres pacientes, de no irritarse ni aferrarse en sus sufrimientos, Rosalía había vuelto a su estado natural de calma y de tranquilidad de espíritu, que es, a no dudarlo, una señal de predestinación.
Chombo lo miró asustado; y a la postre, echando cuentas consigo mismo, escribió el mote que le dictaban, cobró, entregó el respectivo billete, y el hombre de la capa se alejó a buen paso. Melancólica como la predestinación estaba aquella tarde María en las habitaciones de Paca, recostada en un canapé de terciopelo.
Aunque algunos hayan entendido estas palabras como si el sabio quisiera decir que todas las cosas fueron ya en la predestinación de Dios...
Bueno; la predestinación del papel a una tercera persona, que es imposible nombrar, pondrá en tela de juicio el honor de un personaje de la más elevada posición; y este hecho da al poseedor del documento un ascendiente sobre el ilustre personaje, cuyo honor y tranquilidad son así comprometidos.
Con sus bandós negros, sus grandes ojos, su nariz recta, su andar de pájaro, y siempre silenciosa ahora, ¿no parecía atravesar la existencia, apenas sin rozarla, y llevar en la frente la señal de alguna predestinación sublime?
Porque aun en el Salmo 40 se nos declara este vaticinio más expresamente donde, en nombre del Medianero, según su costumbre, se nos refieren como sucesos pasados las que se profetizan que han de suceder, porque los que habían de suceder en la predestinación y presciencia de Dios ya eran como hechos, porque eran ciertos e infalibles: «Mis enemigos, dice, me echaban maldiciones diciendo: ¿Cuándo le llegará la muerte y perecerá su nombre?
No sirve este libro de memoria a Dios para que no se engañe por olvido, sino que significa la predestinación de aquellos a quienes ha de darse la vida eterna.
CAPÍTULO XXIX Cómo el demonio se apareció al hermano Rufino en figura de Cristo crucificado y le dijo que estaba condenado El hermano Rufino, uno de los más nobles caballeros de Asís, compañero de San Francisco y hombre de gran santidad, fue un tiempo fortísimamente atormentado y tentado en su interior por el demonio acerca de la predestinación.