precioso

(redireccionado de preciosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

precioso, a

1. adj. Que es muy bello o hermoso su esposa es una mujer preciosa; lucía un sombrero precioso; han tenido un niño precioso . bello, bonito feo
2. Que tiene mucho valor la salud es un bien precioso; la modestia es su más preciosa virtud; lucía un collar de piedras preciosas. estimado, valioso insignificante

precioso, -sa

 
adj. Excelente, primoroso, digno de estimación y aprecio.
De mucho valor o elevado coste.
fig.Hermoso.

precioso, -sa

(pɾe'θjoso, -sa)
abreviación
1. que resulta muy bello o agradable Tienes unos hijos preciosos.
2. que tiene extraordinaria calidad una piedra preciosa
3. que se tiene en gran valor o estima Mi padre me dio un precioso consejo.
Sinónimos

precioso

, preciosa
adjetivo
1 apreciado, inestimable, valioso. antipático, imperfecto.
Por ejemplo: la salud es el bien más precioso que tenemos.
2 hermoso*, bello, lindo, encantador, especioso. feo.
Por ejemplo: tiene unos ojos preciosos.
Traducciones

precioso

cenný, krásný

precioso

dyrebar, smuk

precioso

kostbar, schön

precioso

arvokas, kaunis

precioso

beau, précieux

precioso

dragocjen, lijep

precioso

美しい, 貴重な

precioso

소중한, 아름다운

precioso

kostbaar, mooi

precioso

vakker, verdifull

precioso

cenny, piękny

precioso

bonito, precioso

precioso

dyrbar, vacker

precioso

ล้ำค่า, สวยงาม

precioso

değerli, güzel

precioso

đẹp, quý

precioso

宝贵的, 美丽

precioso

ADJ
1. (= valioso) → precious, valuable
V tb piedra A1
2. (= hermoso) (gen) → lovely, beautiful; (= primoroso) → charming
un vestido preciosoa beautiful dress
tienen un niño preciosothey have a lovely child
¿verdad que es precioso?isn't it lovely o beautiful?
Ejemplos ?
Todos los pueblos y el ejército de mi mando están dispuestos á rechazar con las armas á los que intenten invadir posesiones tan preciosas de nuestro Rey Fernando.
Eran una complicada joya, afiligranada y cuajada de piedras preciosas, que, aún bajo la escasa luz de la estancia, noté que debía ser de mucho valor.
Pero cuando habla en serio y se abre, no sé si otros habrán visto las bellezas que guarda en su interior; yo sí las he visto y me han parecido tan divinas, tan grandes, tan preciosas y tan seductoras, que creo es imposible resistirse a Sócrates.
Allí, bajo techos de oro y pabellones de plumas, para el placer se conservan encantadoras y puras. Baños de esencias suaves su bello cuerpo perfuman, preciosas telas se visten y dulce son las arrulla.
No todos los hijos del Islam se encontraban con un caballo en la orilla de un río, un hombre dentro del vientre de una boa y una fortuna en piedras preciosas dentro de la escarcela del hombre.
Un hombre de Taza ha dejado en su tienda un collar de perlas, y quiere mostrártelo, pues sabe que tú entiendes de piedras preciosas, y él en cambio no conoce sino pellejos y babuchas.
Encima había un dosel hecho de telarañas color de rosa, con incrustaciones de diminutas moscas verdes que refulgían cual piedras preciosas.
y de este hermoso y vivífico sol, alma del mundo, no volver a la luz, sino allá cuando ceñida en lauro de victoria ostente la dulce patria su radiosa frente, el astro del saber termine su conocido giro al occidente, y el culto del arado y de las artes, más preciosas que el oro, haga reflorecer en lustre eterno, candor, riqueza y nacional decoro, y leyes de virtud y amor dictando, en lazo federal las gentes todas adune la alma paz, y se amen todas...
Las paredes eran de oro, las ventanas estaban adornadas con cortinas tejidas de piedras preciosas y el suelo tapizado con una gruesísima alfombra de terciopelo rojo.
Era inusitado aquel espectáculo que ante mis ojos aparecía: Miles de lucecitas de muchísimos colores alumbraban un gran salón; en sus paredes había millones de preciosas piedrecillas luminosas que las adornaban; en el fondo estaba una silla dorada en la que se veía sentada una abeja de vestido más brillante que los de las demás.
La muchedumbre contemplaba ansiosa desde las murallas la marcha lenta de la procesión, el resplandor de las bizantinas casullas con sus fajas blancas orladas de negras cruces, el centellear de la mitra de terciopelo rojo con piedras preciosas y el brillo de los lustrosos cráneos de los sacerdotes.
Recordar y traer a la memoria las hazañas de es como casi lo mismo que numerar las arenas del mar. Son testimonio que las califican tantos reinos y provincias, piedras preciosas que adornan la corona de nuestros reyes.