precioso

(redireccionado de preciosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

precioso, a

1. adj. Que es muy bello o hermoso su esposa es una mujer preciosa; lucía un sombrero precioso; han tenido un niño precioso . bello, bonito feo
2. Que tiene mucho valor la salud es un bien precioso; la modestia es su más preciosa virtud; lucía un collar de piedras preciosas. estimado, valioso insignificante

precioso, -sa

 
adj. Excelente, primoroso, digno de estimación y aprecio.
De mucho valor o elevado coste.
fig.Hermoso.

precioso, -sa

(pɾe'θjoso, -sa)
abreviación
1. que resulta muy bello o agradable Tienes unos hijos preciosos.
2. que tiene extraordinaria calidad una piedra preciosa
3. que se tiene en gran valor o estima Mi padre me dio un precioso consejo.
Sinónimos

precioso

, preciosa
adjetivo
1 apreciado, inestimable, valioso. antipático, imperfecto.
Por ejemplo: la salud es el bien más precioso que tenemos.
2 hermoso*, bello, lindo, encantador, especioso. feo.
Por ejemplo: tiene unos ojos preciosos.
Traducciones

precioso

cenný, krásný

precioso

dyrebar, smuk

precioso

kostbar, schön

precioso

arvokas, kaunis

precioso

beau, précieux

precioso

dragocjen, lijep

precioso

美しい, 貴重な

precioso

소중한, 아름다운

precioso

kostbaar, mooi

precioso

vakker, verdifull

precioso

cenny, piękny

precioso

bonito, precioso

precioso

dyrbar, vacker

precioso

ล้ำค่า, สวยงาม

precioso

değerli, güzel

precioso

đẹp, quý

precioso

宝贵的, 美丽

precioso

ADJ
1. (= valioso) → precious, valuable
V tb piedra A1
2. (= hermoso) (gen) → lovely, beautiful; (= primoroso) → charming
un vestido preciosoa beautiful dress
tienen un niño preciosothey have a lovely child
¿verdad que es precioso?isn't it lovely o beautiful?
Ejemplos ?
decía Principal Guacamayo, mas en verdad Principal Guacamayo no era el sol, sino que se enorgullecía de sus jadeitas, de sus metales preciosos: pero en realidad su esplendor desaparecía allí adonde él se sentaba, su esplendor no penetraba en todo el cielo.
Trataremos, pues, de tirar con cerbatana contra su comida; tiraremos con cerbatana contra ella, introduciremos en ella una enfermedad que pondrá fin a sus riquezas, a sus jadeitas, a sus metales preciosos, a sus esmeraldas, a sus pedrerías, de las cuales se glorifica como lo harán todos los hombres.
A través de la historia conocemos los diversos modos de producción y distribución que se han dado, aunque aún podemos observar aquellos que aún se ven en algunas comunidades: negociar por trueque, intercambiar por metales preciosos o piedras de semejante índole; simbolización con dinero en monedas o en papel; privilegiar una moneda sobre otra; capitalizar, cobrar intereses, maneras de agio, modos de heredar, discriminación por no tener riqueza, etc.
Se acabó de quitarle sus dientes en pedrería que, brillantes, ornaban su boca. Mientras que se cuidaban los ojos de Principal Guacamayo se desollaron sus ojos, se acabó de quitarle sus metales preciosos.
El rey, en su billar de la Casa del Labrador, recordaba de tarde en tarde, con el taco en la mano, los lejanos dominios, al enterarse de un nuevo envío de perfumado rapé, de rico chocolate o de conchas y metales preciosos, regalo de los buenos súbditos.
Mirando a través de los cristales vimos árboles plantados en el centro de una acogedora habitación, adornados con los objetos más preciosos: manzanas doradas, pastelillos, juguetes y centenares de velitas.
He aquí reducido a limitados términos el espacio en que puede moverse la inteligencia argentina, que tantos frutos indígenas preciosos promete a la patria.
Esas palabras, después de aludir al propósito del Capitán General Venegas de ´resignar el mando, en quien el Pueblo tuviese mayor confianza, reservándose de servir a la Patria en calidad de simple soldado´, y a la negativa del Ayuntamiento a acceder a esa renuncia, dicen así: ´Mas para que el Gobierno de Cádiz tuviese toda la representación legal y toda la confianza de los ciudadanos cuyos destinos más preciosos se le confían, se procedió a petición del pueblo y propuesta de su Síndico a formar una Junta de Gobierno que nombrada solemne y legalmente por la totalidad del vecindario, reuniese los votos, representase las voluntades y cuidase de los intereses.
Por mí andan, caminan los hombres. Mis ojos, en metales preciosos, resplandecen de gemas, de verdes esmeraldas. Mis dientes brillan en su esmalte como la faz del cielo.
¿Cuánta más razón hay para tener envidia de éste, que de aquellos a quien se da la bebida en preciosos vasos; y a quien el mancebo desbarbado, de cortada o ambigua virilidad, acostumbrado a sufrir le deshace la nieve colgada del oro?
Los preciosos murales que adornaban las casas destinadas a la meditación creadora, los TEOCALLIS (calli: casa), las casas del Teotl, se iban cubriendo de polvo y se resquebrajaban.
“No queremos metales preciosos”, dijeron Brujo del Envoltorio. Brujo Nocturno. “¿Qué queréis?” “Pronto os lo pediremos”. “Bien”, respondieron las tribus.